Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f AÑO TRES. NUMERO 280. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. DE OCTUBRE i9o5. DÉ NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. Hubo vistas interesantes en la Casa de Pero aquí cabe perfectamente otra de las mejores disposiciones que el ministro la Justicia y entre ellas una en que algude Fomento ha dictado en bien de la agri- nos testigos se negaron á jurar por Dios, cultura. La inercia se apoya en la igno- y no por alegar razones de doctrina, sino C N VIVO. He aprendido más en este rancia. La enseñanza agrícola, iniciada en porque indudablemente eran correligio, viaje que en muchos meses de des- términos modestos por el conde de Ro- narios del personaje de una popular zarpacho Esto ha dicho en Tamarite el manones, debe suplir modestamente tam- zuela que define sus creencias exclamanconde de Romanones. Esas palabras en- bién la acción privada aun en ese terre- do: a Yo, gracias á Dios, soy ateo cierran cuanto debe ser un verdadero pro- no. En apropiados campos de instrucción En el Congreso hubo bastante animagrama ministerial, sin pompas baratas y se podrá abrir acequias por cuenta del ción. Se discutieron actas diversas y sasin promesas incumplidas. Tesoro; hacer ¡os cultivos de regadío, y lieron á relucir sobornos, coacciones y Conocer la realidad, mejor que se co- demostrar á los labriegos comarcanos las compras de votos. El oro, por lo que se noce el expediente; saber directamente ventajas del riego v la manera de utili- ve, ha corrido á ríos en las últimas eleceJ estado del país, no de referencia; es- zarlo. ciones. Siempre es un consuelo conventudiar en vivo los asuntos y cuestiones, Cuando la experiencia les dé á cono- cerse de ese lado práctico del sufragio no sólo en la mesa del ministerio, es cer las ventajas del nuevo método y las universal, y en ese sentido, casi tanto aplicar á las materias de Gobierno el cri- ganancias que ha de producirles, imitarán como en emprender obras públicas para tsrio moderno, positivo, fecundo. Para ¡o que vean. Porque ahí, en la ignoran- atenuar la miseria, deben pensar los Gotc- 1 fin, cada hora de viaje vale por mu- cia, en la rutina, está la principal raíz de biernos en menudear las elecciones. chos días de lectura. La visión inmediata nuestros males, y todavía más los de la Se verificó el primer estreno teatral Y clara de ¡o real, presta mayor base al agricultura. Antes que roturar los campos serio de la temporada, rompiendo el fuej: icio y más energía á la voluntad. La hay que roturar con la instrucción las go el teatro de la Comedia con La cróniconfianza que la gente pone en la acción molleras, y antes que regarlos habrá que ca escandalosa. El fuego ese quedó roto; de presencia de un ministro, es más ex- regar con ideas ¡os cerebros. pero el frío del público, no. presiva que todas las frases; en ella habla MANUEL TROYANO AEMECE el espíritu de la multitud. En su discurso de Tamarite el minisIMPRESIONES ti o de Fomento ha confesado que no ha- p u é un día ruidoso el de ayer y no PARLAMENTARIAS Ir. -í a conocido nunca toda la importancia porque hubiese acontecimientos de aquellas obras estudiándolas en los extraordinarios sino porque hubo por TyPUTADOS: EL PAÍS Losviejoscapcipeies; ha tenido que apreciar su mag- esas calles de Dios un martilleo que in- OS APLAUDE suistasconti nitud y trascendencia inspeccionándolas fundía miedo. Siguió con gran actividad núan discutiendo sus actas. El señor mar desde las orillas del Canal. la preparación de la mise en scene y los qués de la Vega de Armijo, con sus blanTambién habrá podido observar direc- carpinteros no se dieron punto de reposo cas patillas, con su gesto de energía, ocutamente el ánimo de aquellos pueblos, en montar graderías, enderezar mástiles pa la presidencia de la Cámara y dice: que