Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 28 DE SEPTIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 6 1 os hundimientos ocurridos e! lunes son un aviso providencial para decir que ha llegado la hora de derribar las muchas viviendas ruinosas que se alzan en M a- drid. Porque como esas casas de las que han tenido que huir precipitadamente sus moradores dejando en ellas todos sus enseres, son muchas las que existen en la coronada villa. E! maderamen viejo y podrido, los tabiques sutilísimos, el techo que se desmorona, el suelo que se hunde, el agua que se filtra por las paredes, son defectos de muchas moradas habitadas hoy todavía. Es verdaderamente heroico el valor con que los madrileños soportan á diario los mayores peligros, y asombra la indiV F lf t v ferencia con que sufren las más grandes i s i, iW t molestias. 51 fogón se está hundiendo- -dice un u la criada. -i I! retrete está inundado de agua qus c del piso de arriba. el cuarto de las niñas se han HARO. PABELLÓN DEL I N S T I T U T O AGRÍCOLA D t XII abierto mucrwá grietas. Y GRANJA CENTRAL DE CASTILLA LA NUEVA- -Pues decírsela al portero para que avise al administrador y prevenga al ca- peligro es inminente, á fuerza de recados Hay que ver las obras que se hacen en sero. y avisos llegan un par de albañiles, que los cuartos de las casas viejas que quedan Y así pasan días y días sin que se re- hacen una chapuza mientras fuman ciga- desalquilados. Un blanqueo sumarísimo oaien los desperfectos, y cuando ya el rrillos. en la cocina, remiendos al papel de la sala y del comedor, y esto es todo. Y en esas habitaciones se meten familias enteras que tienen que escapar al grito de ¡Sálvese quien pueda! como los inquilinos de las casas de la calle de Jacometrezo, que se dejaron entre los escombros sus muebles, sus ropas, cuanto poseían. b- v Mucho es salvar la vida. ¡Pero qué triste situación la de los que se quedan en medio de la calle, habiendo perdido todo lo que poco á poco se va necesitando en el hogar para hacernos cómoda y lleva dera la vida! La vajilla, condenada á hacerse pedazos, que se ve en un armario que ha que dado en pie entre las ruinas de un comedor, representa, sin duda, muchos afanes ¡Ú i 1 V del que la adquirió imponiéndose economías. Y como esa vajilla todo, todo lo I I i que ha quedado entre los escombros. En Madrid es preciso derribar mucho, rehacer esta población vieja y destartalai í íi ii í í Sí da, hacer que desaparezcan esas viviendas malsanas y ruinosas, para sustituirlas por otras donde se pueda viyir sin incomodiVi i í 4 dad y sin peligro. W i. f íí Los hundimientos urbanos del lunes, en los que por un milagro no ha habido víctimas, son un aviso providencial. Atiéndasele sin hacer caso de las influencias que ponen en juego los dueños de casas ruinosas y prescindiendo con r W energía del expedienteo que pone tantos Í- Aí- J obstáculos á las reformas. UN MADRILEÑO l Ovyf í. Í- t Tí: J f i jí s ií h J i J i sN ij S 4i íi iidásfW 1 i Pai ts, Septiembre. HARO. ENTRADA A LA EXPOSICIÓN AGRÍCOLA fotografías E. G e titula Enemigo y lo ha estrenado en Buenos Aires el gran Novelli. Su autor es un joven médico sudamericano,