Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 3 DE OCTUBRE DE ¡905. PAG- 4 á través de salas y ae saías, recoger unas pinzas, escribir en la papeleta el título de la Revista, el idioma en que está escrita, el número de las pinzas, nuestro nombre, el de nuestra calle, el número de nuestra casa y el piso en que habitamos, y luego tornar á atravesar en una caminata eterna las salas y las salas vacías. ¿Valía la pena nuestra curiosidad frivola, inconsistente, de que realizáramos tantos esfuerzos? -Perdón- -hemos dicho, renunciando tristemente á nuestros propósitos; -perdón, se nos ha olvidado la papeleta... Y un poco cansados por el paseo de nuestra casa á la Biblioteca, nos hemos dejado caer en un sillón y hemos sacado de nuestro bolsillo un periódico. Este periódico es 25 País; nosotros, en este reposo, denso, litúrgico, ante estos señores graves, inmóviles, en esta sala semiobscura, callada, impenetrable, experimentamos una sensación de profundo respeto, y quisiéramos que en un instante donde dice: Ei País, apareciera: Universo. Y de pronto oímos á nuestras espaldas algo así como el resoplido tenue de una lechuza; pero en la Biblioteca no existen siniestras aves agoreras; esto ba sido indudablemente una ilusión nuestra. Y continuamos nuestra lectura. De nuevo el suave y misterioso resoplido suena á nuestras espaldas, y ya ahora, intrigados, alarmados, volvemos la cabeza. Es que nos llamaba un señor sentado ante una mesa. Le miramos absortos, perplejos. Y él, lentamente, atablemente, nos lanza estas palabras: -No se puede leer. Y ahora sí que sentimos una honda, una inmensa estupefacción. ¿En una Biblioteca no se puede leer? ¿En un lugar hecho para leer no se puede leer? ¿Hay en el mundo más sorprendente, más inaudita, más gigantesca paradoja? Transcurre un breve momento en que nos hallamos sin noción del mundo, ni del tiempo, ni del espacio... -No se pueden leer periódicos aquí- -repite con la misma cortesía este señor afable. Y entonces, ya un poco repuestos de nuestro asombro, no sabemos si descansar allí un momento sin leer nada (si es que esto tampoco es permitido) y al fin nos levantamos y, cansados, mohínos, emprendemos la larga travesía lentamente, con nuestro paraguas y nuestros chanclos... ¿Por qué sentís, hombres descontentadizos, esta ligera aversión hacia la Biblioteca? AZOR 1 N Alfonso XH, cuando el malogrado Monarca falleció en El Pardo. Nadie más que la Reina, que no se separó un momento del lecho de su augusto esposo, cumplió ese piadoso deber. La noticia, tal como se ha dado, es errónea, como lo es también la frase ¡Qué conflicto! que se atribuye á D. Alfonso en sus últimos instantes. O nías maniobras. S. M el Rey asistió ayer, montado á caballo, á las prácticas que en el Campamento de Carabanchel realizan estos días las tropas de la guarnición. También estuvo en las prácticas el Príncipe viudo, quien, por la mañana, acompañado de su ayudante el marqués de la Mesa de Asta, hizo las visitas de ordenanza á las autoridades militares. j C 1 marqués de B rja. Se encuentra enfermo el señor marqués de Borja, intendente general de la Real Casa y Patrimonio. T esfile de tropas. S. M el Rey presenció anoche, desde uno de los balcones de Palacio, el desfile de las tropas que concurrieron ayer á las prácticas de Carabanchel. to, a la edad de ochenta anos, de M r Amadée de Margene, acaecido en el Cháteau de Tailleviiie. M r Amedée de Margene, casado- or una hija del conde de Lespinato, era el padre de M r Pierre de Margeríe, actual consejero de la Embajada de Francia en esta corte. JT uevo jefe. La gente de Madrid que viaja mucho y que veranea en San Sebastián conoce á Ismael García, el actual jefe de la estación de Irún y jefe que fue muchos años de la de San Sebastián, probo y celoso funcionario que goza de muchísimas y merecidas simpatías. Pues bien; D. Ismael Garla viene de jefe de la estación del Norte de esta corte, por lo que le damos la enhorabuena, y se la damos también á Madrid. El que lo fue hasta aquí, D. Eugenio Grandoy, ha sido ascendido á inspector. Nue í tra enhorabuena también. DEL AYUNTAMIENTO 1 as subsistencias. Según datos pedidos por el alcalde á la administración del Matadero y a! mercado de la plaza de la Cebada, enviados por estos Centros, no ha habido movimiento de a! za en los precios de las subsistencias en Madrid en cuanto se refiere á las patatas y á la carne. El precio de las primeras, comparado con igual época del año anterior, ha bajado en unos tres céntimos en kilogramo, y el de la carne de vaca en diez céntimos. El tocino ha subido diez céntimos. El aceite ha sufrido un aumento de importancia; en poco más de