constituyen una de las regiones más y emplazar armazones para los arcos de Ábrese Ja sesión. Un joven secretario meritorias y hasta hace poco más olvida- triunfo. Nada, que en un periquete, y lee con voz opaca el acta de la sesión andas de la Península. Y habrá notado esto es lo- español, va á quedar adornada terior. No se presta gran atención á esta cómo, á pesar de pertenecer los habitan- la villa y corte para que vean nuestros lectura. ¿Se aprueba el acta? preguntes á esa raza viril, fibrosa, privilegiada, prese ntes huéspedes que aquí hay cariño ta al fin vagamente este joven señor. Naque nunca decae, fundan sus esperanzas hacía ellos, gusto refinado, percalina die contesta. Se aprueba -dice á setodas en la gestión del Estado, aun en abundante y estearina á toneladas. guida el mismo secretario con el propio aquello que más parece corresponder á la Los estudiantes visitaron al ministro gesto de laxitud de antes. Y un reprevoluntad privada y á la iniciativa particu -del ramo y le expusieron sus pretensio- sentante del país, á quien no conocemos, lar. Ese rasgo se marca en la petición, nes. El ministro estuvo deferentísimo y se levanta tímidamente un momento en hecha solemnemente, de que el Estado prometió recibirles de nuevo mañana. su escaño, murmura unas palabras confusea quien construya las acequias que de- ¿Creen los estudiantes, y hacen bien en sas y se torna á sentar. Él señor presiriven del Canal el agua para los riegos. creerlo, que será concedidb lo que pi- dente de la Cámara contempla un poco Se antoja á primera vista que la de- den, porque es justo. Y aunque no lo estupefacto esta maniobra misteriosa de manda revela absorción y egoísmo local. fuera. En estos días y en estas vísperas este diputado, y luego, con su decisión El coste de las obras se elevará enorme- no hay ministro displicente ni se niegan habitual, exclama: ¡Orden del día! mente, con perjuicio de otras regiones esas cosas. Ya estamos, pues, en la orden del día. que igualmente esperan de obras hidráuHubo también ayer banquete á orillas ¿No es el Sr. Cañellas este caballero licas el remedio de su decaída agricul- del Manzanares. Fue de los gremios de correcto que se ha puesto de pie en su tura. Mas si se toma en cuenta lo ocu- ultramarinos y comestibles y asistieron banco? El Sr. Cañellas es un hombre rrido con otros canales, con el de Geno- más de 600 comensales. Se comió bien y mundano y discreto; ante todo, él declava, por ejemplo, donde terminadas las es de creer que los estimables gremios ra que el voto particular presentado por obras generales, la falta de iniciativa pri- adoptasen el práctico acuerdo, que les el Sr. Junoy no está fundamentado vada en la construcción de acequias den- agradeceríamos los vecinos de Madrid, Esto nos sorprende un poco. ¿Cómo tro de los terrenos que el Canal atraviesa de suministrarnos géneros tan excelentes, este querido amigo Sr. Junoy no ha funha dejado aquella hermosa obra casi in- cuando menos, como los que ellos se ha- damentado su voto? ¿Por qué no fundaútil, se comprende la petición de los ve- rían servir en su simpática fiesta. menta sus votos el Sr. Junoy? Yo, señocinos de Tamarite y su comarca. La inerSe registró el triste caso de un hombre res diputados- -añade el Sr. Cañellas- -cia del particular habrá de remediarla el muerto por una descarga eléctrica al pre- igfioro en qué se funda el voto del señor Estado, el maldecido Estado, de quien tender cortar y hurtar un cable conduc- Junoy. Y como sería absurdo que un los ciudadanos abominan, sin perjuicio de tor de aquel fluido. El infeliz fue esclavo representante del país hablase de una pedirle que haga milagros para contrape- de su culpa, pero el ejemplo servirá de cosa que él no sabe en qué se funda, el sar sus deficiencias. Sr. Cañellas decide sentarse y esperar á poco. CRÓNICA POLÍTICA MADRTLTALDIA