Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 2 DE OCTUBRE DE i 9 o5. PAG. 9 clientes varios problemas que ahora pueden resolverse con todo detenimiento en la era de paz y de tranquilidad que se avecina. Hablase de la reorganización del servicio militar voluntario, acomodándolo á las nuevas necesidades contemporáneas, aprovechando siempre el esfuerzo individual de dichos voluntarios, que tan valientemente lucharon en el Sur de África. La última revista que el rey Eduardo pasó á los voluntarios escoceses, ha sugerido en el ánimo del monarca el deseo de revistar también á los del resto de Inglaterra, y de esta nueva revista, que se celebrará muy en breve, se espera el comienzo de las reformas en proyecto, quizás reduciendo el número de los voluntarios para aumentar el de las tropas regulares. Esta innovación, que también se cuenta entre los propósitos del actual ministro de la Guerra, no ha de ser muy bien acogida por la opinión inglesa, que siempre consideró á sus voluntarios con singular orgullo, no fiando mucho en los resultados que pueda dar para la patria un ejército constituido á la usanza de las demás naciones del continente. celebrado los funerales del doctor Thomas John Bernardo, gran filántropo, de origen español, que durante su vida se consagró exclusivamente á procurar albergue y educación á los niños desamparados de Londres. En dichos funerales, celebrados en llford, lugar próximo á esta capital, se vio de un modo patente las grandes simpatías que el doctor Bernardo gozaba entre nuestros compatriotas por sus caritativas y beneficiosas iniciativas. Su obra aún no está acabada, y es de esperar que algún espíritu noble y desinteresado la termine, aprovechando lo mucho bueno que dejó en pie el difunto doctor. N. A. CAMPBELL triunfo; pero llegó el período crítico de la ciencia Física matemática, porque todo anda en crisis y no ha de admirarnos que la ciencia también lo esté. A principios del siglo xix quedaba el Universo aprisionado, según la Física matemática, en un sistema de concesiones diferenciales que las Matemáticas puras se encargaban de integrar. Esto era sujetar la experiencia á leyes determinadas a priori, reducir la variedad inmensa á la unidad soberana. Pero entonces habló la Crítica, y unos dijeron: Eso es el materialismo y otros gritaron: Eso es sustituir á la cualidad la cantidad, eso es una nueva Metafísica. Este período de reconstitución, renovación é investigación científica describiólo el orador con una imagen magnífica que hace entender las ideas profundísimas que integran el fondo del discurso. Después habló de lo que dice la Crítica actual de la Física matemática, de la Mecánica racional y respecto á las Matemáticas puras, y lamentó que el estado de la ciencia moderna provoque una explosión de escepticismo, que también tiene el pensamiento una siniestra guillotina. Estudió luego las teoríss del calor de la luz, de la electricidad y del hipnotismo, y atribuyó la crisis destructora por que atraviesa la Ciencia á la severidad, á veces excesiva, de la Crítica. -Y concluyó con algunos párrafos, llenos de elocuencia sobria y majestuosa, que terminan así: La grandeza de la ciencia humana está en acometer grandes empresas, aunque no las realice del todo. La raza humana es la que dice: El tiempo es infinito; pues adelante, y á ver quién se cansa más pronto, la sombra de querer ser sombra ó la luz de querer iluminarla. El Rey, el claustro y los estudiantes interrumpieron muchas veces al orador, Terminado que fué- el discurso del Sr. Echegaray, procedióse al reparto de premios entre los alumnos que más se distinguieron en el curso académico próximo pasado. El Rey leyó un breve discurso, que los concurrentes escucharon de pie. Mientras habló S. M estuvieron los doctores descubiertos. Congratulóse el Monarca de haber presidido tan solemne ceremonia y de haber oído el discurso del sabio eminente á quien el mundo entero había celebrado hace poco tiempo. Dijo el Rey que en cultivar el entendimiento y en la educación religiosa del corazón, s. e funda la verdadera fuerza de la Patria en gran parte. Excitó el celo de los catedráticos para proseguir en su sabia tarea, y de los escolares para que perseveren en el trabajo, porque en los hombres del mañana tiene España el germen de futuras grandezas. Dedicó S. M elogios á los alumnos premiados y terminó declarando abierto el curso académico de ic; o5 á icjoó. A los acordes de la Marcha Real retiróse el Rey, á quien despidieron á la puerta los ministros, el rector y el claustro. Después dirigiéronse el presidente de! Consejo y el acompañamiento al Rectorado. El Sr. Montero Ríos dio las gracias á los doctores concurrentes por haber realzado con su presencia el acto solemne que acababa de celebrarse y dirigió luego algunas frases corteses á los profesores de la Normal que le escuchaban. -El rector de la Universidad contestó al presidente: -Ya que la institución universitaria tiene la honra de haber sido presidida por un Rey joven, esperanza de la patria, y por ministros que honran las Facultades