Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 24 DE OCTUBRE DE 15105. PAG. nea y friso de roble, tapicería de cuero y algunos cuadros de Jordán. LOS ALBUMS i Desde las cinco de la tarde no cesaron de llegar á Palacio representaciones de todas las clases sociales para firmar en los álbums colocados en la mayordomía y en las habitaciones que ocupa M r Loubet. En el último álbum sólo firman aquellas personas que tengan concedida audiencia del presidente de la República francesa, EL A Y U N T A M I E N T O D E PARÍS Aunque la llegada del sudexpreso, que conducía al alcalde y concejales de París, estaba anunciada para las dos y veintitrés, no llegó hasta las tres. A esta hora esperaban en la estación del Norte los concejales madrileños Sres. Quirós, Prats y Royo Aldama, el intérprete del Ayuntamiento Sr. Consumer, el inspector de la Guardia municipal Sr. Plazas, y varios representantes de la Prensa. Detenido el tren, descendieron de él los concejales Mrs. Brousse, alcalde; Rebeillard, Rousselle, Enrot 3 Heppenheimer y Beilan, síndicos; Chautard, Lefevre, Rousset, Grebauval, Cherioux, Navarre y Moreau. Acompañados por los representantes del Municipio madrileño, ocuparon cuatro landos, en los que, por las rondas y calle de Segovia, pues la tropa impedía todo otro itinerario, se dirigieron al Ayuntamiento para presenciar el cortejo. A las seis de la tarde se celebió en el Ayuntamiento la recepción de dichos presidente y consejeros. En. -ú gran salón de la Casa de la Villa esperaba el Sr. Vincenti. de uniforme, y la mayor parte de los concejales madrileños, y al llegar el maire de París y sus compañeros se hicieron las mutuas presentaciones, y después el alcalde de Madrid leyó en francés un discurso muy sentido, dando la bienvenida á los concejales parisienses. Contestó, en otro concebido en frases cariñosísimas, el presidente del Consejo municipal de París, y á continuación el Sr. Víncenti, en castellano, dirigió otro saludo á la representación del Ayuntamiento de Barcelona, contestando el aldalde de esta capital, Sr. Bosch y Alsina, haciendo presentes sus votos y los del Municipio barcelonés por la fraternidad de las dos capitales, que se auxiliarán en sus mutuos intereses. Terminó el Sr. Bosch y Alsina saludando en francés á los consejeros de París, y á continuación recorrieron todos los salones y dependencias de la Casa de la Villa, admirando la estatua ecuestre que el Municipio madrileño regala á M r Loubet, hermosa obra de Mariano Benlliure, que fue objeto de muchas felicitaciones. Antes de la recepción ejecutó con mucho gusto y arte varias piezas musicales la banda municipal de Navalcarnero. EN LA CÁMARA D E COMERCIO Después de presenciar, desde la tribuna de ía calle de Alcalá, la entrada de M r Loubet, la mayoría de los representantes del comercio francés han ido á la Cámara de Comercio de su nación, situada en la calle de Peligros, núm. 1, donde les fue servido un lunch. Aüí hablaron los presentes de la creación en Madrid de una sección española de la Unión franco- española cuya sección francesa constituyóse en París el día 5 del mes actual. LA RECEPCIÓN DIPLOMÁTICA Poco antes de las seis comenzaron á llegar á Palacio los individuos del Cuerpo diplomático acreditado en la corte. Entraban por la plaza de Armas unos, y otros por la puerta del Príncipe. El Cuerpo diplomático, que acudió íntegro, esperó en la antecámara de M r Loubet, que es el salón decorado con los hermosos tapices del Quijote, y fue recibido por M r Loubet en la cámara, ó sea el tapizado de amarillo damasco. El presidente de la República conversó con casi todos los representantes extranjeros que, á su vez, le dieron la bienvenida. LA COLONIA FRANCESA Terminada la recepción del Cuerpo diplomático extranjero ofrecieron sus respetos á M r Loubet las personas más distinguidas de la colonia francesa. -Entre ellas se encontraban M r Süss, presidente de la Junta directiva de la Sociedad francesa de Beneficencia, y los vocales de la misma; M r Parajes, como presidente déla Cámara de Comercio, los vocales de su Junta directiva y los ingenieros de las grandes Compañías. Su número ascendía á unos sesenta, de los cuales las dos terceras partes eran residentes en esta corte, y el resto, que han venido de Barcelona, Valencia y otras capitales. M r Süss saludó al presidente de la vecina República con un breve y afectuoso discurso de bienvenida, contestándole M r Loubet en frases muy expresivas de gratitud. EL B A N Q U E T E EN PALACIO El banquete en Palacio comenzó á las ocho. El gran comedor, iluminado eléctricamente, ofrecía un aspecto soberbio. Predominaba en el adorno de la mesa la orquídea flor, de la que se hizo un verdadero derroche. El banquete fue de 108 cubiertos. Los comensales se sentaron á la mesa por el orden siguiente: Derecha de S. M el Rey: infanta María Teresa, infante D. Fernando, duquesa de San Carlos, López Domínguez, señora de García Prieto, ministro de Gracia y Justicia, vizcondesa de Cornuliere, general Dubois, condesa