Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRES. NUMERO 279. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. ral para imponer al prójimo el sacrificio de la vida convidándole á la muerte. No es lícito prohibir al mendigo la mendicidad sin darle antes albergue y sustento. Y es igualmente cruel decir al hamA ndar fuera de España y saber de su briento no emigres sin decirle antes esrado y gobierno por los telegramas aquí tienes una patria donde hay recury periódicos, es vivir en continuo sobre- sos para ganarse el pan salto de los ojos y del corazón. Pocas Por dicha y por excepción llegan ahora veces! a vista se recrea en la lectura de noticias de resoluciones, las cuales, si no noticias gratas, y raramente el ánimo re- evitan el malestar nacional, evitan por lo posa en pensamientos de buena espe- menos el sarcasmo inhumano que se inranza. tentaba. Hay un ministro de Hacienda La Prensa ha venido días pasados es- con la alta abnegación patriótica y la fircrita con lágrimas de despedida á los es- me voluntad que son propias de aquellas pañoles que abandonan el hogar patrio. sólidas figuras que no necesitan doblarse Antiguamente, cuando el florecimiento para sostenerse, porque siempre están en español en América, se iba allá h gente pie por su misma fuerza. aventurera y emprendedora para coloniY ese ministro se niega á todo gasto zar países remotos ó volver acá trayén- que desnivele el presupuesto. Sería, como dose ios tesoros indianos. hemos dicho, sarcasmo inhumano y de Aqueilonoera, enrea ¡idad, emigración: efecto desastroso en esta triste actualidad, era dilatación de la raza; era mudanza de mantener ios consumos, colaboradores vecindad de una provincia española á otra ciertos, aunque no únicos, del hambre, y provincia española. Los que dejaban la aplazar su supresión porque priva al preMetrópoli quedaban españoles aquende supuesto de unas docenas de millones, y ó allende el mar, dando vigor, anchura Juego malgastar esos millones en cosas y poderío á la gran patria común. que no son absolutamente necesarias sino Ahora no se vanlosaveníurerosnise van para el lucimiento particular de algunos casi exclusivamente los pobladores de la ministros entre los subordinados de sus costa Cantábrica, emigrantes por natu- respectivos departamentos. Esos minisraleza y por afición. Asomados al mar tros caseros ponen límites bien modestos que los comunica directamente con Amé- á su gloria; en vez de contentarse con el rica, saltan con facilidad y sin recelo el aplauso interesado de los de la casa, pucharco que de ella los separa. Ya emi- dieran pensar que el país es el subordinagra la población interior, ya se remueven do ante quien deben primeramente lucirlos pueblos pastores y agrícolas, pegados se. Acabando por entenderlo así, y moal terruño y miedosos del mar que nun- derando las pretensiones particularistas, el ca vieron. Y no se van por aventura ni Gobierno ha dado muestra de buen juicio por ambición, ni tras la fortuna no en- y hasta de amor á su vida. Porque habría contrada ó perdida en el ocio ó en el sido caso de muerte, y muerte despreciavicio de la vida. Se van por necesidad, y ble del partido democrático, la expulsión á- la busca de! trabajo. El hambre los seguida en corto plazo de dos ministros arroja al agua, y no como antes á aguas de Hacienda que se oponían al despilfaespañolas, sino á aguas extranjeras. rro del tesoro del pueblo. España se despuebla y va camino de Semejante extravío hubiera parecido quedarse inhabitada como en ios días desde el Extranjero un acceso de demensecantes de Carlos 11, en que se esterili- cia nacional de los que piden cúratela. zaron espíritu y carne, cerebros y coraEUGENIO SELLES zones. Y entre la emigración y el hambre, es segura la merma de la raza, sangrada por los que van, é infecunda por miseria fisiológica de los que se quedan. Vro domingo bien aprovechado para Los periódicos claman al Gobierno por la gente que se divierte una vez á medidas oportunas y hasta piden las pro- la semana. Hubo público para todo, para hibitivas. El clamor es ciertamente pa- pasear; para observar cómo Madrid se rejuvenece de prisa y corneado á fuerza triótico, pero injusto. 1 El Gobierno excusa la represión por de pintura, como las damas viejas y corespetos de sus principios liberales. Si quetas que quieren presumir de lo que ya fueran solos esos respetos, los liberales no pueden ser; para celebrar los airosos que tieaen confianza con la libertad, como mástiles con funda roja hincados en la los sacristanes con los santos, la maltrata- Puerta del Sol, y hasta para admirar el rían como suelen hacerlo con más fútiles mausoleo esigido á ¡a memoria de no sabemos quién en la antigua plaza de la razones y para más bajas empresas. Impedir la emigración no es sólo aten- Caza, porque vayan ustedes á convencer tado contra ía libertad individual, es aten- á la gente de que esa caseta pintada de tado contra ios sentimientos de humani- gris y rodeada de un misérrimo jardincillo dad. Nadie tiene derecho material ni mo- no es un panteón de aluminio. BéMAPRID, 16 DE O C T U B R E DE i9o5. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. Hubo toros en Madrid, en Tetuán y en Carabanchel, nada más. Las tres corridas resultaron sosas y hasta despertaron en el público Ja nostalgia del escándalo, pero la cosa no pasó de jugar al amenazar y no dar. Hubo en la fiesta del circo taurino principal un nuevo D. Tancredo, revolcado por el suelo é ileso por misericordia divina, pero sin duda alguna, convencido de aquella profunda filosofía que el infeliz Espartero encerró en la frase más cornadas da el hambrea. En la Guindalera se celebró gran fiesta popular con música, pólvora, gigantes, kermesse, baile y eche usted y no se derrame, porque en aquel barrio podrá faltar agua, pero lo que es humor... Y que Dios le aumente. En la Bombilla grandes banquetes: uno organizado por Sociedades artísticas que festejaban así su feliz unión, y otro de carácter político, preparado por los admiradores de un diputado á Cortes que, como se ve, es objeto de admiración después de haberlo sido hace pocos años de ruidosa y popular protesta. La benemérita dio caza á un pájaro de cuenta que tomó parte en un robo de 15.ooo duros á la Compañía de tranvías hace tres años. El caco se llama Valiente, y ha demostrado serlo, delatando á siete compañeros suyos que con éi, según ha manifestado, dieron el golpe. La política estuvo encalmada y, por rara casualidad, no se habló de crisis. En el salón de Conferencias no hubo mucha concurrencia, porque ¡a tarde estuvo para pasear, y mientras no apunte el frío, muchos políticos que buscan más que nada lo confortable de aquella casa, permanecen alejados de la gran colmena. Además, por ahora, no hay más que actas y lo que generalmente se apetece son actos. Si pueden ser con escándalo, mejor. AEMECE DESDE LEJOS EL CANAL DE TAMARITE MONZÓN i5, 7 M. I legada del ministro. Ha llegado el ministro de Agricultura, señor conde de Romanones, para ir á visitar las obras del Canal. Le aguardaban en la estación el presidente de la Diputación de Huesca, ¡os gobernadores de Huesca y Lérida y el jefe de la Guardia civil. Acompaña al ministrólos diputados por Fiaga, Sariñena y Barbastrc A las ocho salieron para el Sifón del Sosa, donde se efectuará el almueizo ofrecido por el contratista Sr. Rivera. Después marchará á Tama rite, visitará las obras, següiiá i Bínéfar y por la noche regresará á M o r z ó i El conde de Romanones se hospedará er Ía antigua casa de Revilla, en las hab taciones del director de las oDras dei Cana! Sr. Inchaurrandieta. El lunes irá á Batbastro, desde donde pasa-