Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 5 DE OCTUBRE DE i 9 o5. PAG. sobre el Rey y el anciano. Mas el Rey repor- ta con un movimiento gallardo su corcel, i alarga la mano y coge sonriendo el memou al que el buen hombre! e ofrece. Y no lia pasado más. El Rey y sus acompañantes se pierden rápidos entre las frondas de la arboleda; á lo lejos, en el fondo de la avenida, se ven un momento refulgir los bordados y los galones. Y entonces comienza la segunda y más interesante parte del drama. ¿Qué le va á ocurrir á este pobre y triste anciano que se ha lanzado con un papel sobre el M o narca? Ya dos ó tres de estos hombres, pobres también, que tienen por misión el mantener el orden- -fundamento de toda sociedad- -rodean al buen anciano. Todos le acosan con sus preguntas y sus reproches: tened en cuenta que estos hombres que velan por la paz social han de sostener un hogar, que tienen tal vez esposa, y que seguramente dos, tres ó cuatro niños les esperan por las noches ó por las mañanas, cuando llegan rendidos, fatigados y acaso un poco escarnecidos... Y por esto el que hace cabeza de estos tres ó cuatro hombres, no reprocha ni se indigna como los otros, sino que, dando grandes voces lastimeras y levantando los brazos al cielo, exclama: ¡Usted me ha perdido á mí! ¡Usted me ha perdido á mí! porte majestuoso con la amplitud de la falda, y le adoptaron todas las señoras. El cuadro de Winterhalten representando á la Empeiatriz rodeada de sus ddraaí, fue la apoteosis del nrriñaque, y con miriñaque cantó la Patti la Lucía, y d reina Isabel, que fue á un baile de casa de Fernan- Núñez con traje de E ther, fu ¿una mujer de ¡a Biblia con miriñaque. Seis años ó poco más duró su boga, pero durante ellos no se podía prescindir de él y no se comprendía una mujer escurrida. ¡Qué dificultad para entrar por las puertas estrechas, para subir á los carruajes, para acomodarse en los salones! Se sentaba una dama, y si no tenía mucho cuidado y una habilidad especial, ss levantaban Jos aros, dejando al descubierto lo que ella hubiera querido ocultar. Bien es verdad que entonces se llevaban los pantalones hasta los tobillos, con Jo que ganaba el pudor lo que perdía la estética. Los días de aire era divertidísimo ver á las señoras luchando con el miriñaque, y la caricatura sacó mucho partido de esta moda. Ortego hizo algunas verdaderamente deliciosas. A Augusto Person le pasó lo que á todos los inventores, sacó poco partido de su invento, pues vendió el privilegio por cuatro mil francos y otros se enriquecieron con él. Ya quedan muy pocas de las que gastaron miriñaque; algunas le fueron fieles hasta muchos años después de desaparecida la moda, como la inolvidable condesa de Puñonrostro, aquella ilustre dama de Ja casa de los marqueses de Santiago, que tan notable fue por su ingenio. Se han hecho varios intentos para resucitar el miriñaque, pero no han tenido éxito, ni es de esperar que lo tengan. Pasó, como otras muchas cosas, para no volver. Séale la tierra ligera. se ha hecha en roriiia que bu o ¡a nt cc idad ha obl- gado ¿roiis: r. th í nici tiv; olausiWe. E n H ¡o- p i o y e c t o que el i.iii v íro dr. Inbtiurcion se propone üc ir en breve á j piactica, figuia el dz de- t íar cierta cantidad para ob as de tox- to, qM- s d ¿i ii todos los c u t s o s e n los Instituios y en U n i v o c i d a d e s á! os a! um, iüs q p o r S J p o r c i ó n ÍOL! no pudieran a d q u n i r los l bros necesarios para seguir el gr. do d ¿bachilleró u. ia catrera cual- quiera. Claro está que esto se liaría de manera que los abusos fueran imposibles y en forma secreta, paia i o o f e n d e r á lo; alumnos necesitados y favorecer al que realmente lo mereciera. DE SOCIEDAD Wiajes. Ha llegado á Madrid la familia del ayudante del Rey conde de Aibar. Ayer llegaron también el conde de Maluquery el senador señor Ranero. Mañana son esperados los marqueses de Portago. I- -I uésped ilustre. Se encuentra en Cartagena el comandante del ejército ingles M r Martín Hume, i eminente hispanófilo que tiene consagrados á El buen anciano, con su barba intonsa y des, nuestra nación gran número de trabajos contecuidada, abre los ojos asombrado ante este nidos en libros, artículos y conferencias. guardador del orden en quien tal vez, á pesar M r Hume es académico correspondiente de de sus insignias y de sus armas, él reconoce un las de la Lengua v de la Historia, tiene a su compañero de infortunio. ¿El por el sencillo cargo la sección española en el Museo británihecho de ofrecer un memorial al Rey, ha perco, y es hombre de reputación europea. dido á este hombre? ¿El, sin quererlo, en un 1 a, boda de ayer. segundo, ha hecho tan desvalido como él á Ayer á las once de la mañana se efectuó este semejante suyo á quien no conoce? el enlace de la hermosa hija de la duquesa de- ¡Usted me ha perdido á