Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 25 DE SEPTIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 8 A. trancas y carrancas, porque al alzarse el telón había en el amplio escenario más de dos mil personas entre actores, comparsas, parientes, amigos y testamentarios, fuimos echando fuera la revista, que se desarrollaba del modo siguiente: Isabel la Católica (Mana Guerrero) indignada ante el aplanamiento de la nación que había formado, salía de su sepulcro en la Catedral de Granada, y evocando las sombras del pasado, hacía desfilar en cuadros distintos á los guerreros de la Edad Media, á los galanes bravucones del siglo xvii, al pueblo indómito de la guerra de la Independencia, á los gañanes en quienes aún palpita fieramente el honor de Castilla... y al final, reunidos todos ante el monumento pintado por Amalio, les endilgaba la relación siguiente, que copio íntegra porque sintetiza la idea de la obra, y porque si no la leen r tedes ahora no la van á leer nunca: ¡No! No es falsa la santa leyenda que escribieron con sangre los héroes: jque ha ondeado el pendón de Castilla triunfador desde Oriente á Occidente! ¡Cobardía es negarla! Traidores y malditos de Dios los que piensen que es un crimen gritar ¡viva España! cuando deja secar sus laureles. Porque nada concluye. Las tumbas dan calor de la vida á los gérmenes, y la encina que hendieron los rayos presta savia á la nueva simiente. ¡Levantad el espíritu! Giman de dolor los cobardes que temen que abandone la patria, su madre, la corona ceñida á sus sienes. Que los niños se asusten y lloren, que las hembras se aflijan y recen; pero sufran serenos y firmes sus desdichas los hombres de temple... ¡Y al trabajo con alma! Los campos aún esconden cosechas de mieses, esperando que caiga sobre ellos fecundante sudor de las frentes. ¡Maldición al que el hombro retire, rezagado en Ja brega se quede, ó traidor abandone las filas y de) alma española reniegue! ¡Al taller, á la fábrica, al barco! ¡A probar que mi España no muere! Y, olvidando á los necios ilusos que del mundo se erigen en jueces, tremolad las augustas banderas, confiados, tranquilos, alegres, ¡con la fe en la salud de la patria que las almas pequeñas no tienen! Al llegar aquí oyóse dentro, confusa y lejana, una marcha guerrera, cuyos sones ibanjpercibiéndose mejor cada vez, hasta que al hacerse las notas claras y vibrantes aparecieron en el fondo, en formación correcta, grandes masas de guerreros de todas las épocas, agitando lanzas, espadas, estandartes y banderolas. La muchedumbre avanzó imponente hasta ocupar, resplandeciente y vistosa, todo el escenario. Entonces los demás personajes, caballeros y damas, obreros, soldados y frailes, gritaron á una ¿Viva España! y cayó el telón. El público se entretuvo un poco con los trajes y los desfiles, gozó algo oyendo hablar á Carreras con la Guerrero y viéndome un par de veces vestido de levita, y... se marchó tranquilamente á casa. Pero la Asociación de Actores tuvo un ingreso de cuatro mil duros, que era lo que se pretendía precisamente, y la Junta, agradecida al esfuerzo realizado v á que Chapí y yo perdonamos las mil y había padecido, y su cuerpo desmedrado tantas pesetas que por derechos de re- ofrecía tristísimo aspecto. Estremece penpresentación nos correspondían, acordó sar en laslargas horas de angustia que pasó poco después gastarse los once duros que el pobre niño enterrado vivo, sin que nacostaba imprimir la obra, y regalarme die pudiera oír sus desesperados gritos los ejemplares. pidiendo socorro, y su inmensa emoción Ustedes no la habrán leído impresa, al verse en brazos de sus salvadores. ¿verdad? ¡Qué lástima! Yo tampoco. L MARQUÉS DE La penosa enferPARADAS medad que venía enos mal que se le ocurrió á D José Mesejo hacer otra vez la revista padeciendo D Gaspar de Atienza y T e lo, marqués de Paradas, ha tenido en en la función de su beneficio; y se hizo, efectivamente, por la compañía de Apolo, Biarritz funesto desenlace. Hijo del marqués de Salvatierra, había