Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿AÑO TRES. NUMERO z 55. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. SéMADRID, 22 DE SEPTIEMBRE DE i 9 o 5 NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. conservar en él la supremacía. La inteligencia establecida, nuestro despojo fue consumado. Así, un acontecimiento en que no teníamos arte ni parte, decidió nefastamente de nuestros destinos. La importancia de los que significan en África nuestro porvenir, se hacía patente á los- ojos de nuestro pueblo. Un vago anhelo de mejorar, de robustecerse, de ser más fuerte para cuando se plantease como problema internacional el de Marruecos se experimentaba y era una de las causas propulsoras del movimiento de reconstitución. Y, cuando nos sentimos más deprimidos, más desmayados, menos fcapaces de inspirar consideración y respeto, la impaciencia francesa agita la cuestión y las necesidades diplomáticas de Inglaterra la apresuran. Las circunstancias ajenas á nuestra voluntad siguen siéndonos contrarias. j Y en el interior, donde es más necesario iel esfuerzo concertado y vigoroso para avanzar en el camino de mejoramiento, hacia el cual marchamos tan retrasados, el accidente se combina de manera que á las dificultades naturales y lógicas se reunen en montón las que la suerte acarrea. Así, las cosas se rodean de modo que hacen temporalmente indispensables á ciertos hombres, y entonces éstos fallecen. La depresión de las fuerzas económicas presenta como más temibles las crisis sociales, y entonces éslas sobrevienen. Ni la muerte, ni las sequías, ni los hielos dependen de la voluntad, y menos de la voluntad colectiva; pero acaecen cuando más funestos pueden ser a uí. En cambio, el sujeto reconocido como obstáculo al bien parece tener la vida asegurada. Este período de desgracias se inauguró con catástrofes como la voladura del vapor Machichaco en Santander, la mayor y más cruenta que ha causado la dinamita, y con el naufragio del crucero T einct 1 egente, uno de los siniestros marítimos más misteriosos y mortíferos de que hay memoria. jY la racha sigue! Alcanza hoy á estas columnas en la persona de uno de los hombres de más mérito de cuantos forman la generación que actualmente pasa por el ecuador de la vida. Ese hombre prometía honor y gloria imponderables á 3 a literatura patria. No pueden ser, por ¿anro, halagüeñas las impresiones, ni optimistas las crónicas. i MANUEL TROYANO CATEDRÁTICO DEL INSTITUTO DE SAN ISIDRO, DE MADRID, SiDENTE DE LA SECCIÓN DE LITERATURA DEL ATENEO, REDACTOR- JEFE DE BLANCO Y NEGRO Y REDACTOR DE A B C Y GEDEÓN fíA TALLECIDO EL DÍA 21 DEL ACTUAL A LAS TRES BE LA MADKUGADA Ei Exorno, Sr. Ministro de Instrucción pública; Claustro de Profesores del Instituto de San Isidro; el Ateneo de Madrid; las Eedacciones de Blanco y Negro A B 0 y Gedeón su desconsolado padre D. Mariano Navarro y Vargas; hermanas doña Elvira Navarro de Cubas y doña María Navarro Ledesma; hermanos políticos D. José de Cubas (ausente) y D. Tomás de Cubas; tíos, primos, sobrinos y demás parientes, RUEGAN Á SUS AMIGOS QUE ENCOMIENDEN SU ALMA Á DIOS Y ASISTAN Á LA CONDUCCIÓN DEL CADÁVER, HOY Á LAS CUATRO DE LA TARDE, DESDE EL ATENEO DE MADRID A LA SACRAMENTAL DE SAN LORENZO, POR LO QUE RECIBIRÁN ESPECIAL FAVOR. p plo, un momento de nuestra historia, en que ¡os Estados Unidos se disponen á lanzarnos de América. Nuestra conducta allí no había sido cuerda ni justa, peto el I A MALA ¡Verdaderamente el pue- interés europeo estaba de nuestro lado, SUERTE ¿lo español tiene desde incluso el de Jnglaterra, que aún cuenta hace algún tiempo, como decirse suele, en el Nuevo Mundo tantas codiciadas po el santo de espaldas Muchos de los sesiones. El imperialismo norteamericano males que sobre él pesan provienen de despuntaba á la sazón, aunque receloso de su voluntad; él mismo es el agente, el la actitud de Europa. En aquel preciso principal íacror de ellos; pero también momento se le ocurre á Alemania precihay otros, en 3o s cuales ni poco ni mu- pitar la cuestión del Extremo Oriente encho entra su arbitrio, aunque influyen viando la escuadra del príncipe Enrique grandemente en sus destinos, y esos, por al mar Amarillo. Inglaterra se asusta de punto general, constituy n lo que se lla- su espléndido aislamiento, busca el auxima mala sombra ó mala suerte. lio ageno y lo encuentra en los Estados En lo parcial y en lo total, en 3o indi- Unidos, á quien promete su apoyo en vidual y lo colectivo, ei accidente es con- Occidente á cambio de que la gran Retrario á nuestra nación. Llega, por ejem- pública se lo preste en Oriente, para D AL DÍA I a noticia de la muerte de nuestro comu pañero Navarro Ledesma produjo profunda pena en el Madrid que piensa, que lee, que siente las palpitaciones del progreso intelectual. Los periódicos dedicaron sentidas frases al ilustre escritor