mí! ¡Usted me San Carlos, marquesa viuda de Santa Cruz, ha perdido á mí! -grita lleno de tristeza y de Srta. Isabel de Silva y Carvajal con el piínci dolor el sostenedor del orden social. pe Clemente de Metterních. El buen anciano no acierta á decir nada: Fueron apadrinados por la duquesa de San está sumido en una profunda estupefacción; Carlos y el principe Pablo de Metterních, acsus manos temblorosas se deslizan de cuando tuando de testigos por parte de la novia el en cuando sobre su barba sucia. Y al cabo ¿I duque de. Alba, el marqués de Santa Cruz y el y el guardián se alejan despacio por el puente. conde de Pie de Concha, y por parte del novio Y nosotros, pequeños observadores peripael principe de Lichtenstein, el duque de Sototéticos, hemos sacado ya de este lance nuestra mayor y el marqués de la Romana. provechosa enseñanza. Todo en el sucederse UN MADRILEÑO La contrayente lucía un primoroso vestido de las cosas- -pensamos- -obedece á la ley blanco, guarnecido con flores de azahar, eninexorable de la destrucción y de la creación; tretejidas con gran arte en los valiosos encajes la vida nace de la muerte, y la felicidad engen- INSTRUCCIÓN que lo adornaban. dra el infortunio. Este pobte- -añadimos- -ha PÚBLICA El altar de la capilla así como ésta, estaba encontrado acaso al ofrecer un memorial el totalmente cubierto de flores, que con sus toremedio de sus desdichas, y este mismo hecho 1 1 ablando cort Mellado. que á él le levanta, hunde en el desconsuelo á El ministro de Instrucción pública ha nos pálidos y delicados hacían destacar la be un semejante suyo. Y esta es la compensación redactado una circular que noy se remitirá á los lleza de la hoy princesa de Metternich. El cardenal- arzobispo de Toledo les dio la fatal de lo creado. rectores y directores de las Universidades é Institutos recomendándoles el exacto cumpli- bendición, y en el acto se leyó un telegrama AZ 0 R 1 N miento de las disposiciones vigentes en materia de Su Santidad Pío X, en que igualmente le? bendecía. de libros de texto. Cuando, terminda la ceremonia, pasaron los Es, en efecto, un abuso, decía el Sr. Mellado, que se obligue al alumno á comprar el libro invitados al comedor, pudieron admirarse las p n una humilde aldea de Francia, y á de la última edición, si el de años anteriores muchas riquezas y suntuosas obras de arte que. Ja avanzada edad de ochenta años, puede utilizarse. Además, -esto que, tratándose encierra el palacio de Santa Cruz, tantos años acaba de fallecer un hombre completa- i de una asignatura, cuyo texto es barato, no cerrado por el luto. Asistieron, entre otros, el cardenal Sancha, mente olvidado, pero que fue de gran debe aprobarse, resulta mucho más intolerable en libros cuyo precio es excesivo para ser de la marquesa de Isasi, la condesa de Toreno, el celebridad durante algunos años del pa marqués de Alcañices, la duquesa de Sotomaadquisición forzosa. sado siglo. En este punto, añadió el Sr. Mellado, estu- yor, las marquesas de Corvera, Albaserrada, Se llamaba Augusto Person. ¿Nada dio ya una reforma que produciría beneficiosos MoVitalvo, Aguilafuente y viuda de Martorell os dice este nombre? Augusto Person resultados si me decidiera á plantearla. y Mesa de Asta; condesas de la Unión, Puer- fue el inventor de la crinolina, de lo que Se trata únicamente de prohibir á los profe- to, viuda de Sevilla la Nueva, Aybar, Giraldenuestras elegantes de la mitad de la dé- sores, cuyas obras fueran caras por su exten- Ui, Benomar y Scláfani; vizcondesa de la Vega, cada del 5o al 6o llamaron el miriñaque. sión ú otro cualquier motivo, que formasen y señoras y señoritas de Stuart (doña Sol) Fernández de Córdoba, Caro, S lva, Sánchez ¿Os acordáis de este artefacto? Era 3 e parte del tribunal de exámenes. de Toca, Bonsons v el embajador de Austria, De este modo se podría evitar lo que hasta ballenas de acero, de engomada y tiesa conde Rodolfo de Welsersheimb. tela blanca, y ahuecaba considerablemen- ahora ha sucedido en muchos Institutos y Universidades, donde los alumnos compran los a marquesa de Comillas. te los vestidos de las señoras, que de metextos á cualquier precio, por elevado que sea, Ayer falleció en Comillas la marquesa dia cintura para abajo parecían glotíos pues saben que el profesor ha de examinarlos viuda de este título. inflados. Le adoptó la emperatriz Euge- sólo por aquellos que le pertenezcan. Los marqueses de Comillas, que se hallaban nia cuando estaba en todo el esplendor de En la circular que, como decimos, se remiti- en París, al tener noticia de la gravedad de la belleza y de la elegancia; le adoptó la rá hoy mismo, refiérese también el ministro á su madre, se trasladaron inmediatamente á reina Isabel I, que aumentaba su natural la explotación de los apuntes, que hasta ahora aquel pueblo. Nuestro sincero Desame. EL MIRIÑAQUE