Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 24 DE OCTUBRE DE i 9 o5. PAG, 4 II. ENSEÑANZA UBRE (terceto) del mismo compositor, cantado por las señoritas López Martínez, Palou y Andrés. LA R OJA. NICA, canción del maestro Caballero, por! a Srta. Arana. IV. JOTA ARAGONESA, cantada por la Srta. Arana y bailada pe- ía pareja hermanos Gómez. SEGUNDA PARTE V. ENSEÑANZA LIBRE (Tango de El Morrongo) por la Srta. López Martínez, acompañada por las Srtas. Andrés, Sánchez Jiménez, Calderón, Contreras Martín y Cazurro. VI. DE MADRID Á PARÍS (Terceto de Las cigarreras) por las Srtas. Pino, Brú y Sobejano, dirigido por su autor, el maestro Chueca. V i l EL GÉNERO ÍNFIMO (tango) bailado por la Srta. Sobejano, dirigido por el maestro Valverde (hijo) VIH. SEVILLANAS, cantadas por la señorita Molina y bailadas por las señoritas Pepita Martínez, Enriqueta Girard, La Gaditana y María Yarritu. Los porteros pedirán á la entrada la tarjeta de invitación. A pesar de todo esto, la situación es grave; nadie pensaba al principio que una cuestión que se presentaba sin apariencias de extraordinaria gravedad, daría margen á una serie tan larga de contrariedades, tanto en Austria como en Hungría Ahora ya no queda otro remedio que resolverla, y la opinión ansia vivamente que dicha solución se realice pronto y sin grandes perjuicios para nadie. HERMANN HORVITZ bajo, y María del Pilar Martínez, habitante en la calle de Zabaleta, núm. 36. Rogamos á las personas poseedoras de los, otros tres sobres que se pasen por estas oficinas para hacer efectivas sus respectivas cantidades. DE GRACIA Y JUSTICIA 117 n la combinación que ayer puso el ministro de Gracia y Justicia á la firma de Su Majestad han sido nombrados jueces: De Ledesma, D Francisco Otero déla Torre; de Puente Caldelas, D Silvino Alvarez de la Escosura; de Tineo, D Eusebio Manteóla; de Arrecife, D Francisco García Massieu; de Jarandilla, D Esteban Pérez Hurtado; de Cambados, D Jacobo Giráldez Gutiérrez; de Valmaseda, D Eduardo Fraile; del distrito del Oeste, de Santander, D. Francisco Muñoz Rodríguez; de Avila, D. Vicente Castro Matos; de Guadalajara, D Ricardo Cobos Sánchez; de Linares, D. José López Pelegrín; de Coria, D Miguel Martínez Córdoba; de Plasencia, D julio López Pando; de Almodóvar del Campo, D. Fernando Gil Guerrero; de Zafra, D Enrique Iturriaga Añibarro; de Almendralejo, D Gonzalo Pintos Reino; de Belmonte, D Juan Moreno Navarro; de Inca (Palma) D Silverio Olmedilla; de Estrada, D José Vieites Ocampo; de Lalin, D. Julio Salgado Trillo; de Barco de Avila, D. Cándido Peláez Vera; de Sorbas, don Manuel Martínez Carlón; de Chelva, D. José Serrano Pérez; de La Vecilla, D. Pedro Pai- do Lastra; de Castropol, D Froiíán Rodríguez Maquivar; de Huesca, D. Pedro Urquiano López, y de Toro, D Juan Plá Sampedro. Teniente fiscal de la Audiencia de Lérida, D Manuel del Río Toledano; ídem id. de la de Gerona, D J u a n Bautista Ripoü; ídem ídem de la de Lugo, D Luis Afán de Rivera, y abogado fiscal de la de Palma, D. Fel pe Carazo Ramos. p A C E T I L L A RIMADA. COSITAS DE HOY Por Francia mi amigo Andrés hoy siente loca pasión. Ve un panecillo francés y le larga una ovación. Tuvo la gran fi dos partes; pero, sin duda, por haber llegado tarde no vi más que la segunda. Hoy de noche á los tranvías un número ¡os distingue. Yo, para llegar á casa, tengo que tomar un quince. Ha hecho un tablado sin par el profesor Pedro M i r con la tabla de sumar y con la de dividir. Tanto francés ha venido, que el limpiabotas Quintana ayer ha sacado lustre á doce pares de Francia. ¿Que el Sena Loubet verá? Veo el Manzanares yo. A río me ganará; pero á lavanderas no. Anoche en Palacio estaba el alcalde de Castróla. Por si el frac no le pegaba, su mujer llevaba cola. Un montón de escombros vi y á un gallego pregunté: ¿Por qué dejan esto así? -Porque non lu ve Lubé. JUAN PÉREZ ZUÑIGA ECOS DE VI EN A Vtena, 20 de Octubre. El Parlamento austriaco ha suspendido sus sesiones hasta fines de Diciembre, y esta conducta contrasta con la de los demás Estados alemanes, cuyas Cortes trabajan en esta época con actividad pasmosa. La aspiración de! os demócratas