Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 20 DE OCTUBRE DE IQO 5. PAG. 6 Co- i estos sencillos medios, pues, logr primer acorazado japonés; aquella bahía fue la evitar los serios y graves peligros que. suelen base de la primera expedición contra Corea, rrear al organismo humano los primeros fríos. hace centenares de años. Di. CORRAL Y MAlRA Ahora hay dieciséis acorazados fondeados en Jse; el Shikishima es el buque en que arbola su insignia el almirante Togo. El almirante NUEVO Dewa está á bordo del Manchu- Maru. El aU mirante Kataoka tiene su pabellón en JVisshin. EMBAJADOR A yer á las dos de la tarde se verificó en Pa lacio la recepción del nuevo embajador INFORMACIÓN de Rusia. se verificó con la ESCOLAR de La ceremonia según consignamos solemnidad costumbre y en nuestra JP 1 rector y el ministro. crónica ilustrada. Esta mañana ha visitado al ministro de El acto de presentar las credenciales se ceInstrucción pública el rector de la Universidad lebró en el salón del Trono. Central, con el fin de tratar de algunos de los El Rey vestía uniforme de húsar de Pavía extremos consignados por los alumnos en la con insignias de capitán general. Bajo el dosel solicitud de que ya hemos dado cuenta. estaban el duque de Sotomayor, el marqués de El ministro manifestó, al rector su deseo de la Mina y los generales Pacheco y Bascaran. que oiga el claustro á los estudiantes, para que A la derecha había crecido número de grande común acuerdo se llegue al planteamiento des de España, y en primer término los miie las reformas que solicitan. nistros de la Corona, Sres. Montero Ríos, También ha dirigido el Sr. Mellado una Sánchez Román, Weyler, González de la Peña ircular a los rectores de las Universidades de y Mellado. provincias, indicándoles la conveniencia de Con el Rey estaban de guardia el conde de reunir con el motivo citado á los respectivos Cabra y el mayordomo de semana, conde de claustros. las Navas. Cuando estas reuniones se hayan verificado, Frente al Trono se hallaban los mayordolos rectores comunicarán al ministerio el remos de semana, gentiles hombres, oficiales de sumen de sus trabajos, y sin pérdida de tiempo la Escolta y los mayores del Real Cuerpo de se resolverán cuantos problemas relacionados Guardias Alabarderos. con la enseñanza hay en la actualidad penEl nuevo embajador de Rusia leyó el sidientes. guiente discurso; Señor: RETAZOS HIGIÉNICOS Su Majestad el Emperador, mi augusto Soberano, se ha dignado nombrarme su embajador 1 OS PRIMEROS Ya llegó la época de los extraordinario y plenipotenciario cercadeV. M. FRÍOS primeros fríos, heráldicos del crudo invierno; se presentan nocturna y sola E 1 encargo que me ha sido confiado es de sadamente, siendo vehículo comunicativo de miemplear todos mis medios y todos mis esfuerllonadas de bacilos productores de la grippe y de zos á fin de mantener y de cimentar las relacioa pulmonía. nes tradicionales de amistad cordial y de la En estos días tibios del otoño, cuya placidez confianza absoluta que tan felizmente y desde ncanta, es cuando existe más peligro de ser víctanto tiempo existen entre Rusia y España. tima de todas las dolencias producidas por en Sincero y convencido admirador dt este friamientos; y ese peligro se presenta, sobre todo, pueblo noble y caballeresco, la misión que me en el tránsito de la tarde á la noche, precisamente sn el momento en que el sol, ocultando su disco por ha sido conferida me será, á no dudarlo, tan Occidente, deja paso á las opacideces de la noche; fácil como agradable. entonces es cuando se efectúa un brusco descenso Me atrevo á contar con el benévolo apoyo zn la columna termométrica, y ese descenso ocade V. M á fin de cumplir mí misión con ensiona al organismo humano enfriamientos, también tera satisfacción de mi augusto Soberano, de bruscos, precursores de pulmonías y ataques g n p la vuestra y la de vuestro Gobierno. pales. Tengo el insigne honor de poner en vuesPrecísase, por tanto, escudarnos con los maravitras manos la carta en que mi augusto Sobellosos preceptos de la higiene, evitando esos rápidos y frecuentes enfriamientos, para lo cual es in- rano me acredita en calidad de embajador exdispensable que la puesta de sol en esta otoñal traordinario y plenipotenciario cerca de V. M. época no nos coja en los paseos ó en la vía pública S. M el Rey contestó: con el mismo vestido que usemos durante el día. Señor embajador: Época es esta la más apropiada para trocar las vestiduras interiores por otras más recias y de más A 1 recibir las cartas credenciales que os abrigo, usando desde luego la camiseta interior, acreditan en esta corte en calidad de embajaadaptada á la piel, de franela fina. dor extraordinario y plenipotenciario del emDurante el día y mientras el frío no sea más inperador de todas las Rusias, vuestro augusto tenso, bueno es que aún se luzca la esbeltez del Soberano, es sumamente grato para mí sabet talle vistiendo á cuerpo, pero desde los comienzos que vuestras instrucciones os prescriben dedíde la noche, el