Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 37 P E O C T U B H E D E ooS. P A G 5 llpos mcbnci tico y Amonio García l.o BFLú un bello v- uidro Cíp noL Alj- tínoi oirps llíneoí llamaron mi aicnc 1 ót cnire la mulijiud de c o m Ins niricanlc uc llenaban aquellos falone tCuJnla natuialcja muCiTp qu ¿poca TJ. -ultid creidoral Vi ú o CTÍllco detenerse delante de un cxtraAo y valitjire euadro de H e m i Rou eau. un león devorando i un anrllojie: Cíie 4: ujdrD tiene ia verxlad de loi de Rivera; e ve reiorceríc la mu culilura de loa animalcí, retrata de un modo Ir A Ruma, donde liahltó dí ilc iSoG d 1 30- AIM sintió e j adoración ardiente por iínfael, que U hiio pintar tu CUPd í s de lOTrc to dibulo y Un elislclimo eneaníador U Bji ifgi? EJipo y Sphiiix. Adnílrndos en Roma su cuídroi, fueron ífíamente recibidos en Poris; se lej tachó de plnturai ÓTicss y bjziniinai causaron un verdadero eícindjlo; n pureza y sencillez oi reparaban de los de David, su primii- micítro, y de lo ramJntkos Dclacroix y que acaparaban la opinión. Sin cm arpo, la juma reprobación el nombre di) pintor v el del iioveMíla. Su gínio vence al fin, y Gumbelta, ministro de Instrucdón pública, c concede una coíidecoraciún, -Á p t r de oponerse el prísidenTc M r Grévy, y e lo inn lo pintores qu hoy atraen la atención de todos en la Exposición: dcíciria tener espacio para hablar de sui cuadro? admirables, sobre loJo del Bni n Ture, de Ingres, que c una obra macsira, un verdadero prodigio. (jt Mai D Quitaos SKGU F VAlUCIA. LOS ALUWIOI DtU COlEOlD DE t ALUNI PliNCESA QUt H N PEUClTADO A CO. VÍUL COSDE DE ViLlCOUHT, L CON MOTIVO DE L LLtO D Dtl- PÍEÍltjEriTB D LA ÍCPÜBLlCA A H f rür ert KPüp admirable los dolores físicos. Llegamos p o r fin á las salas cuatro y cinco; aquí C iá el tjncÍJ iJn iortim de la Exposición este afio: los cuadro de I03 dos grandes pintores franeeie con temporáneos ti VeIJjqucE y et Muríllo de h Pruhcla ciual, Ingret y fantt. Son dos grande revolucionarios, dos aTiisl 44 que escalaron su pedrstal combatidos por la critica, hostilizados, perseguidos; á punta di pincet M e r e c e que digamos al o de su vida. IngTcs ha pasado u juventud tan misera blctnínte, que ganaba au subsistencia tocando el vjolfn en I orquestan de loa cafés- íonclerto, y se hospedaba en las abjndonadas celdas de un antiguo convenio de capuchinosGracias ú una modcsti pcnsiónj pudo vcntud sana se agrupó A u lado, sus cuadros lograron precios muy alto? y la fortuna y la gloria Le han sonicldo hasta su muerte. La vida de Eduardo Manel es mis corta que a de Infires; tuvo una juventud de bohemio; viajó para ver los maestros y envió á las cxpo cione cuadros que se le rechazó con indignación. Eri i863. en unión de varios pintores, hoy maestros en el BTTC contemporáneo, Cazín, Panfín, Laiour y Whi iiev, fundó el SiiUn dt n- ch TuJiíi y eupuso su famoso Déjruncr fur T TÍV, cuya luz y mbiente me han recordado á nuestro Sorolla. Su realismo Irrita á los criiicoj; la multitud quiere romper el cuadro; sólo el glorioí o Emilio Zola escribió en el Eivn mcní un Artículo c ¿lclirc kiue asocia en una ntia- CRÓNICA ILUSTRADA E EL CONSULADO FRAN- ConCES DE VALENCIA m a tivú de IH liciada á la Corfe dd E pjña del Presidente de la fiepubljca ftanccia, se ha vfirificadocncl Consulado fianciLsdc Valencia una recepción pata feÜciiar al cónsul conde Valicouri, y manifesUHc la adhesión al gran recibimiento que en íMadrjd ac ha hecho al prinicr Alagistrado de su país. Al acto concurrieron muy dislinguidaí perdonas, y entre ellas lo alumnoi d c l C o k g i o de Le Alii nzj rrati cíiJ. De ello, publicamos un grupo fotográfico que nD icmitc nuestro correa oonsqL