austríacos, que consiste en obtener el derecho del sufragio secreto y directo, no ha podido realizarse por la resistencia de determinados elementos. Los sucesos de Hungría continúan despertando vivo interés en el mundo político. La Dieta de! Imperio, que celebró una reunión en la que no tomó parte Fejervary, dio ocasión á que los coalicionistas fuesen derrotados. El poder real aplazó sus reuniones para más adelante, y con este motivo se ha hablado bastante de lo anticonstitucional de tal acuerdo; lo natural y lógico hubiera sido que al contravenir dicho acuerdo los Estatutos, los individuos de la Dieta hubiesen permanecido reunidos, pero río tuvieron, sin duda, valor suficiente para hacerlo así y tornaron tranquilos á sus hogares, después de pedir únicamente que! es sean facilitados sus honorarios en el mes de Noviembre. El presidente dimisionario del Consejo, barón de Fejervary, ha sido encargado nuevamente de constituir Gabinete. Su plan consiste en rodearse de todos los elementos que se hallen conformes con su programa, y es de esperar que su partido será el portaestandarte del progreso; si este partido es bastante fuerte y consistente, acudirá al Parlamento, y si no, convocará nuevas elecciones. El primer acto del nuevo Gobierno será el de oponerse á la coalición, para demostrar que o quiere entregarse indefenso á su dictadura. El Monarca se opone á las principales reformas que solicitan los coaligados; no acepta las relacionadas con el orden militar, ni tampoco que se publiquen las órdenes en el idioma húngaro. Las relaciones entre la Corona y Hungría, así como la comunidad del Ejército y del servicio exterior, subsistirán en la misma forma en que hoy se encuentran, y bajo estas condiciones ha sido constituido el actúa) Gobierno parlamentario. LA SITUACIÓN POL 1 T 1 CA LOS PASES DE LA PRENSA jWIás de quince días ha estado el goberna dorcivil meditando sobre el raodo de facilitar á los periodistas los medios de hacer sus informaciones durante la estancia de monsieur Loubet en Madrid. Sabía en qué forma se resolvió esto en París, cuando la visita de nuestro Monarca, y quería que los periodistas franceses y españoles tuvieran en esta capital idénticas facilidades. Teniendo á la vista los carnets corta- fitas facilitados en París por la prefectura, resolvió por fin expedir aquí otros casi idénticos, por lo menos en la forma, pues en cuanto á la eficacia han resultado completamente nulos y hasta peligrosos. Para expedir dichos pases se empleó un rigor tan extremado que á los periódicos diarios sólo se les dio cinco, á pesar de que las informaciones exigían mayor número. Durante la última semana ha estado en el Gobierno civil casi un negociado entero dedicado á facilitar los tan solicitados pases. De los pocos que se daban se llevaba un registro riguroso, entregándolos mediante diligencia de recibí firmada por los interesados. El Sr. Ruiz Jiménez repitió varias veces que estos documentos se limitaban porque su valor era tan extraordinario que con ellos se podría circular libremente, á pesar del ügor que se emplearía en la carrera. Hasta creemos recordar que dijo que tenía de ello conocimiento el gobernador militar- para que las fuerzas ds filas no pusieran ningún impedimento. NUESTRO CONCURSO S LAS 5oo PESETAS D E A B C egún teníamos anunciado, cinco empleados de este periódico se destacaron ayer en la carrera que siguió la comitiva, llevando cada uno un sobre con un recibo al portador para cobrar en la Administración de A B C 100 pesetas. Adoptamos este sistema por haberse hecho así en concursos anteriores y para evitar que con la confusión pudiesen ser rasgados los billetes. Nuestros comisionados se situaron: uno, frente á la Bolsa; otro, frente al ministerio de la Guerra; otro, frente á la calle de Sevilla; otro, en la Puerta del Sol, y otro, en la plaza de la Villa. Al pasar Mr. Loubet entregó cada cual su sobre á la persona que tenían próxima á su derecha y que llevaba un número de A B C en la mano. De las cinco personas que recibieron los sobres, se presentaron ayer á cobrar las 100 pesetas Eduardo Farriols, que vive en la calle de Pelayo, núm. 10.