pero con la condición previa de que no había de representarse más que aquella nacido en Ronda y pasado en Sevilla la noche, pasara lo que pasara, para no mayor parte de su vida afiliado á la política liberal; fue elegido por primera vez trastornar los planes de la empresa. El público se aburrió de lo lindo, diputado á Cortes por Estepa en 1891, hasta el punto de que no metió los basto- que le reeligió cuatro veces más. También nes por respeto al beneficiado, y la representó en el Congreso á Sevilla y á Prensa convino al día siguiente, con rara Utrera, y en 1898 fue alcalde de Sevilla, unanimidad, en que aquello de La leyen- dejando muy gratos recuerdos de su gestión. da dorada era una sandez infinita. Aficionado á los viajes, hacía ya tiempo Todo sea por Dios, y hasta otra. que faltaba de España. Jefe de un partiSINESIO D E L G A D O do en la provincia de Sevilla, el mal estado de su salud y su falta de entusiasmo por las luchas de la política le impulsaron á renunciar la jefatura y retirarse á la vida privada. La muerte del caballeroso marqués de AN SEBASTIAN. EL De la cuarta Paradas ha sido muy sentida. CONCURSO HÍPICO s e s i ó n d e l QANQUETE A En el restaurant de concurso hípico de San Sebastián están 0 CALZADA l a Huerta se celebró tomadas las dos fotografías que figuran ayer tarde el banqueteorganizado por los en este número. Una de ellas reproduce la tribuna regia y la otra uno de los nota- republicanos madrileños en honor d e l bles saltos del recorrido de caza (gentíe- candidato del partido en las últimas elecciones de diputados D Rafael Calzada. men) con los siguientes obstáculos: Los comensales numerosísimos y entui, talud con foso; 2, muro; 3, leños apilados; 4, barra; 5, traviesas; 6, ban- siastas obsequiaron al Sr. Calzada con queta irlandesa; 7, brook; 8, doble seto; una fiesta muy agradable, en la cual 9, paso de carretera; 10, paso á nivel; hubo, naturalmente, brindis efusivos, tes 11, barrera de campo; u triple salto; timonio elocuente de las simpatías que el obsequiado ha sabido granjearse. 1 3, ría. Los premios eran 2.600 pesetas, distribuidas en un primer premio de 1.000 pesetas; segundo, 5oo; tercero, 400; 1 os de temperamento impresionable y les que cuarto, 3oo; quinto, 200; sexto, 100; sép- llamamos vivos de genio, sienten en estos timo, 100. días un hormiguillo físico y mora) que los trae El resultado de. esta carrera, en la que locos. ¿Qué hacemos? -preguntan en el colmo fueron muy aplaudidos los diestros jinetes que tomaron parte en ella, fue el si- de la impaciencia. ¿Dónde están esos preparativos para el recibimiento de M r Loubet? guiente; Y es que su propia viveza les turba esa faDe los 41 caballos inscriptos, resultacultad especialísima que alguien calificó de sexron premiados: Miss Tire, de M r Orio- to sentido: el sentido de hacerse cargo. la; Lutui, del capitán M r Crousse; SimNo ven los arcos, ni las banderas, ni los son Bar, de D Ramón Muntadas; Vas- y, transparentes, ni las flores, y piensan por eso de M r Cazanove; L hirondelle, del capi- que no hacemos nada, y es que los desdichados tán M r Bausil; Jeiná, del capitán mortsieur Crousse, y Ping- pong, de monsieur Haentgens. También obtuvieron lazos: Extra- Dry, del oficial belga M r Nissens; Jíoug, de M r Daguillon; rug aderará, de Van Langendoneck, y Vendien, de M r Haeatgens. OS TERREMOTOS lina nota inteDE CALABRIA resantísima añadimos hoy á nuestra información sobre la catástrofe de Calabria. En el pueblo de Parguelia y muy poco antes de la llegada del rey de Italia, al remover las ruinas para la extracción de cadáveres fue hallado un niño vivo que había permanecido no consideran en calma que los preparativos sesenta horas sepultado en los escombros. tienen que ser en la villa y corte de quitay pon. La infeliz criatura presentaba en su rosY no me refiero al carácter portátil de los tro las huellas del terrible sufrimiento aue elementos decorativos aue en ésta, como en las E CRÓNICA ILUSTRADA S DE QUITA Y PON L 1 1 TMMmMIlUlililIBIi