Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. SÁBADO 14 DE OCTUBRE DE JQO 5. PAG. 10 Quizá en la reapertura de las Cámaras el presidente derConsejo, M r Rouvier, dé alguna explicación; pero esto no es seguro ni mucho menos. n Londres. Londres, 3, 2 í. El embajador de Francia, M r Cambon, estuvo ayer en el Toreing Office, donde sostuvo larguísimas conversaciones con algunos altos funcionarios. Como es natural, se ignora el asunto de estas conferencias, aun cuando se sospecha que deben de estar directamente relacionadas con las revelaciones atribuidas á Delcassé por Le Malin. Los periódicos de la mañana atribuyen al Sr. Fernández Latorre unas cosas que seguramente éste no dijo. No creo que las dijera. Y entre los que escuchaban estas palabras del ministro de la Gobernación se encontraba el subsecretario, que estaba bien cierto de haber dicho, delante de ocho ó diez periodistas, las frases que todos los periódicos de la mañana recogieron. E! ministro y e! subsecretario. TJ ealmente, y en último término, el Sr. Fer nández Latorre no dijo nada nuevo ni nada que no estuviera en el ambiente político. Así, pues, no debe el Gobierno reconocerle tan culpable, ni merecía la repulsa que en público le dirigió su jefe inmediato. lín dato muy interesante para juzgar la situación política era el de que el ministro de Fomento había suspendido el viaje que para ayer tenía anunciado al Canal de Aragón. El Consejo de! a crisis. erca de las cuatro se supo que los ministros habían recibido citación para celebrar Consejo en la Presidencia á las cuatro y media, noticia que aumentó la expectación, porque estaba en completa contraposición con lo manifestado por algunos individuos del Gobierno, y aun por el mismo Sr. Montero Ríos. Aquéllos y éste habían negado poco antes que se pensara en la celebración de tal Consejo, y añadían que no se podía precisar cuándo se verificaría la reunión. Ya entonces se había logrado hacer alguna luz entre las sombras en que se agitaba la cuestión, y se sabía que todo el Gobierno se había colocado al lado del criterio mantenido por el Sr. Echegaray, enfrente del cual aparecía únicamente el Sr. Villanueva, fuerte en sostener la necesidad de conceder los aumentos consignados en el presupuesto de Marina. No faltó tampoco persona íntima del Gobierno que diera á conocer la decisión del señor Montero Ríos de impedir á toda costa la dimisión del Sr. Echegaray, por juzgarla fatal para la situación en estos momentos. Con tales antecedentes cambió por completo la pista de los que seguían desde cerca la incubación de la crisis, y se tuvo por segura la dimisión de! ministro de Marina. Ei Sr. Echegaray. ip s Preciso advertir que el ministro de Ka cienda, á pesar de contar con el apoyo de sus compañeros de Gobierno, tampoco se mostraba muy propicio á continuar en el puesto que desempeña, y tanto es así, que no se recató para decir á los periodistas que le visitaron, que estaba dispuesto á presentar la dimisión, faltando únicamente trasladar ésta del borrador en que la tenía redactada, al papel en que debía enviarla al presidente de! Consejo. Y como causa de tal resolución, repitió las manifestaciones tantas veces hechas de que no podía consentir de ningún modo que hallándose él al frente de la Hacienda española resurgiese en los presupuestos el déficit, que tanto ha perjudicado á nuestro país en el crédito de los extranjeros. Y se negó á añadir nada mas. Realmente el Consejo fue laborioso y dedicado casi por completo á convencer al ministro de Marina de la inoportunidad de una crisis en los actuales momentos, cuando no hace más que dos días que se han reunido las Cortes y cuando existe la necesidad imperiosa de confeccionar cuanto antes y aprobar en breve plazo un presupuesto, sea el que sea, para leaalizar la situación económica. Reconoció el Sr. Montero Rios la justicia con que se pide para el presupuesto de Marina el aumento consignado por el Sr. Villanueva, pero como quiera que estas cantidades, y otras necesarias en varios departamentos, tienen que obedecer á un plan general, imposible de poner en práctica ahora, por la premura del tiempo, prometió que en el presupueste que en Mayo ha de leerse ante las Cortes podrán ser atendidos estos gastos. En último término, y este parece que fue e argumento decisivo, más adelante queda el rec rso, si tan urgentes son las aludidas atenciones, de solicitar del Parlamento la concesión de créditos extraordinarios. No seguiremos recogiendo más detalles de Consejo. Basta con decir que el Sr. Viüanueva se convenció. Entonces se hizo un examen general de los presupuestos, y se convino la cifra del de gas tos. Esta cifra es de cj 65 millones de pesetas. El criterio del Sr. Echegaray ha prevalecido. El ministro de la Guerra no asistió al Consejo, por tener precisión de ir á su posesiói de Villatobas, para donde salió anoche. El de Fomento