Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 16 DE OCTTTBREDE IQO 5. PAG. 6 ganan las batallas ni se salva el honor ó mos ahora en nuevo estado de marasmo, ta á Toledo, muy indicada después de un tan la integridad de ¡a patria. continuado trajín. de quietud, de inactividad. Pero es que hay que tener presente Toledo es tan interesante, tan minucioso de Ya que sólo con dos ensayos hemos que estos actos de revistas y desfiles, hecho, entre aplausos calurosos de pro- ver, que no es posible en una breve excursión considerados como números de los pro- pios y extraños, lo que con ocho efectuó estimar cuánto vate. gramas que se confeccionan para recibir la guarnición de París, también de modo esplendorosamente en un país la visita admirable, ante nuestro joven Rey en los de un gran personaje, constituyen una campos de Vincennes, sírvanos el éxito especie de obligada etiqueta, como ía de aliento, ó por mejor decir, sirva de más saliente de las del protocolo, á la aliento á los elementos directores del cual es preciso subordinarse ante el pe- Ejército y empiecen éstos á preparar como ligro de aparecer, si se hace otra cosa, es debido unas verdaderas maniobras para como pedantes ó como incultos. el año que viene, en las que puedan los No ha habido, por lo tanto, otro me- agregados militares extranjeros observar dio de presentar nuestro Ejército al pre- que, si bien lo hacemos en revistas y dessidente de la República francesa que el files, no lo hacemos peor al prepararnos que se ha empleado en la dehesa de los para cumplir con la verdadera misión del Carabancheles. Eiército en todos los países del mundo. Sin que lo que allí se presenció á los FERNANDO ALCAZARREÑO Los cicerones oficiosos aturdían a Jos franceacordes, primero de la Marcha Real y ses. ¡Voilá, monsieur, Santa Marte te Blanche! de la Marseilesa, al son después de los ¡Voilá la superbe cathédrale! ¡Voilá la sinagogue pasodobles, pueda dar una idea de lo que de SamuelLeví! ¡Voilá laPortedu Vtsagreí ¡Voiseríamos capaces de hacer en caso de lü? staba Velázquez sentado, como de costumlá la place du Zocodover! Y tiraban de ellos como guerra, hay que convenir que sirvió para bre, á la puerta del Museo tomando nota de una recua. Y los ajetreados excursionisías, revelar nuestro espíritu militar, nuestra como un inspector de los carruajes que por allí unos con la lengua fuera, otros dormidos al disciplina y una gran parte de aquella pasan y del número de asientos que llevan ocu- pie de los pilares, otros con los píes doloridos de aquel empedrado verdaderamente muzárabe, instrucción que las tropas deben siempre pados, cuando se le acercó el maestro Goya, escuchaban como en sueños el monótono preque en el mismo edificio cumple con otra imrecibir y sin la cual no hay ejército po- portante misión, la de señalar á los visitantes gón, diciendo algunos franceses para su use sible. particular: Tu m embetes avec tes sales descnclicn por qué escalera deben subir, y le dijo: Los efectos de visualidad que presen- -Levántate, Diego, que viene gente gorda ¡Carramba con Toledo! taban las divisiones y demás unidades en á visitarnos. Para obsequiar á Loubet y á su comitiva se el orden de parada, no hay que conside- ¿A estas horas? -contestó el buen Veláz- dispuso una cacería en Riofrío y á fe c (ue no rarlos exclusivamente, como puede ha- quez. ¡Fíjate, compañero, en que de aquí á pudo escogerse sitio más á propósito como el tiempo se encargó de demostrar pues el de cerlo cualquier profano, desde el punto poco cerrará la nochel- -Son señores muy principales que vuelven ayer fue un día de invierno, ventoso y des de vista artístico ó de la impresión mateterial que en el espectador producía. No. de los toros. Como se ha suspendido la corri- apacible. Algunos ciervos se presentaron galantemenEsos