Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CLASIFICADOS CRISTALERÍAS ESFECIAMDABBS tres cuartos: La reja de la Dolores. CEISTAIiESÍAS, 25 PIE- PASA LIMPIAS METALES zas, 4,50 y 5 ptas. VentuSidol. Garantizamos asomra Rodríguez, i. broso resultado, admitiendo la ESPECÍFICOS producen una deposición natural diaria sin dolor ni irritación- Pomo, una peseta. Gayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martín Velasco. D OS CONFITES SUN devolución si no s a t i s f a c e Concesionarios para la venta en España y Portugal. -Hijos de Manuel Grases. -Puencarral, 8 y Atocha, 16. ZARZUELA. -ALAS OCHO y media: El trébol. -A las nueve y media: El iúsar de la E nadinas (estreno) -A las diez y tres cuartos: La reina del couplet. -A las once y tres cuartos: El asfce de ser bonita. ft j ABTÍ 3 Í. -A LAS OCHO Y IVI media: Los granujas. -A las nueve y media: La vendimia. -Alas diez y tres cuartos: El caballo de batalla. -A las once y tres cuartos: Mar de fondo. Thomas, 8 esiftu ¡S. BQNITAS COSITASpara regalos. Y DB guste Gasa guardia. -A las diez y tres cuartos: El suicidio de Alejo y La pitanza. -A las once y tres cuartos: Ideícas. SLAVA. -A LAS OCHO Y tres cuartos: Los guapos. -A las nueve y tres cuartos: Caza de almas. -A las diez y tres cuartos: ¡La peseta enferma! -A l a s once y tres cuartos: La polka de los pájaros. LAS CÓMICO- -Amedia: OCHO Y media: El contrabando. -A las nueve y Las gra- POSTALES nuevos semanales i p v t 0 Precios al por T (verdad. mayor ymeaor, sin competencia. G- ran Exposición. Entrada libre. -M n ajerías. -El mejor servicio. Jacaiaetrezo, 4. ADA DtA PEBSBXTAmos nieves modelos en tarjetas postales do fantasía Tarjetas eon el nombre de Rosario y todos le que se deseea Casa, Thomas, SmMa, 3. A OOO ESPECTÁCULOS E I C E -A LAS NUEVE: (Viernes de moda) -La niña del organillo. P GRAMÓFONOS OCHO Y DOSIS DE ESTÓMAU NAcomer, produce una an- nueve y media: LAS alma del APOLO. -Aczarina. -A las go Artificial, tomada inedia: La tes de perEl fecta digestión. Caja, 7,5 G y 4 pesetas farmacias y Arenal, 2. pueblo. -A las diez y media: El perro cMco. -A las once y G EAMÓFONOS. NO DEben comprarse sin visitar la casa Ureña, Barquillo, 14, y Prim, 1 (antes Saúco) C Profesores: los ingenieros de Caminos Sres. González, Sánchez Cuervo y Fernández Quintana. El curso comienza e n l o de Octubre y los repasos e n l o de Julio. De los 12 alumnos de la Escuela que terminan este año su carrera, siete proceden de esta Academia. Alumnos de esta Academia que en el mes de Junio han obtenido sobresaliente: Sres. Robledo, Altimiras, Salvatierra y Sánchez Pérez. Los dos últimos, dos sobresalientes cada uno, y el último, matrícula de honor. Pídanse reglamentos é informes á esta Academia. AGMLAR, GOJÍZAUSS Y SA 5 CHES CUJERVO EN LA ANTIGUA ACADEMIA DE EXCLUSIVA TALVERDI 3, 23 (tocia ía casa) -MADRID Ingenieros de Caminos, H i ñ a s i n d u s t r i a l e s y Arquitectura, Internos, medio internos y externos. Preparación por secciones para ingresar en cada Escuela. Internado para 26 alumnos en condiciones excepcionales, con la garantía de la vigilancia permanente del mismo director. En la preparación de Caminos, única en la que se dan notas, ha obtenido esta Academia los tres únicos sobresalientes que ha habido. Los Sres. Pérez, Roda y Fritada han sido los que han obtenido tan honrosa calificación. l i a correspondencia a l directos- DE JACOMETREZO, 17, SECHTWBO, MAKRSO A PLAZOS trajes y abrigos para caballeros, trajes ie americana do La carrera más indicada por la facilidad de su estudio y sus 100 á 160 pesetas, abrigos los múltiples aplicaciones es la de Comercio. -Para los 8 a- mismos preesos. Para tratar cMIleres, ó que posean asignaturas de este título: grandes fa- condiciones. Plaza de Matucilidades; en un año, Contador, y en dos, profesor mercantil. Pa- te, 8, 3.o, deha. de 2 á 5 t 1 COCHES- -Alfonso X, n. os 1 y 57 j Qe alquila magnífica habitao. v amueblada á matrimonio ó persona sola. Precio 100 pesetas. Cruz, 29, portería. ra quiencsno aspirená título, c l a s e s de aplicación á horas compatibles con cualquiera otraobligación. Regtos. éinformes al director del Sustituto Comercial, Príncipe, 2, Madrid Pruébense os Choco ates de ios HR. PP. Benedicitnos EL SÉPTIMO MANDAMIENTO 1 I O, El paso del vehículo levantaba algunas bandadas de cuervos. Cuando entraron en dicha carretera, los caballos volvieron á emprender el trote largo, y entonces Ernesto, por primera vez durante todo el camino, se volvió sonriente hacia sus invitados, exclamando: -Perdónenme ustedes el mal rato que les he dado, pero ya nemos pasado lo peor. Allí está mi casa- -dijo señalando- con la fusta á una casería que se divisaba á lo iejos. -Y ahor- a, señor Eberhardt, k pregunto á usted por segunda vez: ¿quiere usted concederme la mano de su hija? ¿Le parece á usted que después de seaiejante carrera estoy yo para ocuparme en nada serio? -respondió el viejo cor. mai disimulado disgusto. -Yo le aseguro á usted que nuestro camino á través de la vida serájnenos escabroso. -Eso no quita que yo no me explique todavía á qué ha venido esta especie de secuestro. -Yo no tenía más i emedio que poner un término á la situa ción en que nos encontrábamos. Por todas partes se decía que hoy sería anunciada oficialmente! a- boda de Gertrudis con el ingeniero de montes, y como yo estoy acostumbrado ya a los hurtos, no se me ha ocurrido mejor procedimiento que apelar á mi siktema supremo... -Eso es, cortando por lo sano- -interrumpió el viejo; -no roe parece mal el sistema. -Pues hasta ahora es el único que me ha dado mejores re- sultados. ¿De manera que usted se halla decidido á emplear la violencia a toda costa? -Eso de ninguna manera. Si yo he emprendido! a carrera loca que nos ha traído hasta aquí, ha sido únicamente con e! propósito de que el dichoso ingenierito no se os fuera á colocar por en medio; pero á pesar de todo, si usted se niega á acceder á mi petición y sí Gertrudis no me quiere, estoy dispuesto á conducirles con igual rapidez al lugar doade se encuentran ios restantes compañeros de excursión... ¡Por Dios! -exclamó Gertrudis, -eso de ninguna mane ra; ¡todo antes de que nos estrellemos por eses caminos, señor Gruberl ni iBinuiíii