anunció que hoy emprenderá su viaje para visitar el cana! de Aragón. I erminamos esta información diciendo que la impresión general, al conocerse el resultado del Consejo, fue de sorpresa, porque realmente, para llegar á esta solución, podían haberse evitado algunos ministros los desplantes que han dado lugar á tantos cabildeos, tanto revuelo y tanta marejada. Y esta impresión puede ser recogida imparcialmente por nosotros, porque no somos, ciertamente, de los que se pasan la vida en el empeño de conseguir que rabie el perro. E Agitación política. C errábamos ayer nuestra edición de Madrid recogiendo las importantes manifestaciones que el subsecretario de la Gobernación había hecho la noche anterior ante los periodistas que á aquel Centro acuden, manifestaciones que produjeron gran revuelo entre los que ¡as conocieron, y que fueron generalmente interpretadas como la confirmación de que el ministro de Hacienda había dimitido, ó, por lo menos, estaba decidido á hacerlo en breve plazo. Desdi bien temprano, la palabra crisis circulaba ayer entre la gente política, abriéndose gran camino la creencia de que el Gobierno estaba en una situación anómala. Se daba como cierto que la noche anterior se había celebrado en casa del Sr. Montero Ríos una reunión á cencerros tapados, á la cual concurrieron todos los ministros, excepto el de Hacienda. Claro es que los pocos individuos del Gobierno que se mostraban asequibles á los periodistas, ponían verdadero empeño en afirmar que nada extraordinario ocurría en el seno del Gobierno. El presidente del Consejo recibió por la mañana Ja visita de los ministros de Marina, Guerra é instrucción pública, y se cree que la de algunos más, visitas relacionadas con la situación del Gobierno. Después el Sr. Montero Ríos salió de su domicilio, dirigiéndose al del Sr. Echegaray. Este no estuvo en toda la mañana en su despacho oficial, interpretándose esta ausencia como síntoma evidente de que se consideraba como ministro dimisionario. Todos invisibles. si, en esta situación, y en medio de una expectación genera! llegaron las primeras horas de la tarde sin que fuera posible desvanecer Sa nebulosa que alrededor de! a situación del Gobierno se había formado, y sin que hubiera medio de adquirir datos concretos, porque, como decimos más arriba, los ministros huían la presencia de los reporlers, y el Presidente, que había salido de su casa, había ¡do á su despacho de la calle de Alcalá. En el Congreso. p l Congreso presentaba antes de las dos y J media el aspecto délos días en que se esperan aconte- cimientos y en que se sospecha que de un momento á otro puede descubrirse la incógnita que se viene persiguiendo desde hace días. La llegada de los ministros era esperada con curiosidad extremada. A las tres entraron en ia Cámara los ministros de Fomento y de la Gobernación, y ante un numeroso grupo de periodistas y diputados que á su alrededor se formó inmediatamente, hicieron protestas de que la situación del Gobierno era excelente, sin que nada anormal ocurriese. El Sv. García Prieto añadió algo mas, y I fue lo siguiente: CRISIS OBRERA EN ALEMANIA TTier n, 3 3, 2 í. Aumenta la agitación obrera en los distritos textiles. Hoy se decidirá en definitiva si se cierran, los talleres ó se aplaza el cierre para el día zj de! corriente. El movimiento afecta á 340.000 telares y 5o.000 obreros. El sindicato de patronos Domadores de Dresde, que da ocupación á 5.000 operarios, ha decidido cerrar sus talleres el próximo día 28. A LA FIRMA DEL REY Tomento. Rea! decreto declarando de utilidad pública los trabajos proyectados para h repoblación de montes en las dunas de Guar damar (Alicante) Otro disponiendo que en lo sucesivo las carreteras que se construyan tengan de ancho el que corresponde á las de tercer orden. Otro modificando el artículo 79 del Reglamento interior de Bolsas de Comercio. Otro disponiendo que en todo Ayuntamiento que tenga 750 habitantes ó más, se establezca un campo de demostración agrícola. Instrucción Pública. Real decreto concediendo a! Ayuntamiento de Liérganes (Santander) una subvención para construir un edíficic con destino á escuela en el pueblo de Parares Otro concediendo á D Manuel Blanco, Aquí no ha pasado nada. C l Consejo empezó á las cuatro y media y terminó á las siete y cuarto. Los ministros se apresuraron á decir que el conflicto estaba solucionado, habiéndose llegado á un acuerdo respecto de la cifra total de gastos. El Sr. Villanueva permaneció conferenciando durante un rato con el jefe del Gobierno, y ambos salieron juntos, separándose en el portal para ocupar cada uno su coche. No presentaba el Sr. Viüanueva un aspecto muy risueño cuando le preguntamos algunos pormenores de lo ocurrido en el Consejo. -No ha sucedido nada- -dijo- -sino que se ha examinado todo el presupuesto y, al fin, estamos todos de acuerdo. nmmnmiTnnilimi II I i