viuda de Toreno y ministro de Hacienda. Izquieda: infanta doña Isabel, M r Rouvier, señora del ministro de Estado, marqués de la Vega de Armíjo, Mad. Margerie, León y Castillo, señora de Mellado, ministro de Marina, duquesa de Sotomayory duquesa de Veragua. Derecha de S. M la Reina: M r Loubet, infanta doña Eulalia, embajador de Francia, marquesa del Muni, ministro de Estado, condesa de Romanones, marqués de Peñaplata, marquesa de Aguijar de Campeo y general Beránger. Izquierda: Infante D. Carlos, embajadora de Francia, Montero Ríos, señora del ministro de Gracia y Justicia, Weyler, vizcondesa de Sartiges, M r Combarieu, duquesa de Santo Mauro, general Debatisse, M r Mollard (jefe del Protocolo) y marquesa de Arco Hermoso. Durante el banquete la banda del Real Cuerpo de Guardias Alabarderos interpretó las siguientes composiciones: Ouverture dramatique, de Bicet. Minuetto de Manun, de Massanet. Samson et Dattla, fantasía, de Saint Saens. Sérénade, de Gounod. Airs de Ballet á Jíamlet, de Thomas. Fantasía de cantos populares españoles, de Inzenga. LOS BRINDIS S. M el Rey pronunció el siguiente brindis en el banquete de gala: Monsieur le Président: Recevez les salutations bien cordiales que je vous fais á l occasion de votre arnvée dans mon pays. Soyez sur, Monsieur le Président, que partout dans l Espagne vous ne recevrez que le témoignage bien chaleureux de l amitié avec laquelle le peuple espagnol aime la France. L Espagne désire vivement concerter toujours ses interets avec ceux de la France. je suis bien sur que ce qui jusqu 4 aujourd hui est parfait, suívra son cours naturel á l avenir. L amitié cordiale de l Espagne et de la France est certainement d accord avec l amitié de l Espagne pour tous les autres pays. La paix universelle est le désir bien aimé de mon cceur, et je suis sur que c est le but de la politique des deux Gouvernements. Je leve, Moisieur le Président, mon verre en l honneur- de Votre Excellence et á la prosperité et la gvandeur de la France. El cual fue contestado por el presidente de la República francesa con las siguientes palabras: Sire: Je remercie Votre Majesté de l accueil si cordial que j ai regu d Elle, de la Famille Royale et du peuple espagnol tout entier. Les sympathies qui ont été manifestées au président de la Republique francaise n ont d egales que celles que le Gouvernement francjais et la population de París ont témoignes a Votre Majesté. Les excellents rapports qui ont toujours existe entre les deux nations voisines et amies ne peuvent que se fortifier dans l avenir, et si, votre voyage en France a puissamment contríbué á ce concert, jeforme le vceu que mon passage en Espagne y serve également. Comme Vous, je suis convaincu que ees relations cordiales ne peuvent que servir les intéréts de nos deux pays et la cause de la pai genérale, qui nous est chére. C est de tout cceur que je leve mon verre en l honneur de Votre Majesté, de Sa Majesté la Reine Marie Christine, de la Famille Royale, et que je bois á la prosperité et á la grandeur de l Espagne. LA RECEPCIÓN DE ANOCHE La hora señalada para la recepción era la de las nueve y media, y al aproximarse era brillante el aspecto que presentaba la suntuosa escalera del regio Alcázar. Recordábase ¡a frase de Napoleón 1 cuando, apoyado en uno de los leones de alabastro de la primera meseta, dije á su hermano José, rey entonces de España: -Vous serez mieux logé que moi. En efecto; entonces, como ahora, el Palacio de Oriente era y es una de las más importantes residencias Reales de Europa. Entre doble fila de palafreneros, que con uniforme de gala y empolvada peluca ocupaban todos los escalones, subían hermosas damas vestidas lujosamente, y á las ostentosas toilettes femeninas mezclábanse los vistosos uniformes de los diplomáticos, altos jefesdela administración, generales y maestrantes, entre los que destacaba la nota blarca de los caballeros de las Ordenes. Alrededor de las diez, el Presidente y las Reales personas recorrieron los salones. Precedíanles como corte gentileshombres y mayordomos de semana, é inmediatamente el duque de Sotomayor y el marqués de la Mina, mayordomo y montero mayores, respectivamente. Seguía el presidente de la República francesa de frac, con el Toisón de Oro al cuello y cruzada sobre el pecho la banda de la Le gión de Honor, dando el brazo á la Reina, que vestía rico traje negro de blondas y terciopelo y lucía un espléndido aderezo de perlas y brillantes. También la Reina llevaba la banda de la Legión de Honor. Detrás iba el Rey, dando el brazo á la infanta doña María Teresa; vestía el Rey uniforme de húsares de Pavía y la infanta una sencilla y elegante toilette rosa pálido. El Príncipe viudo llevaba uniforme de húsares de la Princesa y daba el brazo á la infanta Isabel, que lucía un traje de raso blanco bordado de plata y el príncipe D. Fernando de Bavíera, con uniforme de húsares de Pavía, daba el brazo á la infanta doña Eulalia, que vestía un riquísimo traje blanco y ostentaba valiosísimas joyas.