Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 15 DE OCTUBRE DE 9o5. PAG. 5 después d e gravísimos acontecimientos políticos, allá en el año 98: Europa está metida en un barril de... Adivine el lector. Qué diría si, por ventura de sus amigos, hoy viviera! N POCO DE Ll- Anoche se e treTERATURA nó con grandísimo éxito en el Lessing- Theater una obra de Sudermann, titulada Piedra entre piedras, obra simbólica, llena de poesía, y de la cual se desprende un profundo sentimiento de piedad por los desventurados. Jacobo Biégler, en defensa propia, mató á un hombre y fue condenado á presidio. Cumplida su condena, todo el mundo rechaza al asesino que en ninguna parte encuentra trabajo. El cantero Zarncke se compadece de él, le acoge, le ayuda y se propone salvarle, pero pronto se imponen los demás obreros de la cantera del pasado de Biégler; se retiran de él y le vuelven las espaldas con desprecio, lino de ellos, Eihhalz, que se cree perjudicado por Biégler, se une con GottJing, el D Juan del lugar, valiente, fanfarrón, que ha seducido y abandonado á Lore, y á quien Biégler echa en cara su indignidad, para hacer perecer á éste bajo un enorme bloque de piedra. Lore no ama más á Gottling; su corazón arde de nuevo y puro amor por Biégler, desgraciado como ella y logra salvarle de la muerte. Esta es toda la pieza; pero los caracteres están tan bien definidos, los tipos son tan verdaderos, los efectos teatrales tan hábilmente concebidos y el simbolismo de la obra es- tan hermoso, que su éxito, como ya dije, ha sido enorme, á pesar de ser muy inferior á todo lo anteriormente escrito por Sudermann. ¿Y el simbolismo? ¿Dónde se encuentra? La tierna Lore nos lo explica al fin de la obra: á través de los siglos la tierra blanda, la tierra buena, bajo el peso que la oprime, se va poco á poco endureciendo y se vuelve piedra. Pero pocos años bastan para que el hombre, entre hombres, oprimido por la adversidad, en medio de la maldad humana, también se petrifique. El amor, la resignación, la bondad, el ¡trabajo, el valor en la desgracia, son los q u e forman al hombre, digno de ser hombre. sos, y á falta de noticias nuevas, los comentarios al Consejo del viernes, y se reconocía el triunfo obtenido por el Sr. Echegaray, apoyado decididamente, francamente, por el señor et Oibi tal correligionario suyo en la maMontero Ríos. teria. Después, en periódicos, en revistas, Tanto le apoyó y tanta decisión mostraba e! en tribunas públicas y aun en el Con- jefe del Gobierno en impedir á todo trance la greso durante mi efímera vida parlamen- dimisión del ministro de Hacienda, que llegó taria, he batallado solo en realidad. á anunciar, no dentro del Consejo, sino á per ¡Cómo no he de extasiarme con las sonas de su intimidad, que sería capaz de planfrases y la conducta de hombre de tal tear una crisis total en el caso de que D José, como familiar y cariñosamente llama el Presivalía como D. José EchegarayÜ dente al ministro de Hacienda, no quisiera seTemo, sin embargo, que ssa vencido guir formando parte del Gobierno. en el combate; de que él transija con el Pero, en fin, no hubo necesidad de apelar error, no me ocurre ni la más pequeña á tales extremos, y por unos días, al menos, aprensión. Y vencedor fue, si realmente el Gobierno podrá dedicarse á dar la última fuéramos un pueblo demócrata, si por ¡o mano á los presupuestos, mientras las Cortes menos aún aplicásemos á la gobernación van lentamente aprobando las actas. del país aquella antiquísima máxima de la Y luego, para cuando pase el corto inteConstitución medioeval del Sacro Imperio rregno que en la vida política ha de introduRomano: de minoribus rebus principes con- cir la visita del presidente de la República francesa, se anuncian, por algunos profetas, sultant, de majoribus omnes, tómese el p a acontecimientos interesantes que dicen quedarecer de los primates en las cosas de ron aplazados, no solucionados, en el Consejo poco momento: en las importantes, de celebrado el viernes. todos. El parecer de todos en el conflicto Si estos augurios se confirman ó no, es cosa del día estaría con Echegaray; pues ape- que el tiempo ha de demostrar. Entretanto, nas hay cosa más averiguada en España, conviene esperar el desarrollo de los hechos, que mientras no se cambien radicalmente que no han de faltar, seguramente, en