Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 6 DE OCTUB- RE DE 1905. PAG. 4 ñas hemos llegado y nos sentimos bien. Los minutos y las horas pasan insensibles. ¿Qué dice este viejo reloj gemidor, este viejo amigo de la niñez, que está todavía en el rellano de la escalera? Dice que son las once: el momento de preparar el yantar meridiano es ya llegado. En este punto vamos hacia nuestra maleta y sacamos de ella los dos únicos libros que hemos traído de la ciudad; uno se titula La cocina ideal, otro lleva por título Golosinas. Los dos acaba de publicarlos la señora Martín. Yo os vuelvo á repetir que la señora Martín es nuestra amiga. Ella nos enseña cómo se hace el cocido castellano, el cocido andaluz, la olla podrida, el pote gallego, la escudella catalana, la sopa de ajo, la sopa de pan con almejas, el arroz seco casero. Esta es! a cocina ideal: un gastrónomo que ha comido en los más ricos hoteles, en las grandes casas, en el restaurant Riche, de París, ó en el Vienes- -de que el cronista guarda añoranzas- -vuelve, en el correr de los años, tras haber gustado de todos los pistajes y todas las mixturas, á estos platos primarios, sólidos, castizos, suculentos y sanos. Nosotros vamos preparándolos en esta casa nuestra. Y yo quiero haceros una advertencia: Juan Luis Vives dice en sus Diálogos latinos que los man. jares cocidos en vasija de metal saben mejor; mas una autoridad en la materia- -Delicado, en La lozana andaluza- -afirma rotundamente que nada hay tan exquisito como lo que se cuece en recipiente de barro y á fuego lento. Delicado, que de tantas cosas suculentas nos habla en su novela, tiene razón. Nosotros cocemos en peroles de loza nuestras viandas, sobre lumbre de leña que con nuestras propias manos atizamos. Y luego, á mediodía, cuando de bruces sobre el recio mantel vamos devorando la olla, ó el arroz, ó el cocido, sentimos que una honda y voluptuosa sensación de fuerza, de plenitud, de jovialidad y de iadulgencia llena nuestro cerebro. Yo os lo repito una tercera vez: la señora JHartiti es nuestra amiga. AZ 0 R 1 N LA SANGRÍA SUELTA Qiempre es la emigración una desventura nacional y pone de relieve que el estado de los pueblos emigrantes no es próspero. Nadie cambia por gusto una cruz por otra sin tener la esperanza de que el cambio le favorezca; los que se arrestan á buscar dichas en tierras lejanas no gozan en la propia de felicidades. Hay dos clases de emigración, y de ellas, aunque ambas son perjudiciales y PROVINCIAS CÓRDOBA. Recientemente se ha estrepositivamente son producto de factores idénticos, una, la voluntaria, es dolencia nado en el Teatro- Circo, por la compañía de Vega, de Thous y Cerda, que no debe ser atacada directamente; Venturade Pepe la zarzuelaLa casita blanca. música Serrano, mientras que la otra, la clandestina, sólo GANDÍA. En el de esta se remedia por la fuerza, por la violencia. población actuará unateatro Principal zarzuela compañía de En la actualidad, España padece estas dirigida por el primer actor D. Manuel Rodridos enfermedades, que en algunas ocasio- go y el maestro Javier Blasco. nes pueden producir la muerte, ya que GRANADA. En el teatro Isabel la Catóellas sean en sí un síntoma de decadencia. lica se ha cantado con muy buen éxito, por la La emigración voluntaria se halla jus- compañía Giovannini, la ópera Aida. tificada por multitud de razones. El homLORCA. La compañía de género chico bre falto de puesto en el banquete de la que dirige Valentín García, en vista del éxito vida, antes de desgarrarse de ésta, como alcanzado, ha abierto un nuevo abono por seis aconsejó el estoico cordobés, es bueno y funciones, en las que se pondrán en escena El es prudente que busque un sitial en otra contrabando, San Juan de Luz, La Macarena, La borracha, El barbero de Sevilla, mesa. En tal sentido ha dicho sin duda pueblo, El pelotón de los torpes y La El alma del Mulata. el Sr. Montero Ríos que el Gobierno MÁLAGA. En Vital Aza se han celebrase encuentra obligado á respetare! dere- do los beneficios de los directores Cava y maescho de los ciudadanos para trasladarse tro Guadón con las obras Congreso feminista, donde les convenga. Un liberal conven- La patraña del regimiento y El húsar de la cido no puede decir otra cosa, no puede guardia. hacer sino respetar las libertades individuales escritas en las leyes. Sin embargo, si de un modo directo el Estado no puede prohibir esta clase de emigración, indirectamente debe y puede menguar sus efectos