Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE SEPTIEMBRE DE 190 S. PÁG. 6 En época de elecciones, el interés sano, la curiosidad que no lleva en sí nada de reprensible, surge en mí con anhelos de averiguar la ella que pueda haber detrás de cada candidato. Cuando veo pasar los coches de los nuevos ministros, mis miradas buscan primeramente á las mujeres que los ocupan. Al asistir á un estreno teatral dirijo los gemelos á todos lados, como interrogando á cada figura femenina: ¿Eres tú ella? Y visitando Museos, Exposiciones y toda clase de empresas masculinas, brota en mi mente, sin quererlo, la ptegunta de Quevedo: ¿Quién es ella? No; la influencia femenina no es únicamente perniciosa; no es sólo la instigadora de riñas, crímenes, muertes, enemistades, ruinas y males. La mujer es también culpable de, muchas de las cosas buenas, de las empresas gigantes que llevan los hombres á feliz término. El eterno femenino no debe sonar siempre con tonos de acre censura. ¡Hasta la gloria, ambición, fortuna, política y posición que el hombre anhela, es femenino! ¡Compasión deben inspirar los que pot desviación de ideas ó refinados egoísmos carecen de la ella que espere enamorada é impaciente el término de las luchas del ser querido! MARÍA OSSOR 1O Y GALLARDO VALLADOUD. EL VENCEDOR EN LA CARRERA DE RESISTENCIA DEL CONCURSO HÍPICO Fot. Bordallo SR. SARRAIS, X TENIENTE DE HÚSARES DE LA PRINCESA una de esas bajas pasioncillas: Levántate de y profundo para co npartir tus glorias, que como suyas considera, ó para hacerte y anda. Y no obstante ¿porqué se ha de olvidar la derrota y cicatrizar las heridas mirar solamente el lado ruin délas cosas? del amor propio lastimado? ¿Quién la que ha sufrido mientras tú Yo me complazco en creer que los luchadores de hoy, como fueron los de ayer trabajabas? y serán los de mañana, ocultan mucho bueno y noble al entablar y proseguir la encarnizada pelea. Detrás de ellos me parece adivinar la silueta de la mujer amada, inspiradora de sus anhelos de gloria, sostenedora de sus energías en sus desfallecimientos; pagándoseles con amor inmenso é infinita ternura los ratos amargos, el ímprobo trabajo, las sorpresas é ingratitudes. Quevedo dijo que ante los lances entre h o m b r e s debíase preguntar siempre: ¿Quién es ella? Como si esta frase fuese un conjuro, surgen á diario crímenes y riñas entre los que se disputan el amor de una misma mujer. ¿Por qué se ha de ver solamente este lado doloroso de la influencia femenina? Existe algo más grande y elevado: el cariño sincero y beneficioso de las que son estímulo y premio en las luchas varoniles, las que saben fomentar la ambición razonada, las que animan en los momentos de prueba, Jas que, victorioso ó vencido, esperan al hombre querido con frases de entusiasmo ó palabras de consuelo, las que se compenetran con su ser y sus ideales. Por eso, al presenciar en cualquier fase de la vida del hombre cómo se enardece y procura salir vencedor de lo que emprende, instintivamente siento deseo de interrogarle en idéntica forma que aconsejaba Quevedo, aunque con más dulce y apacible intención: ¿Quién es ella? ¿Quién es fa que ha hecho brotar en tu cerebro la grandiosa aspiración? ¿Quién la que con frases de valentía y cariño te ha sostenido la voluntad cuando tus arrestos desfallecían? ES GENERAL D RAFAEL REYES, PROCLAMADO ¿Quién ¡a que te espera con amor gran- DICTADOR DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA r- iMiiiaiaiMJ. i,i Mlil 8lll i m U 11 III lili liíí