amplio gabán y la arcaica pero car todos vuestros esfuerzos y atención á manbienhechora capa debe envolver nuestros cuerpos. tener y afianzar las relaciones de cordial, sinLas salidas de los teatros, cafes, casinos, etcécera y tradicional amistad que durante tantos tera, deben efectuarse con previas precauciones años han unido á ambas naciones, y me comhigiénicas para evitar, por el cambio de temperatura con e! ambiente exterior, la adquisición de plazco asimismo en oir de vuestros labios los catarros y pulmonías, y para conseguirlo, al salir conceptos halagüeños que os merece el pueblo de los referidos locales á la calle, débese llevar la español. boca cerrada, respirando por la nariz; las señoras, Las distinguidas cualidades que os adornan deben salir succionando una pastilla ele mentol, y la merecida reputación de que venís precedibrea y eucalipto y los caballeros aspirar por la boca los aromas de estas mismas substancias, va- do, son segura garantía de que sabréis llevar á feliz término la misión que os ha sido conliéndose de una boquilla- inhalador; de esta suerte, fiada, el aire frío que penetre en los pulmones se antiseptiza con las referidas substancias, desinfectán Para su cumplimiento podéis desde luegc dolo en lo posible de bacterias y gérmenes patócontar con mi constante benevolencia y con el genos. leal concurso de mi Gobierno. En los días grises, brumosos ó lluviosos débese El diplomático extranjero ofreció luego sus además llevar los pies bien abrigados y provistos respetos á S. M la Reina y á S S AA. RR. de calzado de goma que, dígase lo que se quiera El embajador de Rusia hizo desmtés las virespecto á si deja ó no efectuarse la transpiración sitas oficiales al presidente v- i j al cutánea, lo cierto es que tal calzado debe repuministro de Estado. tarse como beneficiosamente higiénico. TOGO EN EL JAPÓN POR TELÉGRAFO LONDRES, J 9 1 I M iestas en honor del almirante. El corresponsal de Daily Telegraph en Vainada, telegrafía á las ocho y media de! a mañana: Acabo de presenciar un espectáculo impresionante. En este distrito, uno de los más bellos del Japón, están las ealles adornadas con profusión de banderas y linternas; la ciudad celebra, no sólo la fiesta anual, sino el regreso del almirante Togo. Ha llovido toda la noche, pero esto no amengua la animación extraordinaria que por todas partes se nota. F 1 nterviús con Togo y Kamimura. He sido recibido por Togo que se disponía á marchar en coche al templo, donde, como en el trayecto, le esperaba una muchedumbre enorme. Me ha dicho que no pronunciará el discurso que el pueblo espera oir; se limitará á observar los ritos de! culto. He preguntado á Kamimura cuál era el momento más crítico de una batalla naval, y me contestó: En mi opinión, el momento más crítico para mí es cuando observo con mis gemelos las posiciones del enemigo. Mientras miro al horizonte, nada está claramente definido; cuando bajo mis gemelos, terminada la observación, estoy ya completamente tranquilo: mi resolución está tomada y no queda más que combatir hasta perder el último hombre si es necesario. dorando al Gran Ser invisible. -Salimos para encaminarnos al templo; atravesamos la ciudad y el río Thuzu y nos encontramos cerca del altar donde son adorados desde hace siglos los espíritus de los ilustres antepasados del emperador Mutsu- ltu. El edificio, que no ha sido retocado nur. ca, está desgasiadísimo por la acción del tiempo. El más grande de los templos del Japón, el en que nos encontramos, no es más que un lugar consagrado, Togo cumplió primero sus deb: res religiosos ante el altar ¡nteiior, y después que él practicaron los ejercicios de adoración sus oficiales y marineros. La solemnidad de la fiesta fue en cierto modo abrumadora por su monotonía. Est 2 S hombres que han desafiado tantos peligros y ganado tanta gloria daban gracias al Gran Ser invisible por la protección que le ha dispensado. Togo, descubriéndose, inclinó la cabeza fervorosamente para cumplir los ritos de su religión. Parecía hasta humillado. Los almirantes y oficiales de la victoriosa escuadra japonesa, descubiertos también, subieron las gradas del altar y cumplieron el ceremonial prescrito. Mientras escribo este telegrama, dice el corresponsal, tocan las cornetas; 2.5oo marineros, fusil al hombro, dirígense hacia el altar. Togo sale entonces del templo, y termina la ceremonia, que ha despertado la mayor expectación entre los habitantes de Tokio. s de Togo. Terminada la ceremonia religiosa y contestando á los discursos que se le dirigían, Togodijo que no merecía él la grandiosa recepción que se le había hecho. Estaba conmovidísimo al oir su nombre en todas las bocas. La victoria del Japón, dijo, se debió exclusivamente á la bravura de sus oficiales y de sus soldados. I a bahía de I se. La bahía de Ise, dondeestá anclada la escuadra japonesa, es una joya histórica de la marina nipona. Allí fue donde se construyó el 11 ui aii. ii iniJti: i, n; niu ¿itiMi Jimmuihllim liliiaili. JIH IIIHil: IMHIit ilÍ: liJiHI lli li