Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 21 DE SEPTIEMBRE DE 1905. PAG. 5 MADRID. WSITA DEL ALCALDE SR. VlNCENTI Á LA NAVE DE MÁQUINAS DB BLANCO Y NEGRO Y A B C Fot. A JÍ a adheridas á la pegajosa superficie. Hacen esfuerzos titánicos; el aleteo furioso prouy callado y cariacontecido estás. duce un sordo zumbido y el animalillo se ¿Qué te pasa? desespera inútilmente; á veces se ayuda- -Veo pasear á todas estas gentes y con la trompa y queda ésta adherida tamobservo. Ésta terraza es una gran platina bién; otras inclinan el cuerpecito y una de microscopio, y con un poco de buena de las alas se disloca y permanece inmóvoluntad se distinguen toda clasz de ba- vil, en tanto que la contraria gira y traza cilos y microbios sociales. círculos cada vez menores en el aire; al ¿Y qué nueva especie has de- cu- fin cae, y la cruel y larguísima agonía dura bierto? bastantes horas. Es un penoso espectácu- -Ahora estaba examinando un fenó- lo que hubiera hecho las delicias del fameno curioso que me recuerda el proce- moso Dionisio, que, según cuenta la Hisdimiento cruel, pero seguro, inventado toria, gozaba atormentándolas conunpunpor la industria para cazar y matar mos- zón. cas. -Bueno, ¿y qué? ¡Qué tonterías dices! -Pues yo estoy viendo también caer- ¿N o has visto los papeles recubiertos moscas, mosquitos y moscones en las dipor liga, donde perecen irremisiblemente versas atracciones de estos grandes cenesos insectos, que según la doctora Ha- tros de placer. El concienzudo burgués m Jron, de Chicago, transmiten el tifus? que prueba fortuna en el tapete verde; el ¿Te has fijado en lo que ocurre cuando almibarado pollo que se dedica á los apeuna mosca coloca una patita en el mucíla- ritivos y revolotea alrededor de las mosgo? Generalmente, en vez de remontar rá- cas de oro, las cuales buscan los brazos del pidamente el vuelo con vertiginosa vibra- elegante explotador que las acecha en la ción de sus alas y salvarse, io cual logran sombra; las maripositas domésticas que realizar muy pocas, la mayoría se apoya hacen su priinsra salida y revolotean en el en hs restantes patas, que van quedando salón áz ba; k; nosotros mismos, que un día y otro venimos aquí á toda hora buscando un nuevo deleite que nunca llega y aleteamos para huir, y faltos de voluntad, pero ansiosos de vernos libres, subimos en el automóvil, que nos lleva vertiginosamente á otros sitios análogos; todos, amigo mío, sentimos que un poder misterioso nos ata, y anhelamos vivir, y nuestra vida llega á convertirse en una lenfa agonía con desesperanzas infinitas... -Veo que estás aburridísimo; vamos al Bulevar, subamos á Uiía, embarquemos, gocemos de los cuatro días que nos quedan de vida sin entristecernos. -Tienes razón, agitemos las alas, esforcémonos por volar; nuestro cuerpo está ya sujeto al fango social como las patitas de las pobres moscas al papel que las mata. No somos libres. ¡Viva la alegrías EL DOCTOR FAUSTO DOS DAMAS 1 A MARQUESA DE S Q U I L A C H E L DOÑA EMILIA PARDO BAZÁN El Ayuntamiento de Madrid ha tomado el buen acuerdo de designar con los hombres áz la ilustre r. riítócrata que