Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í P Á ANUNCIOS P R PALABRAS O CLASIFICADOS 1 EN S E C C I Ó N ESPECÍFICOS OS C O N F I T E S SUN producen una deposición natural diaria sin dolor ni irritación. Pomo, una peseta. Gayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martín Velasco. DOSIS DE ESTÓMAU NA Artificial, tomada ango tes de comer, produce una per- ANUNCIOS OR PALABRAS, CLASIficados en secciones. De tina á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como ana palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirte diez céntimos de peseta por el impuesto del Timbre. D ma del pueblo. -A las once y tres ouartos: La reja de la Dolores. ARZUELA. -A LAS OCHO y media: La czarina. -A las nueve y media: El Imsar de la guardia. -A las diez y tres cuartos: Ideicas. TMA las onco y tres cuartos: La manta zamorana. Z GENEROSJDE PUNTO ABA aENEBOS DE PUNto, los almacenes de Eugenio González Sudón, Callo y Plaza de Pontojos, 1. Especialidad en trajes de lana, Mantas, Mantones, Pañuelos seda y Géneros blancos. P 4 V s y nuevos semanales (verdad) Preoios al por mayor y menor, sin competencia. Gran Exposioión. Entrada libre. -Mensajerías. -El mejor servicio. Jacometrezo, 4, SOMBREROS OMBREROS SEÑORA, 100 modelos novedad, precios ventajosos. Torres, principa! (hoy Valdeiglesias) TRAJES PARA NIÑOS AMAS: INFANTE VENde muy barato los trajes y gabanes para niños. Preciados, 26, Portada verde. CAJILLAS non POSTALES SLAVA. -A LAS OCHO Y ALBUMS media: Los guapos. -A las fecta digestión. Caja, 7,50 y 4 nueve y tres cuartos: ¡La pepesetas farmacias y Arenal, 2. LBITMS PAEA POSTALES seta enferma! -A las diez y Gran surtido, desde 1,60. tres cuartos: Venus Salón. -A ESPECTÁCULOS Litografía de Vicente Mozo, las onoe y tres cuartos: El piZjuna, 5. lluclo de París (dos actos en OMEDIA. -A LAS NUE- ana sección) ve: Entre doctores. -La COLOCACIÓN crónica escandalosa. ÓMICO- -A LAS OCHO Y ENEDOR DE LIBROS, demedia: La roma del cousea colocación. Dispone plet. -A las nueve y media: El A R A -A LAS OCHO Y fianza. Lista, c é d u l a i m p r e maestro Campanone. -A las inedia: Francfort. -Alas so 499.652. diez y tres cuartos: Las grananueve y media: El marido pindinas. -A las once y tres cuartado. -A las diez y media: El ESPECIALIDADES tos: El arte de ser bonita. nido (dos actos) ARA LIMPIAR METALES RICE. -A LAS NUEVE: ARTÍN. -A LAS OCHO Y Sitio! Ciaran tizantes asomLa niña del organillo. media: Mar de fondo. -broso resultado, admitiendo la A las nueve y media: Cardevolución si no s a t i s f a c e coleras. -A las diez y tres Concesionarios para la venta POLO. -A LAS OCHO Y cuartos: El caballo de batalla. en España y Portugal. -Hijos media: La czarina. -A las de Manuel G- rases. -Fuenca- nueve y inedia: El per o chi- A las once y tres cuartos: rral, 8 y Atocha, 16. co. -A las diez y media: El al- Frasco Luis. E C RAMÓFONOS, A P A R A tos eléctricos, lámparas incandescentes y máquinas de escribir no comprar sin visitar la casa Urena, Barquillo, 14, y Prim, 1 (antes Saúco) G S ILUMINACIONES ILUMINACIÓN ES E L É C I tricas. So venden hechas para ser colocada en faehadasy balcones. Banderas con las iniciales eléctricas de Alfonso y Loubet, á 23 y 30 pesetas. Tulipas y flores de celuloide. Ih eña, Barquillo, 14 y Prim, 1. JOYERÍAS M T L C P P A M drada blanca, 1 ptas. Con preciosos dibujos, fe 30. Cristalerías, 6. Lavabos, 11. Fíjense bien en las señas: Plaza del Ángel, 16. ZAPATERÍAS APATERO SSKOtA, Benttez, en i FSadélfia. Atocha, 8. V AJILLAS S O P B E A OUA- O RO Y ALHAJAS NfiCEsito comprar para refor. mas. 46. Hortaleza. 46. Z PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS RR. PP. BENEDICTINOS POBRE MUÑECA! CUENTO FRANCÉS, POR PONTSEVREZ n la esquina de la calle de Taitbout al bulevar, estaba parado, vacilante, sin saber adonde- había de dirigir sus pasos, un hombre con un paquete largo bajo el brtzo. Yo andaba apresuradamente, cuando el individuo dio inedia vuelta, interponiéndose en mi camino. El choque fue inevitable. Al encontronazo se le cayó el sombrero, que yo me apresuré á recoger y devolverle en tanto que él refunfuñaba. Mírele á la cara al devolverle su sombrero y me pareció reconocerle; él también me miraba, y observé aue su mal humor se había desvanecido como por encanto. ¡No, no te engañas! -me dijo. El tono de su voz fiió mis recuerdos. ¡Lamblin! ¡Mi bravo comandante? ¡Qué casualidad! ¿De qué? ¿De haberme atropellado? Si no te hubiese reconocido tan pronto, á buen seguro que ya Habrías oído- unos cuantos insultos. No te disculpes, no. Andabas como un loco, y ya veo por qué. Estás envejecido, canoso, lívido... ¡La hueíla del Senegal! Hace seis años que volví yo de allá. ¿Y qué haces? M e pareció Que buscabas algo cuando te tropecé. -Sí, el restaurat Tortoni. -H a desaparecido. -Entonces, ¿adonde se puede ir? Las cervecerías me desagradan. -Ven á mi Casino... Pero ¿qué llevas bajo el brazo? ¿Postizos? Te advierto que se sale del envoltorio un mechón de pelo. ¡Claro, me has desbaratado el paquete! El comandante Lamblin, de artillería de marina, arrregló el papelote cuidadosamente, ocultando el mechón de cabellos rubios, cortos y rizados, que habían quedado al descubierto. Al encontronazo se le cayó el sombrero.