Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fEAÑO T K E S NUMERO 283. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. MADRID, 20 DE OCTUBRE DE 1905. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. que no empaña el brillo del pasado, ni meter nuestros celosos ángeles custodios. oculta la buena voluntad, ni da valor exa- El detenido parece que más que una gerado á la parte teatral de los hechos, celda en la cárcel la necesita en un masacrificando el fondo á las apariencias en nicomio, donde oodrá decir con el poeta T OS CASOS. Como nuncios de las disparatada desproporción? Por el con- que ni están iodos los que son, desdichas que á nuestra nación esta- trario, ¿disfrazaría su atrazo y sus ahogos ni son iodos ios que esián. ban reservadas, varias de las casas más fingiendo tapices con burdas estampaciones para ocultar puntales y andamios, ilustres de la grandeza española fueron Los que soñaron con grandes emociocayendo en ruina hace algún tiempo. Du- aparentando mayor número de criados nes en la vista del proceso seguido al esrante siglos las había rodeado un presti- con vestir de distintas libreas los verda- tablecimiento Tout París por escándalos gio, un esplendor que las hacía aparecer deramente disponibles y adornando la y otros excesos, sufrieron una decepción. como soberbias piedras preciosas engar- casa con toda suerte de galas baratas y La acusación fue retirada. Gran desenzadas en la corona mural de la madre de mal gusto? ¿En qué caso aparecería canto para los que á propósito del Tout mejor la simpática figura del gran señor Parts esperaban ver desfilar por estrados España. Aquellas imponentes casas ducales, venido á menos y que lleva con majestad iout Madrid. adonde habían confluido muchos mayo- su desgracia? Los cuadros, que artistas Hubo nuevo desfile de carrozas de gala razgos, muchos titulos nobiliarios como ilustres pintaron para los antepasados de que condujeron á Palacio al nuevo embaconfluyen al largo y ancho cauce de un río aquél fueron salvados felizmente de la jador de Rusia, y con este motivo la plaprincipal otras corrientes, habían forma- quiebra; la vieja armadura del Salado ó za de Oriente se vio favorecida por nudo gruesos caudales, que parecían desafiar de Granada; los autógrafos de Lope ó de merosa concurrencia, que turbó momenel tiempo y sus desgastes. Sin embargo, Cervantes, conservados en el archivo de táneamente los idílicos dúos de niñeras y bastaron algunos lustros de mala admi- la casa bastarían al embellecimiento de la militares sin graduación. nistración para que viniesen á tierra su misma. La reunión agasajadora de amigos La policía detuvo á dos apreciables auge, su fortuna, su gloria. No de otra y deudos sería suficiente á la manifesta- subditos de Guillermo II que se dedicamanera, la nación de quien dichas casas ción del afecto de un espíritu fino. Los ban al lucrativo negocio de timar al próeran adorno, gala y orgullo, persistente- gallardetes y trofeos de barracón de feria; jimo por el acreditado sistema del enmente mal administrada, y sin discefni- el quiero y no puedo del cursi no con- tierro lo que prueba que siquiera hay miento bastante para distinguir el origen ducen más que al ridículo. Ya éste es hoy en España una industria que nos copíala del mal y encauzar la marcha de las co- señalado por los vecinos más sedentarios industrialísima Alemania. sas, perdió su categoría de gran potencia, y modestos de la coronada villa ¿qué suEn el Congreso continuó la lenta, su imperio, sus leyendas guerreras y ape- cederá con los visitantes y los huéspedes? pero continua discusión de actas. La de nas ha conservado su personalidad, sosayer fue más viva y dicharachera. Como MANUEL TROYANO teniendo su crédito. que la mayor parte del debate se consuPara esto ha tenido y tiene que redumió con Jerez. cirse á una vida de modestia y de estreY cerró la jornada con dos estrenos chez. Estas condiciones