tristísimos. Las causas remotas y próximas del recrudecimiento de este mal terrible de la emigración, al alcance de todos están; pérdida de cosechas, carestía de las subsistencias, pocas industrias y muchos brazos, y otras que no hace falta enunciar. Los remedios son bien conocidos: fomento de las obras públicas, suspensión de ejecuciones por débitos al fisco de fincas menores de dos hectáreas, talar las cargas del Estado para disminuir la cuantía de lo que aporta la masa social, disminución ó exención del impuesto de Consumos sobre ciertas especies... Sabidas, pues, las causas y conocidos los remedios, al Gobierno corresponde aplicarlos para impedir que la sangre española fluya por esa arteria rota. La otra clase de emigración, la clandestina, la que no nace de la voluntad, sino del engaño y de la perfidia; la que se logra de los desesperados, poniendo ante sus ojos espejuelos de venturas y de goces imaginarios; la que impulsa á los vacilantes á resolverse y abandonar una patria por ofrecimiento de felicidades aleatorias, que ss presentan como seguras; la emigración realizada no siguiendo cada emigrante el voto de su razón, no pesando y midiendo motivos, no por decisión libre, sino por consejo de los agiotistas de carne humana, de los que sin ley moral, sin conciencia, sin ideas elevadas, anteponen el krero- propio á todo derecho y á la misma caridad, esa emigración clandestina que avivan lossoliviantadores, los que contratan, más que á hombres, á recuas de ignorantes y casi de inconscientes, puede, y debe ser evitada sin contemplaciones de ningún género, sin vacilar, y el Gobierno, al poner en ello mano, cumplirá uno de sus deberes primordiales. El público salió muy satísfeeíió cíe ía interpretación de las obras. VALENCIA. Con La mazorca roja debutaron en el teatro Apolo el tenor Chaqués y el barítono Sr. Fernández. La Prensa de aquella capital celebra las facultades de ambos artistas. Después se representó Mal de amores, distinguiéndose notablemente Carmen Domingo y los Sres. Cerbón y Cervera, que estuvieron muy graciosos. ¡Menos mal! MADRID PRICE. En este teatro se ensaya otro espeluznante melodrama que se titula Sara ó la ladrona de timos. O ¡que viene el Coco! También se dice que la compañía que actualmente funciona en este coliseo pasará á Novedades cuando llegue la de Cereceda. PRINCESA. Se anuncia par el día 14 del corriente la inauguración de! a temporada con Dora. El primer estreno será un arreglo de la comedia de Giaccosa Come le foglie, hecho por Luis París. LARA. La inauguración de Sa temporada en este teatro se verificará esta noche. CONGRESO SOCIALISTA P n el Centro Obrero de la eaííe de Relato res se celebró anoche la reunión preparatoria del VH Congreso socsal- sta que comienza esta tarde. Presidió Francisco Largo Caballero, e! cual, después de saludar á los delegados de provincias, propuso se nombrara una comisión interina para poder dar comienzo á Jas tareas del Congreso. Quedaron elegidos para constituirla Vigil, Vives y Llacer. Estos se posesionaron inmediatamente, y á su propuesta quedó nombrada Mesa definitiva, que la forman Acevedo, presidente; Vigi vicepresidente; Vives y Liacer, secretarios; los dos primeros son delegados de los socialistas de Bilbao y Oviedo respectivamente. Acto seguido se nombró la comisióo y subcomisión que han de estudiar y revisar las credenciales de los delegados, y se acordó que haya dos clases de sesiones, públicas y secretas. Las primeras se celebrarán de noche, y las segundas por las tardes. NOTAS TEATRALES CRÓNICA PORTUGUESA E S P A Ñ A Y Todavía no F RANCIA, PORTUGAL ha publicado se el Lisboa, 2 Octubre, programa oficial de los festejos que han de realizarse en honor del presidente de ¡a República francesa, y ya el entusiasmo empieza á manifestarse y de todos los puntos del país surgen comisiones especiales que se adhieren á cuanto pueda redundar en beneficio del mejor éxito de la recepción. E! alma portuguesa parece regocijarse con la visita de Emilio Loubet, que á pesar de su corta permanencia entre nosotros, podrá aquilatar por los testimonios de simpatía que ha de recibir, cuánto es apreciada Francia en Portugal. Se comprendera mejor este movimiento de cordialidad cuando se aprecie la influencia de la vida intelectual francesa en este país donde el espíritu de nacionalidad no pasa de ser un mito. Las naciones que no tienen un pasado histórico no sufren perjuicio por la invasión de las costumbres de otros ¡pueblos preponderantes,