á que pertenecen; ya que la Universidad tiene en el Gobierno tan numerosa y gloriosa representación, parece que el Alma mater debe esperar de sus hijos valimiento y protección y que deben acabarse los desdenes y los olvidos, especialmente para la Universidad Central, que es la Cenicienta de las Universidades españolas. Todos, y el- Gobierno en primer lugar, deben hacer que el Alma mater concluya de ser una verdadera Mater ¿olorosa. EL DOCTOR TH. JOHN BERNARDO Hoy se han El Sr. Montero Ríos hizo suyas las pala bras del rector, y también el ministro de Estado. El rector- -dijeron- -es la única autoridad, la única voz de esta casa, y lo que él dice debe acatarse. El ministro de Instrucción pública pronunció algunas palabras, y dijo que lo hacía en nombre de los estudiantes, de las masas conscientes que han de mantener vivo el espíritu de España y han de transmitirle á las venideras generaciones nutrido de altos pensamientos y de ideas elevadas y grandes. Prometió que se dedicará á proteger, en la medida de sus fuerzas y en cuanto sea compatible con las necesidades de! Estado, á la institución universitaria, que en los siglos medios salvó el saber humano. Inmediatamente retiráronse el presidente, los ministros y el subsecretario de instrucción pública, Sr. Martín Rosales, terminándose la ceremonia en el Rectorado. EN PROVINCIAS POR TELÉFONO Y TELÉGRAFO l p n Barcelona. Barcelona, i, u n Con enorme concurrencia se ha celebrado la apertura de curso en el Paraninfo de la Universidad. 4 j De la lectura del discurso inaugural hallábase encargado el decano de la Facultad de Farmacia. y APERTURA DEL CURSO I S C U R S O D E Como ayer dijimos, D ¿ECHEGARAY el ilustre Sr. Echegaray fúé el encargado de pronunciar el discurso inaugural en la solemne ceremonia verificada ayer en la Universidad Central. Empezó agradeciendo a! Claustro que le haya designado para escribir la oración inaugural, y dedicó un recuerdo á la memoria de los catedráticos muertos durante el curso anterior. Enuncia que el tema del discurso es La Ciencia y la Crítica especializando el término genérico ciencia á la Física matemática y también á las Matemáticas puras y á la Crítica de ambas ciencias. Si hace cuarenta años- -dijo- -hubiese yo escrito este discurso, mi tema habría sido más fácil, mi exposición más breve; pero al presente, se ha pasado de la experiencia á la aplicación de las Matemáticas puras mediante el puente de la Mecánica racional. Entonces toda la Física matemática descansaba en estas hipótesis: 1. a atracción entre las masas ponderables expresada por el producto de dichas masas dividido por e! cuadrado de la distancia; 2. a repulsión entre dos elementos del éter expresada por el producto de las sumas etéreas dividido por dicha potencia de la distancia, no determinada todavía. Y para enlazar estos mundos de la materia ponderable y el éter, otra tercera hipótesis, la atracción de las masas ponderables y la materia etérea expresada por el producto de ambas masas y en razón inversa de cierta potencia de las distancias que mediasen entre cada dos de ellas. En tal estado se hallaba la ciencia, y, por tanto, mi discurso de hoy sería un himno de Este disertó sobre el tema El vulgo, la ciencia y sus relaciones pero el auditorio apenas si pudo enterarse del trabajo del disertante, porque los escolares no guardaron el orden y el silencio que la ocasión y el acto de- i mandaban. Esta actitud de los estudiantes atribuyese al disgusto que les produjo la ausencia del gobernador; pero bueno es hacer constar que en anteriores aperturas y sin. fundamento de ninguna clase observaron la misma conducta. Algunos asistentes, indignados por la actitud revoltosa de aquéllos, abandonaron el Paraninfo. -Benet. l 4 n Granada. Granada, i, 6 t. La apertura del curso académico no ha ofrecido nada de particular más que un discurso, muy comentado, del profesor de Historia de estaAíniversídad, sobre las leyendas en la Edad Media. La concurrencia muy numerosa. -M. ZJn Oviedo. Discurso comentado. Oviedo, 1,4? El acto de la apertura del curso ha resultado brillantísimo. Leyó el discurso el catedrático de Derecho natural, Dr. Pérez Bueno, disertando acerca de Las plagas de la enseñanza Son éstas tres, según el catedrático: la política, el profesorado y los estudiantes. La política, porque bastardea la enseñanza; el profesorado, por las corruptelas que en él introduce la misma política, y los estudiantes, porque yacen olvidados y postergados. Combatió los privilegios de los catedráticos de la Central, aplaudió la labor docente de las Ordenes religiosas, condenando, sin embargo, á los clericales de mala cepa y á los sectarios fanáticos, y alentó á los estudiantes para que reivindiquen sus derechos, pues son hasta olvidados por sus mismos profesores, que no los consideran como á tales estudiantes. El discurso, que fue muy ovacionado al final, ha sido muy comentado y ha producido sensación inmensa por la valentía de sus conceptos. n Salamanca. Salamanca, i, 4 t. Se, celebró la aper tara del curso en la Universidad. El discurs E