de su vida actual teatrales, uno en Martín, donde todo son mérito, y el mundo civilizado lo es- F n indiscreto chaparrón que cayó á las gusta y se aplaude, como si el público tima así. La sencillez, compañera de la cinco de la tarde, hizo que Madrid fuese ministerial y el empresario presimodestia, de la pobreza con arreglo y se echase á temblar. Afortunadamente, dente del Consejo, y otro en Lara, Baile sin vanidad, es noble solamente por sí, la lluvia duró poco y pudieron salvarse las de cabezas, que tuvo un éxito regular, acaaunque se muestre en persona humilde; percalinas de las banderas, los sellos de so porque el título es simbólico en Espacuando cae en quien ha disfrutado de antipirina que ostentan las guirnaldas de ña, donde todo baila de cabeza. puesto principal y de las pompas de la la calle del Arenal y los baños de coloAEMECE vida, atrae la consideración y el respeto res azul y blanco que lucen las vallas de ajenos, aun en medio de la penuria, y los solares, y que como recuerda ayer un protege contra el ridículo á despecho de colega, parecen adoptados á propósito de IMPRESIONES las circunstancias más desfavorables. las circunstancias, poique son los colores PARLAMENTARIAS En nuestro ejemplo podemos imaginar- de los legitimistas franceses. De todos I AAMENADJS- Un pequeño torneo nos á uno de los duques y grandes aludi- modos, la preocupación al observar la CUSION ha tenido lugar, ápridos, tratando de rehacer su casa, cuando lluvia fue general. A ver si se echa á per- mera hora de la tarde, entre el Sr. Martín Sánlas grietas y los hundimientos parciales der el tiempo y Loubet no puede entu- chez y el Sr. García Alonso. El Sr. Martín anunciaban ya la catástrofe. Habría teni- siasmarse con nuestro sol y nuestro cielo, Sánchez nos comunica, ante todo, que á uno do el gran señor necesidad de despedir únicas cosas con las que podemos darnos de sus correligionarios se le ha arrebatado el acta; no sabemos hasta ahora quiénes son los gran parte de la servidumbre inútil; re- tono sin temor á rivalidades. ducir á un resto mínimo los gastos de Por lo demás, en las calles que han de correligionarios de este diputado; mas sentimos e! Y nosotros demostraremos lujo, apuntalar el edificio aun con riesgo adornarse siguió la fiebre de los días pa- aquí condespojo. señores diputados- -añade el hechos, de afearlo é inutilizar los mejores salo- sados. La fiebre amarilla, la de la escar- orador- -que la minoría liberal conservadora nes; estropear algunos adornos y belle- latina y la de la enfermadad que se ca- ha visto derrotados más de treinta diputados zas de la obra; pero merced á todo ello, racterice por el color azul. Por la noche en aquellos distritos en que tenían más arraise habría hecho posible la restauración. se hicieron pruebas de varias iluminacio- go. Perfectamente; y el Sr. Martín Sánchez En condiciones tales pudieran haberle nes, entre eíias la del teatro Apolo, que nos advierte á continuación que en el distrito anunciado la visita de otro noble repre- consiste en un adorno luminoso sobre una de Medina de! Campo no hay ni un pueblo ni una calle que no recuerde al Sr. Gamazo, aquel sentante de casa no más ilustre que la bandera holandesa. grande hombre. Muy bien; y después el señor suya; pero sí más poderosa, más rica, Se habló mucho áz una detención ve- Martín Sánchez, se va indignando poco á poco más espléndida á la sazón. ¿Qué partido rificada por la policía en uno de los tre- y declara que esto de Valladolid es más grave adoptaría nuestro aristócrata? ¿Recibiría al nes que venían del Noroeste. Es un nú- que lo de Badajoz. En Badajoz- -dice eJ orainsigne huésped con la austera dignidad mero del programa con el que no contá- dor- -las elecciones se han hecho con un censo de la pobreza circunstancial y pasajera, bamos: las equivocaciones que puedan co- legal; pero en la provincia de Valladolid estas CRÓNICA POLÍTICA MADRID AL DÍA