Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el- l ÍÍ Eg %3: PAG. 8. Aquella misma noche decía en un oanquete que le complacía dejar el Poder, porque le era sumamente desagradable gobernar rodeado de EL ESTADISTA desconfianzas. amasen estas páginas, consagradas á recoger Un rasgo de modestia muy notorio fue el dé á diario las sensaciones déla ir Actualidad aceptar el expresidente del Gobierno una carque van formando rápidas la Historia, habrá tera en el Ministerio que. sucedió al Gabinete de tropezar el cronista con nota tan vibrante por él presidido. ni de mayor interés que la proporcionada por Figuró siempre en el pariido republicano, y la llegada de Emilio Loubet á Madrid. fue uno de los j 33 diputados de la izquierda que, cuando el golpe de Estado de MacPodrán estadistas é historiógrafos acumular Mahón, negaron su voto de confianza al Gabiteorías y demostraciones contra nuestros sennete Broglie. timientos de adhesión á Francia, demostraciones y teorías encamiSL PRESIDENTE nadas á torcer un an, El dia- 8 de Fesia de f r a t e r n i d a d brero de 1899, y á irresistible. Por enciconsecuencia del rema de los errores po: pentino fallecimiento líticos y de las torpedel presidente de la zas que la razón de República Félix FauE s t a d o hicieran co rs, fue elegido Loubet meter á los dos puepara sustituirle. Ocublos, surgen aspirapaba en dicha ocasión ciones generosas de la presidencia del Seamor y de esperanza. nado. Ni pudo separarLas elecciones celenos e! testamento po, b r a d a s en Versalles líticó de Richelieu, ni fueron reñidísimas; pudo atarnos á la zaga apoyábanle todos los de su carro cesáreo el. grupos del Senado y genio de Bonapárte. i, la izquierda de la CáHay algo entre ambos mara, y le. hicieron rupueblos que los une da oposición los procon vínculo indisolugresistas, que presenble, algo que no detaba n candidato á p e n d e de analogías Meline, pero éste se étnicas, ni de afinidaretiró la víspera de la des de origen, ni de designación y Loubet comunidad de destifue proclamado por nos... algo indefini 483 votos, de los 824 ble, pero con evidenque tomaron parte en cias de realidad posila elección. tiva. ¡Precedíanle, al ocuDentro de pocas f par ¡a suprema magishoras será n u e s t r o tratura de la Repúblihuésped Emilio Louca, una conducta ejembet, el primer magispiar, una historia sin trado de Francia, y á tacha y un carácter recibirle con- verdainflexible, á la par que dera explosión de ca i armonizador, en todas riño, con entusiasmo las cuestiones que pudelirante, se prepsra dieran traducirse en el pueblo dé Madrid, bien y en beneficio de y sumado con él la su país. representación de EsOcupaba á la sazón paña entera, que al la p r e s i d e n c i a del vitoreara! Presidente Consejo de ministros de la República- franM r D u p u y que cesa agitará en el aire acompañó á M r Loulos colotes de la glo bet durante los cuatro riosa bandera tricolor, primeros meses de su mientras llena los ám Gobierno. bitos el himno inmor Fueron necesario? tal de la libertad y de un gran tacto, una sula democracia. prema abnegación y. No ciñe b r u ñ i d o una gran dosis de prucasco la anchurosa dente energía para frente- dé Loubet. No contrarrestar t o d o s viste rico uniforme, los obstáculos y todas ni monta brioso cabilas dificultades que MADAMB LOUBET llo de parada. El Pre. s u r g i e r o n durante sidente es un sencillo ciudadano enaltecido por que estudiaba y resolvía las cuestiones en que aquellos primeros meses. El camino estaba erisus virtudes y su mérito, que no olvida jamás intervenía; pero fuera de los círculos parla- zado de escollos; la agitación política en Fran aquel párrafo de la Declaración de los derechos del mentarios era poco conocido, y cuando en Fe- cía era extraordinaria á consecuencia de la rehombre que dice: Las distinciones sólo depen- brero de 1892 le encomendó Carnot la presi- visión del proceso Dreyfus, y el nombramiento den de la utilidad común Sú misión es la del dencia del Gobierno, creyó que la duración de de Loubet prestó nuevo vigor á la campaña magistrado de -uh pueblo libre que interpreta y su Ministerio sería brevísima en aquel período antirrevisionista. aplica la ley fundamental del Estado. Es un hom- de escándalos pañamistas y de Ministerios de El día mismo de las elecciones de Versitlles, bre que salió de entre las filas de sus conciuda- dos meses; pero, contra la opinión general, los nacionalistas acogieron su nombramiento danos para representar la suprema jerarquía po- duró nueve, y cayó cuando, con motivo del al grito de: ¡Panamá! ¡Revisión! más tarde, lítica, y que tiene la conciencia deque, una vez suicidio del tristemente célebre barón de Rei- el 23 de Febrero, Derouléde y sus amigos inexpirado su mandato, volverá sin orgullos ni nach, se promovieron apasionados debates tentaron realizar un golpe de Estado, y el 4 vanidades truncadas al tranquilo hogar en don- en la Cámara. Opúsose Loubet entonces á de Junio, ó sea al siguiente día de haber dede le aguardan el amor de los suyos y el res- la mayoría, y ésta le derrotó en una vota- cretado el Tribunal de Casación la anulación peto y la gratitud de todos los franceses. ción. de las actuaciones anteriores y de la conden? EMILIO LOÜBET EL POLÍTICO Pero. ¿quién es ese hombre? ¿Cómo ha llegado hasta allí? Veamos. Hay que hojear cincuenta años de la Historia de Francia. Nació en Marsanne, en el departamento del Dróme, el 3o de Diciembre de i838, de una familia de ricos cultivadores, y siguió la carrera de Derecho. Representó muchos años su departamento en la Cámara de Diputados y en el Senado. En ambos Cuerpos legislativos habíase distinguido en las comisiones, tanto por su ilustración, cuanto por el celo y energía con