Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES i3 DE OCTUBRE DE igoS. PAG. 4 Y aquí entra la parte filosófica de ríüéslrá crónica, que ios espíritus frivolos pueden r e p ü t a i p o r JiVianá. ¿Qiié es la elegancia? ¿E n qué consiste este algo inapreciable? U n homb r e vulgar afirmaría desde luego que la elegancia estriba en un tiraje elegante; según esto la elegancia se puede adquirir en un momento p o r cualquier advenedizo en una buena sastrería. Y no hay nada más falso. L a elegancia no es sólo el t r a j e r e s una perfecta y espontánea sincronía; isntre el indumento, el gesto los movimientos, la mianera de andar, las inflexiones de la voz. Spencer ha escrito sobre las maneras atinadas cosas, y el maestro Giner ha parafraseado su doctrina en páginas discretísimas. N o e s sólo, no, la ropa; el día de la apertura del Parlamento, unos jóvenes diputados, un poco inexpertos, se sentaron cohibidos, de medio lado, con las manos sobre los muslos, en unos sillones colocados en el hemiciclo. Esto ¿diputados, novicios iban bien vestidos, y no eran elegantes por esta falta de naturalidad, de confianza y de desenvoltura. Y después, cuando se tiene el don innato del gesto simple y espontáneo; cuando se posee el dominio de esta espontaneidad, estemos donde estemos, en un palacio ó en una zahúrda, es preciso no perder de vista que la indumentaria ha de estar á t o n o con tal simplicidad. H a y tanta afectación- -decía La Bruyére; -hay tanta afectación en huir de la moda como en extremarla L o s que se esfuerzan en. mostrar r i queza en su atavío no son nunca elegantes; el lujo no es jamás ¡a elegancia. Stendhal nos refiere en sus Memorias de un íurisía, que en cierta ocasión encontró un atildado caballero que le dio la fórmula exacta d e la elegancia. El verdadero elegante- -le dijo este desconocido á Stendhal; -el verdader o elegante será aquél respecto del cual, habiendo acabado de salir de un salón, nadie sepa decir cómo iba vestido Yo brindo esta receta, transmitida por el gran psicólogo, maestro también en el vestir, al correcto gentleman Luis M o r ó t e y al sin par amigo S r J u n o y AZORIN Algunos nombres de esta lista hacen suponer que Arana se decide por fin á darnos esencia vagijeriana, y ahí están Bórgatti, Amelia Pinto y Josefina Sins, muy biienós intérpretes de la Tetralogía. Se asegura que tendremos, p o r lo menos, Sigpedó, y como o b r a nueva La dannaiiori de Vauú. ¡Allá veredes! Respecto á El barbero de Sevilla, ópera que se cantará en la función de gala, también se confirmó lo que le dije: que la Barrientes no la cantai- á; en su lugar viene Regina Pacini. P a r a el público, sobre t o d o para los viejos, será ese Barbero una confortable oleada de juventud, Regina Pacini, Baldelli, Battistini... N o han faltado más que Uetam y M a s s i n i e n este reparto para que la ilusión fuese absoluta. E n su puesto, Alraaviva estará muy dignamente representado p o r nuestro Constantino, que acaba de obtener en esta misma obra grandes éxitos en París y en L o n d r e s ¿Y La Dolores? -S e pensó, según dicen, en dar para la función de gala la ópera de Bretón, p e r o parece que dificultades de tiempo y reparto lo han impedido. -Sigo creyendo que, la interpretación de una ópera, Pro efa, Jlida ó Lohengrin, por artistas españoles, hubiese sido mejor programa para dar á conocer á nuestros cantantes, p o r que supongo que Arana no tendrá la preteñción de descubrir á M r Loubet, artistas como la Pacini, Baldelli y B. att ¡st ¡ni, que l e son tan familiares. -E n fin, menos mal que para que se forme una idea de lo nuestro, le obsequiaremos con una corrida de ¡ocho Castellones! y una juerguecita flamenca. FLORIPOR DE PALACIO i r ¿caza. Su Majestad ¿1 Rey pasó ayeír fa ¿ftrtíf cazando en E l P a r d o con lós señores conde del P u e r t o marqués de Viana, c o n d e d e S a n Román, y los S r e s Urzáiz (D l s i d o r o y d o c t o r Alabern. L o s expedicionarios se trasladaron a i Real Sitio en los automóviles del Rey y deJ i a y. C és de Viana. A udiencia, Ayer estuvo en Palacio y ofrecsó sus respetos al Rey el general Blanco, mar és de Peña Plata, Í; T e paseo. La Reina, la infanta M a r í a Teresa y el príncipe de Baviera, pasearon ayer p o r fa Casa de C a m p o ejoría. El duque de Yistahermosa experiment ó ayer tarde una ligera mejoría dentro de la gravedad de su estado. a r g o s palatinos. Ayer circuló el r u m o r y sólo á fítulO de tal lo recojeraos, de que el marqués de íá M i n a sustituirá al duque de SótomayoT en la mayordomía de Palacio, pasando á ocupar el puesto de aquél el marqués de H o y o s T a m bién se dijo q u e el teniente coronel de Artillería, S r L o r i g a pasará p o r enfermo á