Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A tí C. DOMINGO 8 PE OCTUBRE DE 19 PAG. 3 HABLANDO CON SÁNCHEZ ROMÁN 1 os asuntos de Marruecos. El número de la P ¡tte Gironde, llegado ayer á Madrid, publica una extensa interviú celebrada por uno de sus redactores con el ministro de Estado español el lunes pasado. Tratábase en ella ampliamente de la intervención que España había de tener en la próxima Conferencia de Marruecos y de la consideración particular que á nuestro Gobierno había merecido el último acuerdo franco- alemán, y quisimos comprobar personalmente si dichas declaraciones eran ciertas. El Sr. Sánchez Román nos manifestó que estaba conforme en todas sus partes con lo publicado en el periódico de Burdeos, y que sólo tenia que añadir algunas aclaraciones relativas ¡a sucesos que habían ocurrido después. j- -No hay que alarmarse- -añadió; -me re- fiero exclusivamente á la notificación posterior del acuerdo, del cual se me ha dado conocimiento por una nota que he recibido de Alemania. -Y el Gobierno francés, ¿no ha enviado la notificación? -Todavía no; pero como se trata de una formalidad de mero tramite, lo hará tan pronto como se halle en Madrid el encargado de Negocios, que ahora está ausente. Por lo demás- -repuso, -estoy de acuerdo en absoluto con lo tratado por dichos Gobiernos, especialmente por haberse realizado dentro de la más perfecta cordialidad de relaciones, que es lo que á todos nos interesa. ¿Es cierto, señor ministro, lo manifestada por algunos periódicos extranjeros, que aseguran que el lugar de la Conferencia será Madrid en vez de Algeciras? -Nada más apartado de la realidad; conviene que se celebre en Algeciras, no sólo por existir el precedente de la última Conferencia de Marruecos de 1880, que también se verificó en territorio español, sino porque siendo Algeciras el lugar designado, los delegados trabajarán más cómodamente y con mayor rapidez en un lugar inmediato á Marruecos; en dos horas ó dos horas y media, á más tardar, puede hacerse el viaje desde Algeciras á Tánger, y cualquier duda ó dificultad que pudiera surgir, sería rápidamente aclarada. ¿Se aprovechará el próximo viaje del presidente de la República para tratar algún punto entablar alguna negociación entre España y Francia relacionada con la cuestión de Marruecos? -Comprenda usted que, apaite de la natural discreción, la más elemental noción del patriotismo vedaría á ambas partes, que tal visita meramente de cortesía y que ha de consagrar la cordialidad de relaciones que entre am bos países existe, fuese aprovechada por una á otra parte para ventilar asuntos de todo punto independientes y ajenos á dicha visita. Los deseos de España serán expresados en Algeciras por representantes del mismo modo ue los extranjeros expresarán los suyos. lo que se diga ahora acerca de ello es completamente prematuro. ¿Ha recibido España invitación para asistir á la Conferencia internacional de La Haya? -No solamente se ha recibido sino que ya ha sido contestada, aceptando desde luego, pues España no puede menos de marchar de acuerdo en el concierto internacional, en su deseo de procurar la paz y la armonía entre los demás países. Estas fueron las últimas palabras del ministro, que estos días se encuentra atareadisimo, no sólo con la confección de los presupuestos de su departamento, sino ultimando los preparativos para el recibimiento de Mr. Loubet. LA SEMANA FINANC 1 HRA C n pocas palabras se puede hacer el resumen de lo acaecido en los mercados durante la semana pasada. Todos los valores han bajado, menos las acciones de ferrocarriles españoles, que han subido, impresionadas por el rápido descenso de los francos. En Madrid, el Interior, con su cupón de Octubre cortado, y el Amortizable, han cotizado, respectivamente, á 78,40 y 98,60; las acciones del Bmco han perdido seis enteros en pocos días, y valen 424; las acciones de la Arrendataria de Tabacos han bajado 17 enteros en quince días, y cotizan 378. Esta nueva baja de los Tabacos obedece á razones expuestas ya en estas columnas, á los malos resultados de la recaudación; la baja de las acciones del B? nco se debe á la idea, quizá errónea, de que el descenso de los francos disminuirá considerablemente los beneficies que de los cambios altos sacaba nuestro primer establecimiento de crédito. La baja de las acciones de estas dos Sociedades tan importantes ha influido en la cotización de los valores del Estado, en el Interior y en el Amortizable. En París todo ha bajado también: el Exterior, después de cortado su cupón, vale 93.20; la renta francesa cotiza 99,65; el turco, 90.97; íl Ríotinto, 16,70. Estamos en ese período de liquidación de que hablábamos hace ocho días y que suele venir después de una guerra. Es preciso exceptuar d; la general tendencia las acciones de nuestras lineas ferroviarias que tienen un mercado muy animado y suben á medida que el cambio baja: los Nortes cotizan á 180 y los Zaragozas á 3 i 5 ¡Unos quince francos de alza en pocos días! Las diferencias hai sido, por lo tanto, importantes durante la semana; pero lo más saliente ha sido el descenso de los francos. Valían 3o,5o hace ocho días; el lunes tuvo el señor Echegaray una larga conferencia con una comisión del Banco de España, presidida por el Sr. Capdepón, sobre las medidas que se pueden adoptar para conseguir la nivelación de los cambios; el martes cotizaban los francos á 29,30; el Sr. Echegaray ha hecho declaraciones acerca de lo urgente que le parece emprender la solución del problema; ha manifestado además que no le parece muy difícil conseguir la baja; el miércoles no realizan ya los francos más que 28,80; el jueves cotizaban á t r o s asuntos. 