efectos que tanto llamaron la aten- da... quieren echar la tarde á pintores. te á tiro hecho, con las astas engalanadas con- -Bien, llama á Bartolomé. ción, son, ó han debido ser, la prueba- -No hace falta. Para un apuro nos arre- los colores nacionales. palpable del entusiasmo militar de gene- glaremos con Villegas. Es una visita de un rales, jefes, oficiales y soldados, y la re- cuarto de hora. Aguardaremos á mañana. velación explícita de la disciplina, que, Y volvieron ausentarse nuevamente Goya y como en ninguna parte, se patentiza en Velázquez, para esperar con más comodidad la presentación de las grandes masas ar- mejor ocasión. En el Ayuntamiento, un activísimo camaremadas. Cuando aquellas compañías, escuadro- ro, se entregó á la noble y productiva tarea de todos los invitados, nes, baterías y unidades de los diversos registrar para ver sigabanes de los algún bolsin duda encontraba en Cuerpos y servicios desfilaban de un modo sillo la Conferencia de Marruecos. tan admirable, arrancando al público ovaciones delirantes, daban á conocer que en nuestro Ejército es labor fácil para los que mandan enseñar, y para los que obedecen aprender la instrucción que constituye uno de los cimientos más firOtros protestaron de la visita de Loubet. mes y sólidos del engrandecimiento de- -Sí, sí- -decía un corzo que presume de in telectual. ¡Ya no se puede vivir tranquilo en las tropas. esta sierra! Hoy es Loubet, mañana Eduar ¡La lástima grande es que sobre esos do Vil y al otro el Kaiser. Y ciervos, gamos cimientos nosotros no sabemos colocar corzos, acordaron reunirse para tomar imoor sino cúpulas gigantescas, que al primer tantes acuerdos sobre las cacerías. soplo de la realidad se desmoronan heEl aire violento de anoche arrancó algunas chas pedazos, porque entre ellas y la base colgaduras y adornos. que las sostiene no hemos podido ni queUnas vecinas de mi casa que habían engala rido jamás edificar pisos ni paredes, que nado sus balcones con dos preciosas colchas de Viéronle los vienen á ser lo que asegura la solidez y bolo municipal maceres y le dieron con el sím- punto, estaban desoladas porque el huracán se en la cabeza. la bondad de la obra! Es decir, ¡lo que Los periódicos dicen que el curioso cama- las llevó. Y lo que decía el padre, relativamente indignos falta es organización y material de rero quedó inútil para el servicio. guerra! ¡Es natural, después de dos porrazos tan á nado, poraue su carácte no le oermfte ¡legar á más: Algo, sin embargo, vamos adelantan- tiempo... 1 ¿Lo veis? ¡Sobre que me cuesta un cataLo que diría el hombre: do. Aunque en proporción microscópica, ¡Si llego á dar con el gabancito de monsieur rro el dormir sin colcha, ahora nos quedamos en la fieata militar de Carabanchel presin ellas! sentóse la infantería- ¡sólo la infante- Loubet y con el sobre de las 25.ooo pesetas... ¡Compuestos y sin colchas! entonces si que ya no hay Pirineos! ría! -de la primera división y de la de ¡Y todo para que Loubet no se entere dá Pero el camarero tuvo mala suerte. Todos instrucción, con material regimental para los gabanes que palpó no tenían nada dentro. este sacrificio, ni siquiera lo sepa Vincenti! Y el buen padre tiene que cubrirse con el atrincheramientos y con material de transExactamente lo mismo que algunos concejaporte para municiones. les, que entraron en el Ayuntamiento de vacío. tapete de la mesa del comedor, hasta que las niñas acaben una colcha de crochet aSá para Sigamos, pues, ese camino. DemosEl día fue de prueba: maniobras, banquetes, trado cuanto puede hacer un excelente función de gala, fiesta en Blanco y Negro y cuando vuelva de nuevo el Presidente. Luis GABALDÓN esDÍritu y una buena voluntad, no caiga- A B C, y á las ocho de la mañana de ayer visi- 1 rratiiüiBillliHi ilHHHlllilMl E i n J i l f