desem- penar o t r o c a r g o INFORMACIÓN D E MARINA jM orabramientos. Comandante deMarina de Pontevedra el capitán de fragata D Gabriel Cu- r- ryo y ILoureir o d é l a provincia, marítima de T a r r a g o n a el capitán de fragata D F e d e r i c o Compañó; ayudante de marina de Zumaya, el teniente de íia ío D F r a n c i s c o M o r e n o y Eliza; el teniente de navio D Gonzalo de la Puente, ayudanta perT sonal del vicealmirante D José Guzmán; p r o movido al empleo de alférez de navio. D J u lio Suances y Carpegna; jefe de clínica del Hospital de San Carlos, el médico mayor d o n A n t o n i o Jiménez y García; ascendido á p r i mer coridestable D Valentín Pinera, concedida mención honorífica al primer teniente de Infantería d e M a r i n a D j ó s e de la G u a r d i a p o r su obra Cartera para el oficiaí de guardia de Infantería. p n vista de la necesidad de compettsar la falta de oficiales del C u e r p o de Artóllería de la A r m a d a se ha dispuesto- p o r Ja Inspección general q u e los oficiales de Infantería de M a r i n a puedan ocupar, en concepto de agregados al C u e r p o d e Artillería, los destinos indicados en la Real orden de i 5 d e Julio éltimo. ACETILLA RIMADA. COPLAS DEL VIERNES T a n vehemente es, la nianía de pintar y revocar t o d o! o viejo y manchado que tiene la capital, que antes que venga Loubet dicerí que le van á dar á don Valeriano Weyler una lechada de cal. El problema de lá tisis le acaí) a de resolver el sabio profesor Behring con notable sencillez. N o hay más que hallar el principio que él denomifia T C experimentando in vitro y consiguiendo á la vez que las células del hombre se impregnen con otra T que formando la T X. permita al punto obtener las dos substancias solubles T G. L. y T U B Aún quedará otra substancia no tóxica, que después de aislada, da el resibaciíus; principio que con T C consigue que n o se ablande el tubérculo y también que se forme la famosa granulación de Laécnnec... C o m o observan los lectores la cosa no puede ser ni más fácil, ni más clara... ¡Yo la he entendido muy bien! P r o n t o se verá la causa de Aldije y M u ñ o z Lopera; pide tres penas de muerte para cada u n o la Audiencia. M a s se juzga muy posible, si. trabajan las defensas, que consigan el indulto p o r Ib menos de dos de ellas Luis DE T A P I A MENTÍ DERO TEATRAL 1 A LISTA- Caramba, y qué ganas G R A N D E tenía de, echarle la vista encima, mi noble amigo! ¿Q u é ocurre? -H o m b r e para felicitarle, ¿No ha leído usted la lista del Real? A h sí! ¡La misma, exactamente la misma, que le dije el día 5 de Julio, salvo dos ó tres nombres que en nada afectan á lo que entonces tuve el g u s t o de anunciarle en A B C! -P u e s p o r eso, p o r lo excelente de sus informes y porque hace cuatro meses que estábamos en el secreto, le doy mi enhorabuena. -H a g o memoria perfectamente. Decíamos ayer que estaban contratados los tenores B o r gatt! Bassi, Bonci, Paoli, Viñas y Zeni. D e Izquierdo, que ahora figura en lista, no teníamos la menor, idea. Contraltos: digimos que vendrían la Dalhander, la T o r r e t t a y la Parsi p o r unas funciones. Arana no declara más que las dos primeras y nos ofrece otra muy famosa, en ajuste. Barítonos: Según nuestra cuenta, Sanmarco y Pacini; Ai- ana añade Blanchart y Cabello. S o p r a n o s Además de la Giachetti, Pasíni, D A r n e i r o y García Rubio, figuran Amelia P) nto- -hoy el nombre más en juego en todos los buenos teatros de ópera italiana, -Boninsegna y Sins. Bajos: Rossatto, V e r d a g u e r y en sustitución de nuestro candidato Walter, M a n s n e t o Directores: El maestro Vítale y Tolosa, con arreglo á nuestro figurín, y el persona! subalt e r n o el de siempre. TRIBUNALES E L M O N T E A U n día del pasado inL A S S A L E S A S vierno llevaron d o s pastores su ganado á un campo que pertenecía á Donato Sebastián, vecino de E l JVtolar. J g noramos si aquellos tenían la costumbre d e apacentar sus corderos en aquel sitio ó entrar o n p o r casualidad el día referido, aunque p o r lo que ocurrió puede sospecharse cjue o era aquella la primera vez que pasaban por terreno acotado; pu, es es ¡o cierto q u e hallándose en la propiedad de D o n a t o se presentó éste ante los pastores, y con frases muy duras, y profiriendo gi- aves amenazas, les obligó á retirarse. U n o de ellos, el zagal, protestó, sin embargo, de los insultos que sé le dirigían, y en forma también violenta contestó al dueño del t e r r e n o L a cuestión sé fué agriando, y al pasar de las palabras á ios hechos. F r u t o s de la M o r e n a el p a s t o r hoy procesado, salió en defensa de su compa- i. D r- iniwi, itniiiririniT 3 TiimiirininiiijiiHI iM iiir! lInni! riínr! llI