Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fijAÑO TRES. NUMERO 273. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA SEMADRID, 10 DE O C T U B R E DE 1905, NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. condición algunas pruebas, es un papel poco airoso el que se hace allí e ft todas las naciones, ¡hasta en la nuestra! Bastantes ejemplos hemos tenido de esto para que no hayamos aprendido algo. La ocasión de presentarse un presidente del Consejo de ministros ante una mayoría parlamentaria por primera: vez, es solemne y decisiva para la prueba á que s ha hecho referencia. La mayoría se encuentra sin el enemigo al frente, mas en los linderos del terreno donde se ha de librar la batalla. No siente el ardimiento que la vista del adversario provoca; su ánimo se halla más tranquilo; por lo mismo examina y juzga mejor á su general. La disciplina podrá sellar sus labios, pero no obscurecer su criterio. Cuanto observe y cuanto penetre confortará su espíritu ó lo hará desmayar. Y en víspera del combate, el estado de ánimo es decisivo para la derrota ó para el triunfo. Por su discurso se habrá de medir, como con un metro, el concepto que la mayoría merece al Sr. Montero Ríos. La sinceridad que se tribute corresponderá á la lealtad que se espere; el vigor de las líneas de gobierno, á la suma de voluntad que se solicite; la precisión de los rasgos, á la seguridad en la obra; la corrección de los propósitos, á la confianza en el éxito. Siguiendo palabra por palabra el discurso no se irá á ninguna parte para formar juicio; tomándolo con clave se podrá leer en él como lee un músico en el pentagrama. Esta sinfonía nos dará idea de la ópera. presa de la Plaza de Toros no se llama Miembro, sino Andana, y así sucesivamente; hechos todos que han obligado al presidente á dejar el sillón para que otro talle, aunque la gente se conformaría con que se limitase á cortar. Pero por lo sano. Hubo brillante desfile de tropas en Carabanchel con gran concurrencia de público curioso, y lucido desfile por las. redacciones de los periódicos de guardias municipales cesantes, que lamentaban su mala sombra por deber la cesantía á haber contraído deudas. ¡Cesantes por tramposos el día mismo en que el presidente de la Diputación declara que el Municipio es un tramposo de marca mayor! Ironías de la vida... municipal! Se exhibieron por todas partes los altos policías que París ha enviado á guisa de vanguardia del cortejo presidencia! y dicen los que les acompañaron que se hicieron lenguas de las bellezas y encantos de Madrid. Si se quiere mayor galantería y benevolencia más exagerada venga Dips y dígalo. A menos que no hayan visto ni deban ver más que los sitios y calles que ha de visitar Loubet. Novedades políticas no las hubo, pero sí mucha animación, precursora indudablemente de las reuniones parlamentarias que comenzarán hoy; hoy, día también de sorteo de la Lotería Nacional. ¡La suerte, quién quiere la suertel Sale hoy. AEMECE lamentarios parece estar el prólogo de la legislatura, la sinfonía déla ópera; por esta causa son naturalísimos el interés y la curiosidad. Lo que de nuevo tiene la actual situación política por la personalidad que la preside, hace prólogo y sinfonía más necesarios. A pesar de ello, nadie se forja ilusiones; á cada cual se le antoja haber oído ya alguna vez el discurso preparatorio del jefe del Gobierno á la mayoría. 1 ¡Fenómeno singular! Pass el Sr. Montero Ríos por ser acaso el político de más intención y mayores repliegues de espíritu entre los que mejor descuellan merced á esas facultades. Pero esas condiciones se le reconocen y diputan en el manejo y dirección de los hechos inmediatos, secundarios, menudos; nunca en los grandes, comprensivos, trascendentales, que exijen ser observados y dominados desde la altura. Del Sr. Montero se puede decir, con más exactitud que se dijo de otro personaje, que conoce el valor de un minuto y desconoce el de vn año. En aquello que de cerca le toca y excita su voluntad, concentra su inteligencia de manera que halla ua fondo inagotable de recursos para burlar á unos, alucinar á otros y servirse de todos conforme á sus deseos. En lo extenso, en lo MANUEL TROYANO dilatado, en, lo que reclama la amplia mirada del estadista, no abarca sino lo vulgar, lo que se halla al alcance de cualquiera. Así su pensamiento en ese o hubo ayer, como se espei- aba, nuecampo ni atrae, ni ofusca, ni fascina, ni vo programa de itinerario, festepuede burlar á nadie, ni para nada puede jos, etc. con motivo de la visita de mon servir. sieur Loubet; pero sí hubo noticia de quiLa muestra más expresiva de esto la los publicados- -ciento y ¡a madre- -no dio ya el excelentísimo señor con su Ma- eran los definitivos, cosa que ya nos tenifiesto- programa. A nadie cautivó. En níamos tragada y que nos atrevimos á proesta clásica tierra del verbalismo, donde fetizar, aunque nadie es profeta en su tielas palabras lo cubren todo y donde sólo rra. Con esto y con que los arcos monulas más rudas experiencias nos van ense- mentales de dos columnitas y una guirñando con sobrada lentitud á ver los he- nalda, las deslumbradoras iluminaciones chos á través de las frases, las de aquel de estearina y demás acontecimientos cadocumento oficial estaban tejidas de tal llejeros resulten festejos de feria ó de manera que todo el mundo percibió al centenario del Quijote, como ya se susutravés de su urdimbre el vacío, cual si lo rra por ahí, éxito completo. mirara por tela de cedazo. La Diputación provincial celebró inteA los ojos de la generalidad de la resante sesión para que su presidente digente se presentará el mismo vacío en el jese: ahí queda eso aderezando la fraanunciado discurso, si no se le llena con se con razonadas consideraciones sobre ¡o alguna cosa más que con vocablos. Para inútil que es pretender hacer nada bueno, tales rellenos no acuda D. Eugenio en consideraciones que aunque ñolas hubieestas alturas ai antiguo repertorio. Diga se expuesto el señor marqués de 1 baalgo de substancia, de enjundia, que es rra, se las sabía de corrido todo el munlo que hoy la opinión pids. Se puede en do. El Ayuntamiento, Cherubini de la cualquier país, y más en el nuestro, llegar villa y corte, no paga; los pueblos de la á la cumbre del Gobierno sin ser hombre provincia, no obstante ser geográficamende Estado; pero sin dar de la excelsa te madrileños, se hacen los suecos; la em- SINFONÍA. En las reuniones LA vias de los diversos elementos prepar- MADRID AL DÍA JjEClíERDOS. Uno de los Embajadores más notables que Francia ha tenido en España es el conde de Bresson, que presentó sus credenciales á S. M. la Reina Doña Isabel 11 el 11 de Diciembre de 1843. Era un diplomático de carrera que había servido á. su patria en América. Fue secretario con Xalleyrand en Londres, ministro en Hannover y en Baviera, habiendo contribuido mucho con el apoyo del rey de Prusia á la boda de! duque de Orleans. El rey Luis Felipe y su presidente del Consejo le habían elegido para que sostuviera la preponderancia de Francia en las cuestiones internacionales que suscitaban los proyectos matrimoniales de la Reina de España y de su hermana la infanta doña Luisa Fernanda. El conde de Bresson y su esposa, que era una dama distinguidísima y de gran talento, se instalaron en Madrid con gran aparato, haciendo de la Embajada de Francia una residencia verdaderamente suntuosa. En la Corte fueron los dos esposos acogidos con mucho afecto, y la reina Isabel fue madrina de un niño que la condesa de Bresson dio á luz en 1845 y que fue solemnemente bautizado en la capilla del Real Palacio.