Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 5 DE SEPTIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 4 PRESUPUESTO- J E MARI NA j r o era este el artículo que me pro ponía escribir hoy; pero la actualidad se impone. Leo en los periódicos que el presupuesto de Marina puede ser motivo de crisis ministerial; el ministro del ramo pide once millones de aumento; y el presidente del Consejo y el ministro de Hacienda no quieren otorgarlos. Leída la lista de necesidades, á que el Sr. Villanueva se propone subvenir con los once millones, no parece caprichosa la demanda; pero si los otros dos señotes preguntan ¿y con esos once millones la marina española resolverá algún problema de política internacional, que no puede resolver sin ellos? habrá que contestar que ninguno; si preguntan además ¿ya que no se resuelve de presente ningún problema, se ponen las bases para resolverlo en presupuestos futuros? habrá que contestar que tampoco; y con estas contestaciones la opinión general (con la flojedad habitual en todo asunto, y más en los militares) dará la razón al Presidente y al ministro de Hacienda, si es que realmente hay la discrepancia de que hablan los periódicos; pero si éstos ceden y el ministro de Marina saca sus millones, la opinión torcerá el gesto, se encogerá de hombros y dirá: Preso por uno, por ciento y uno y murmurará sobre quién ha podido más, y por qué. p l aspecto interesante de la cuestión es la indiferencia del 99 por 100 de ios españoles hacia ¡os asuntos militares. Hay de esta indiferencia varios elementos creadores; entre éstos no figura la ignorancia general, que llega hasta los más influyentes gobernantes, pues la ignorancia es efecto de la indiferencia. Pero sí son causas el alejamiento, en que hace tiempo vivimos, de la política internacional; el instinto (no del todo equivocado) de que no tenemos problemas militares que resolver y la convicción (esa fundadísima) de que los que pudieran sobrevenir los resolveríamos mal, como venimos haciéndolo desde las guerras de Flandes, que ya es fecha. De esta indiferencia así engendrada y generadora á su vez de la citada ignorancia vasta y formidable, resulta como nota sobresaliente el horror al aumento de los presupuestos militares; horror tan grande (y hoy por hoy tan justificado como extendido) que si por complejas causas la opinión española no fuese fuerza insigni- suyo, y el aumento de gastos militares que se observa de unos años á esta parte seguirá. No le conviene al Ejército (mar y tierra) porque ese dinero, que el país suelta á regañadientes, no servirá ni para la satisfacción moral de elevar su nivel técnico, ni para la satisfacción física de las necesidades de los individuos. No le conviene al Estado, que con lo que maneja podría figurar con bastante más prestigio é influencia en la política internacional. No les conviene siquiera á los que gobiernan, porque si la opinión tuviera interés en cuestiones como la ahora suscitada, ella impondría la solución, y cualquiera que fuese la situación política, al adoptarla ganaría fuerza, en vez de cosechar quebrantos de algún género, como ahora tiene que suceder. JENARO A L A S ¿Quién puede demostrar cuáí es (a polít ca verdadera y cuál la equivocada? Nadie, seguramente, á no ser el tiempo; pero, por lo que atañe á Austria, conviene que nuestra nación se fije en ese precedente, pues s ambién aquí se encuentra muy limitado el derecho del sufragio, y pudiera ocurrir que algún día, y quizá en fecha no muy remota, nos veamos aquejados por los mismos males que hoy padecen nuestros vecinos. HERMANN H 0 RW 1 TZ CONGRESO n ECONÓMICO POR TELÉGRAFO 1 a sesión inaugural. Se ha verificado hoy la inauguración ctel Congreso económico universa) que ha resultado brillantísima. Concurren muchas notabilidades de todos los países del mundo, sabios. financieros y sociólogos de Europa y América; el rey Leopoldo, la Corte belga, el Cuerpo diplomático, el Gobierno, diputados y senadores de diversas Cámaras que han venido exprofeso á Mons. Preside el ministro de Estado. M r Baernert, que pronunció un aplaudidísimo discurso. Los delegados oficiales presentaron al Rey á las Comisiones de los respectivos países. El rey Leopoldo ha conversado muy afablemente, durante largo rato, con el comisionado de España, Sr. Navarrorreverter, alabando la hermosura del país español y haciendo votos por su prosperidad. Ensalzó con entusiasmo las altas prendas y la simpatía del Rey D Alfonso Xllí y saludó individualmente á todos los congresistas españoles. El Ayuntamiento de Mons ha obsequiado á los congresistas