el pelos modelos de la organización militar de ríodo parlamentario recientemente inaugurado. Y como final de esta impresión, recogeremar y tierra, cuanto dinero le echen en ellos, será como si se echase á una sima mos una frase que oímos ayer y que luego fue insondable. Pero el parecer de todos no muy comentada entre los que de ella tuvieron conocimiento. tiene voz ni voto oficiales ni oficiosos siPasaba por el salón de conferencias del Conquiera; y el parecer de los primates es de greso un diputado liberal, no precisamente de temer que dé pretexto y realmente mo- la fracción monterista, y que desde hace tiemtivo al Si. Echegaray para lavarse las po tiene un padecimiento en un pie. ¿Cómo está V. E. -le preguntaron algumanos y volver á su cosecha de laureles nos amigos suyos. literarios y científicos. -Ya lo ven ustedes- -contestó el interpcli ¡Oh, si votasen los hambrientos de Andalucía y de Aragón, los emigi ntes do, -cojeando, pero... no tanto como el Gobierno. del Noroeste y todos los que en España Entre sonrisas un tanto maliciosas y comencarecen dal debido y humano sustento tarios más ó menos acerados, se disolvió el físico é intelectual! ¡Cómo protestarían grupo. Germán Gamazo, que en agria discusión con el general Cassolaen el Congreso, me dispensó el honor de proclamarme urbt U ellos, que son legión, de esos trajes de etiqueta de 16.000 toneladas, y de esos cañones de tiro rápido que tenían disfraz irrisorio sobre el esqueleto nacional! Pero ya que ellos no hablan, ni pueden hablar, á Dios gracias habla por ellos el español más ilustre entre los vivos. Reciba él mi más efusiva enhorabuena, y para que valga algo me atrevo á enviarle otra de ultra- tumba, una que en sus muchas victorias literarias no le faltó jamás, y siempre fue para él grata entre las más gratas: la de Clarín. JBNARO ALAS DE PALACIO udiencias. Ayer fueron recibidos en audiencia por S. M la Reina el ministro plenipotenciario de Suecia y Noruega, M r Sager y su esposa. Qaseo vegio. El Rey fue ayer por la mañana en automóvil con el infante D Carlos y el príncipe de Baviera á los pueblos donde maniobraban las tropas. Por la tarde volvieron á salir en automóvil, dirigiéndose á la venta de la Rubia, donde á la sazón hay también fuerzas del Ejército. Poco después de las seis regresaron á caballo al regio Alcázar. p 1 viaje á Berlín. Con S. M el Rey irán á Berlín el duque de Sotomayor, el marqués de la Mina, el general Bascaran, el capitán de navio Sr. Balseiro y el coronel de Estado Mayor Sr. Jordana. EDUARDO H A H N DESPUÉS DE LA TORMENTA TT esvanecida la polvareda que en el campo político había levantado la batalla sostelT e una información relativa á la cues- nida alrededor de la cuestión de los presupuestos; terminado el y venir personajes de tión del día- -conflicto entre el su- primera y segundaircategoría, de más tranquilos y perávit y los aumentos de presupuestos los ánimos, se comprobó una vez más, porque en Guerra y Marina, -y que parece au- es cosa que nunca falla, la verdad del adagio téntica, tomo las siguientes declaraciones que asegura oue tras de la tempestad viene la del ilustre ministro de Hacienda: Creo calma. que aumentar los gastos sin previa reorEl día político se presentó ayer tranquilo y ganización de servicios, es tirar el dine- despejado, sin que se viera en las alturas ninro, gastarlo sin utilidad; se volvería a dé- guna nube y sin que soplase la más pequeña ficit sin que ganara cosa alguna la eficacia ráfaga de aire. Pero, y esta es la triste realidad de! as code los servicios sas, hay que confesar que no todo el mundo Muchos años hacía que no había teni- estaba muy confiado en que esta tranquilidad do ningún correligionario de hecho en el sea muy duradera, ni estaba seguro de que tan ministerio de Hacienda, aunque algunos dulce placidez fuera de una larga duración. de boquilla. Uno tuve, y sólo uno: don Continuaron, como es de rigor en tales ca- CON ECHEGARAY EL PORVENIR SERA BRILLANTE T e s d e que supe que éstas fueron las últimas palabras pronunciadas por el inolvidable y queridísimo amigo Navarro y Ledesma horas antes de morir, no he dejado de pensar en él y en ellas. En él, porque aquella voluntad firmí sima merecía detenido estudio, y además porque esa frase simboliza lo que pu ¿de ser algún día la patria querida.