27. ¡Tres enteros y medio de baja en pocos Refiriéndonos á los últimos incidentes días, sin que se haya tomado ninguna medida! acaecidos con motivo de las rapiñas del moro Esto confirma una vez más, lo que hemos Valiente en las costas españolas, el Sr. Sánchez dicho muchas veces; y es que en esta cuestión Román nos manifestó que se había fantaseado del cambio, hay mucho de artificial; el mercado mucho acerca del citado asunto. oscila muy á menudo sin obedecer exclusiva- -En torno de ese moro- -añadió- -se ha mente á las leyes de la oferta y de la demanda, farjado una verdadera novela, y en cambio impresionado por razones de orden moral. Los s hechos nos han demostrado que se trataba mercados tienen confianza en las dotes intelecáe un suceso aislado é insignificante, afortunatuales y en la energía del Sr. Echegaray; ha damente depurado y solucionado ya. sido suficiente que el ministro de Hacienda- ¿Está ya fijada la fecha d; la visita que hablase de ocuparse seriamente de la cuestión, lará á nuestro Monarca el rey de Inglaterra? para que el cambio mejore. -Aún no hay nada decidido; la visita está casi acordada en principio, pero- aún no se I A BAJA D E L C A M B I O Aunque pasabe si se verificará en el mes de Enero ó du rezca inverosímil, existen en España parrante el verano; es cuestión á resolver y todo tidarios de los cambios altos. La baja de estos días ha demostrado la existencia ae dos tendencias contradictorias: la ae los industriales y exportadores, partidarios del síalu quo que empiezan á agitarse y á exponer argumentos en favor del alza de los francos y la de los economistas que han sido siempre defensores convencidos de la peseta. Los primeros emplean un argumento único, siempre el mismo, para convencernos de qu ¿á España le conviene que los cambios estéi altos. Dicen quí exportamos mucho mineral, mucha fruta, porque el cambio está alto; es una prima de protección á la industria y á la producción agrícola. Ven lo que exportamos y olvidan lo que importamos. Si el extranjero paoa en oro nuestros hierros y nuestras naranja en cambio, también en oro pagamos la maqunaria, muchas primeras materias, como el algodón, el petróleo, único alumbrado del pobre; el tabaco, un sin fin de mercancías que 1 J 1 producimos, y además los cupones de nuesti 1 deuda exterior. Si nos bastáramos á nosotros mismos, si no necesitáramos para nada del extranjero, tendría valor el argumento; pero, ¡necesitamos importar hasta trigo! A los productores que exportan y se lucran con el subido valor de los francos, ¿se les ha j ocurrido aumentar el precio de los jornales? I No. Los artículos de primera necesidad, in fluidos por el cambio, valen cada día más y los 1 salarios no han aumentado en la misma proporción. Ahora bien, un descenso rápido de los fran. eos puede ser un peligro para ciertos producj tos. Hay que conseguir la baja por etapas, sin 1 bruscas sacudidas que destruirían cálculos y í previsiones, base hoy día de muchas industrias. 1 Convendría marchar insensiblemente hacia la paz; una evolución es preferible á una revolución, pero esa evolución debe producirse, es urgente que empiece á iniciarse, si no queremos seguir arrastrando una vida lánguida y si deseamos vivir, económicamente, como los demás pueblos viven. TRIBUNALES A R l O S I N F O R M E S En el Tribuna! Supremo informaron ayer los señores Montero Villegas y Sánchez Arias, y después el Sr. Arimón para sostener un recurso de 1 ¿Audiencia de Cádiz por injurias. En la Sala primera del mismo Tribunal informó el Sr. Pérez Mínguez en la admisión de un recurso sobre sentencia de desahucio, y los Sres. Menéndez Pallaré y Maura (don Gabriel) discutiendo la propiedad de unos montes de Aragón. En la Sección segunda de la Audiencia iban á informar los Sres. Muñoz Rivero y López Muñoz, para defender á un fiel y dos aforadores de Consumos, acusados de un delito de exacción ilegal; pero el fiscal, después de la prueba, retiró la acusación contra los procesados. En la Audiencia hubo una vista por hmto de un mantón; pero el acto careció de interés. EN LA DIPUTACIÓN A yer se reunió la Diputación provincial para celebrar sesión bajo la presidencia del marqués de Ibarra. Pero á propuesta de éste y después de dedicar breves y sentidas frases de recuerdo al Sr. Pérez de Soto, se levantó la sesión en señal de duelo por el fallecimiento de este diputado. jpntierro. Ayer se efectuó el entierro del diputado provincial D. Ricardo Fernández Pérez de Soto. Al acto, que fue una manifestación de duelo, asistieron la Diputación en pleno con su presidente el marqués de Ibarra y maceros, el alcalde, el gobernador, muchos concejales y amigos particulares del finado.