extranjeros con una espléndida, fiesta en e! Palacio de la ciudad. El Congreso celebrará dos sesiones diarias. Al constituirse se concedió una vicepresidencia de honor á los delegados ele España- -P. CRÓNICA AUSTRÍACA Viena, 21 de Septiembre. Terminadas ó á punto de terminar las vaca ciones veraniegas, pronto volverá á renacer la vida política con todo su movimiento y toda su agitación. Ya en vísperas de abrirse el Parlamento, se ha verificado una crisis parcial en el Ministerio, siendo sustituidos por otros los ministros de Instrucción Publica y de Obras. A qué habrá obedecido este cambio, es cosa que todavía no se conoce, como no sea que el presidente del Consejo de ministros, barón de Gaulch, haya querido reforzar el Gabinete con objeto de aprobar sus proyectos de resistencia contra la coalición de Hungría. Quién sabe si la constitución de un Gobierno parlamentario sería el ideal para poder lograr este propósito. Pero este es un punto á dilucidar entre los políticos teóricos y quien sabe también si entre nosotros daría resultado uno de esos Gobiernos, formado á la manera de Bélgica, de Inglaterra, de Francia y de Italia. La cuestión práctica, la que merece una atención preferente, es que, como muy acertadamente ha dicho el barón de Goulsch, para que un Gobierno de esa naturaleza pueda subsistir, es necesario antes que exista parlamentarismo, y éste se encuentra en los albores en nuestra nación. En la nueva legislatura que habrá de comenzar á fines de este mes, se tocará este punto de un modo concreto. El derecho á votar encuéntrase en este país bastante restringido, y de esta manera no se puede adelantar un paso en ningún sentido, pues el ejemplo de Hungría está bien reciente y no es posible seguirlo. Fejerwary, el presidente del Gabinete húngaro, no se atreve á proponer esta solución á ficante per se et per accidens, no habría su monarca, y de ahí proviene el disgusto que ministro que se atreviera á proponer ja- la nación siente y que no lleva trazas de acamás el menor aumento en los presupues- barse. coalición húngara está en abierta oposiLa tos de Guerra y Marina, ni en el de las ción con la Corona á causa de este asunto, y clases pasivas de estos ministerios, que para resolver el conflicto quiere recurrir á entambién viene haciéndose bastante á me- sayos que, por no referirse á lo más urgente nudo con más ó menos disimulo; antes al de las aspiraciones de los ciudadanos, no procontrario, todo ministro y aun todo Ga- ducirán tampoco ningún arreglo definitivo. Mientras se halle restringido el derecho gebinete que quisiera ganarse la fuerza de la opinión, si ello mereciera la pena, no neral á votar, crecerán la inquietud y el descontento; por no conceder ese derecho dimitendría que hacer orra cosa que castigar tieron Fejerwary y sus ministros. aquellos presupuestos, aunque fuera danLos partidos que constituyen la coalición se do palos de ciego. comprometen á formar Gobierno si el citado T al indiferencia á nadie conviene. No le derecho se establece; pero la Corona no acceconviene al contribuyente, porque derá á dicha pretensión, y de aquí que el conhay intereses que hoy pesan w- o u- A fíalo continúe en pie indefinidame nte. ECOS TT e presupuestos. En poder del ministro de Hacienda obra ya el presupuesto de la Presidencia, que si no tiene aumento como los de todos los ministerios, tampoco ha sido aligerado con ninguna baja. Al parecer sí figura en él tna disminución de 29.000 pesetas, pero esta economía queda compensada con el aumento que se lleva al Consejo de Estado, cuyo presupuesto figura, como es sabido, unido al de la Presidencia. Este aumento se cifra principalmente en la creación de una nueva plaza de Consejero permanente. Con los presupuestos parciales que han sido entregados al Sr. Echegaray, puede éste ya ir formando el general, y á esa labor se entregará dentro de pocos días, si en el Consejo en que previamente se trate de esta cuestión no surge alguna de las dificultades que se temían para el pasado y que pudieron ser aplazadas. De todos modos, no podrá formarse idea exacta de los presupuestos, mientras todos los ministros no terminen el de su departamento. El de Gobernación será el último en acabar su trabajo, porque, ocupado con las elecciones, no ha podido dedicar el tiempo preciso á ello, y ahora el Sr. García Prieto saldrá de M a drid, según tiene anunciado, para descansar durante unos días. fia) c del Rey. Parece acordado que D Alfonso salga en los primeros días de Novierobíe jpara Ale manía y Austría- inraMET- iniiM mmiuiimiim I l l i f f l l I B l l l l i n f MlfP