un mes ha subido desde una peseta y veinte céntimos el litro hasta una peseta y cincuenta céntimos. No es este el límite del aumento en caldo tan necesario, sino que, según aseguran, se encarecerá todavía más. Respecto del precio de la carne no hay mejores esperanzas, porque efecto de los pocos pastos y del aumento del consumo (aunque parezca mentira) sufrirá pronto ixn encarecimiento de bastante importancia. Esto aun contando con la importación de reses vacunas de la República Argentina. Uno de los medios que á juicio nuestro contribuirían al abaratamiento de la carne, sería la reducción temporal de los derechos de importación de las Aduanas, y la rebaja, esto con carácter duradero, de los derechos de transporte por ferrocarril. Con ¡a primera medida se lograría que los ganaderos argentinos, puestos de acuerdo con propietarios de terrenos en Galicia, por ejemplo, enviaran ganado de buena raza para engordarlo en los prados gallegos; esto mejoraría desde luego la raza de aquella región española, la aumentaría y, por consiguiente, abarataría el mercado. Con la rebaja en el transporte las provincias del interior podrían consumir más, mejor y en condiciones de baratura asequibles á todas las clases de la sociedad. Y sería miel sobre hojuelss si á esas rebajas se podía agregar la del impuesto de Consumos y los derechos de degüelle. I ablajerías reguladoras. Para tratar del poco fácil problema de la implantación de las tablajerías reguladoras, ha citado el alcalde á la Comisión especial de mataderos. I os panaderos. El Sr. Vincenti ha nombrado ponente ai Sr. Vázquez (D. Venancio) para estudiar las peticiones de los panaderos en lo que respecta á la subdivisión de las piezas de pan; pero siempre llevando el criterio de rebajar el precio de aquéllas, ó por lo menos de no aumentarlo. oda. En la primera quincena del mes corriente se celebrará la boda de la bella señorita Angela Escrivá de Romaní y Fernández de Córdova, con el Sr. D. Manuel Melgar y Abreu. Es muy fácil que sean apadrinados los contrayentes por la madre de la novia, la marquesa viuda de Argelita y por el padre de! novio, el marqués de Canales de Chozas. DE SOCIEDAD B DE PALACIO I os leones del Solio. Están casi terminadas las obras más indispensables en Palacio para recibir al Presidente Loubet. En el Salón del Trono se han colocado ya los dos leones dorados del Solio. Estos leones servían antiguamente como depósitos de memoriales, para lo cual tenían sobre el lomo una abertura, por donde se metían los papeles. Hoy los pliegos se entregan á la mano y la hendidura de los leones ha sido soldada convenientemente. I f n reloj curioso. Entre los relojes que podrá ver el Presidente en sus habitaciones, figura, además del que mencionábamos días pasados, uno anular de gran tamaño, que es á la vez una lámpara, cuyo cuerpo central gira, haciendo pasar las horas ante una manecilla fija. Sobre la esfera hay una jaula, y en ella un pájaro mecánico que canta al dar las horas. 1 a verdad en su lugar. Resulta equivocado el informe que algunos periódicos han publicado, diciendo que el jefe del Cuarto de S. M la Reina, D. Natalio Fernández, fallecido hace pocos días en San Sebastián, fue quien cerró los oíos á don e regreso. Son esperados en la semana presente procedentes de San Sebastián, os condes de Mayorga, acompañados de su hija la distinguida Srta. Pilar de Queipo de Llano. También regresará muy pronto de su palacio de Era, donde se encuentra, la marquesa de Casariego. Procedente de San Sebastián, donde ha pasado el verano, regresó ayer á Madrid con su familia el insigne pintor D. José Villegas. A plazamiento. Por encontrarse enferma, por fortuna no de cuidado, la hija de los marqueses de Amposta, Srta. Isabel Ferraz y Alcalá Galiano, ha sido aplazado su enlace con el señor D. Gonzalo Ramírez Dampierre. La boda se verificará tan pronto como la novia esté restablecida. j p nfermos. El marqués de Santiílana está enfermo en Zarauz, aunque por fortuna la enfermedad no es grave. La. marquesa de Ceballos Carvajal se restablece notablemente del alumbramiento que ha tenido hace poco. T e viaje. Ha salido para Bilbao el exsubsecretario de Gobernación, Sr. O. Demetrio Alonso Castrillo, con objeto de asistir al Consejo que celebrará en aquella villa la nueva Sociedad de Hoteles, pallecimientos. La grave enfermedad que padecía el vizconde de Ayala, hijo del marqués de la Pezuela y nieto del conde de Cheste, tuvo ayer funesto desenlace. A las ocho de la mañana entregó su alma á Dios el distinguido enfermo. Enviamos á su familia nuestro sincero pésame. Los diarios de París anuncian el fallecimien- iijn H! lHlíini IW lüHUillHli