Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 26 DE SEPTIEMBRE DE 1.90 S. PA 0. 6 Daurignac? N o lo sabemos. De suponer es que la literatura sea preferida á la muy honorable de fabricante de sillas. Y casi estoy por apostar que Román Daurignac ¿SILLERO O ESCRITOR... debutará con la novela. Es el género de París, Septiembre. moda, y según dicen el más fácil. En Como las leyes americanas prohiben la cuanto al asunto, el autor no se verá ementrada en e territorio de la Unión á toda barazado para encontrarlo. Los incidenpersona que ha sufrido condena infamante en país extranjero, las autoridades de Nuetes de su vida le proporcionarán amplia va York no han permitido el desembarco á materia. Y aun admitiendo que carezca Román Daurignac y le han enviado á EllisIsland hasta que pueda ser repatriado. -de una imaginación fecunda, la realidad (Telegrama de la Agencia Laffan) le dará pasto á toda clase de fantasías. Como veis, el hermano de la gran T e- Además, Daurignac tendrá también esa resa no ha podido cumplir sus legítimas superioridad que alcanzan los autores que ambiciones de medirse con los financieros han vivido la vida sobre esos pobres emde los Estados Unidos, ya que los de borronadores de cuartillas que pasan su Europa se habían mostrado incapaces de monótona existencia encerrados en casti- POSTALES sinceridad. Y quién sabe s ¡ya puesto en el camino de la gloria nos dará la más grandiosa de las producciones dramáticas de este siglo, que pueda titularse así: Cómo se pueden gastar cincuenta millones sin tener dos pesetas, ó J pmán de Atenas, financiero, escritor y sillero. F. MORA AL CAER LA HOJA A LEGRI AS El cielo se ensombrece, TRISTES un manto gris envuelve á la tierra; es el otoño que avanza con sus días tristes, su atmósfera fría; vela el res- Jfe O fTi P. M, í í ¿íí V. 7 -j J, I m t sf LA FRAGATA INGLESA MIRTLE VETERANA DE LOS MARES, CONSTRUÍDA EN BOMBAY HACE C) 8 ANOS Fot. üannenberg comprender la grandeza de sus maravillosas especulaciones. Román Daurignac se embarcó en un trasatlántico, y para realizar ese viaje, que se proponía hacer de riguroso incógnito, tomó un seudónimo poco modesto ¿cierto, pero alfinun encantador nombre griego: Román de Atenas. La delicadeza de esa media confesión no ha sido comprendida por el gobierno de Roosevelt, y he aquí al buen Román Daurignac preso en la tierra de la libertad por excelencia; esperando e! paquebot que debe traerlo nuevamente á Europa. Intervievado por algunos periodistas el ilustre hermano de Madame Humbert, ha declarado con el mejor buen humor del mundo, que si los americanos no le quieren recibir, se instalará nuevamente en Francia, donde ejercerá, ó la profesión de sillero que aprendió en el presidio de Fresnes, ó la de escritor, que ya ha cultivado con éxito. ¿Cuál de las dos profesiones elegirá líos de marfil. De esos que nada saben, que nada vieron, que no conocen él mundo, por ló que sus elucubraciones, aun siéndonos agradables, tienen él sabor de la i n e x p e r i e n c i a Daurignac ha amado; su alma soñadora, inquieta, ha sufrido exquisitas sensaciones de placer y dé dolor; sabrá contárnoslas. Además, durante muchos años poseyó grandes rentas qué le permitieron hacer la vida del gran mundo; el lujo, la elegancia, el placer, no tienen secretos para él, en tanto que la mayoría de los jóvenes escritores Viven miserablemente sin conocer la disipación y sus magnificencias, sin poder penetrar los misterios de una sociedad escogida y soñada. Daurignac ha frecuentado el mundo las pinturas que dé él nos hará no serán las de un croquantde lettfes. El nuevo autor reúne todas las condiciones exigidas para renovar la novela francesa y será ¡quién lo duda! un escritor que si careciera de otras facultades, tendrá, por lo menos, la plandor de los astros y hace caer las amarillentas hojas del árbol, paralizando en sus venas la savia, de la misma maner? que el dolor petrifica corazones y crista liza pensamientos. El melancólico otoño llega envuelto en el velo gris de la tristeza, nos invade la nostalgia de la primavera lejana y del ve rano fecundo. ¡Cuántas almas se despojan también de sus flores y sienten el helai de la estación de las nieves! ¡Oh cortejo de recuerdos tristes, desengaños, dolores, traición y bajeza: apartaos! La vida es bella; después del otoño y del helado invierno florecerá la inmortal primavera, habrá brotes en los rosales, pajarillos en los nidos y amor en los corazones. Arrojemos los dolores al abismo de. olvido para que no brote en el alma la cizaña del odio; entonemos, como el inmortal Haine, el aturdidor ¡lalaralalá, lalaralalá, la. la, la...