Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 AÑ 0 TRES. NUMERO 2 53. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. ABC ÜMADRID, 20 DE SEPTIEMBRE DE 1905. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. contento desertor. Importará poco que dicho territorio sea p co extenso; reducido es el de Suiza, y en él hallaron re- fugio los expatriados de todas las nacioI OS VI LLAVERDJSTAS. La situación nes confinantes. En la derecha, como en del grupo villaverdista es ya materia la izquierda, tienen los disidentes conde anuncios y comentarios. Ciertamente servadores una base 8 e reclutamiento, existía la creencia de que estos conser- cuyo alcance es hoy de valoración inaprevadores disidentes, que fundaban sus di- ciable. Lo mismo puede comprender á un ferencias con la masa del partido en su conservador ortodoxo, á qaien el enojo propensión á conceder á los asuntos eco- impulse, que á un liberal á quien el desnómicos, á las reformas de intereses ma- contento arrastre. Mostrarse desesperanteriales más valor que el que otorgarles zado desde un- principio, probará una insuele la muchedumbre de los políticos consisjencia espiritual, que seguramente chapados aún á la antigua, habían adqui- no servirá de recomendación en campo rido, grande influjo só bre la opinión de alguno. La paciencia es una, fuerza en los elementos productores y laboriosos cualquier parte; en España, más. del país. Sin duda ninguna, el personal -del gruUníase á este carácter distintivo otro po de que se trata está mejor condiciomuy recomendable para la mayoría de la nado para pasar al campo liberal que para gente, que experimenta la necesMad de entrar de lleno en el conservador. La respirar ambiente europeo. Se les conli- frontera que le separa de aquél, es más deraba y se- fes considera á todos ellos llana, más franqueable, mientras que del como conservadores á la inglesa, hombres otro lado. -habrá de salvar asperezas y tenque no quieren dejar los resortes del po- tar vados, que, cuando el río va crecido, der á merced de mudanzas y cambios suelen ser muy peligrosos. Una situación inspirados por afanes de innovación, pero liberal debilitada podrá tonificarse con su que tanfpoco desean presentar asidero á auxilió ningún género de reacciones. Aparecían Mas, todo ello deberá ser obra colecasí como más asimilable á la nueva vida, tiva. Descompuesto el grupo en unidades por la que se supone suspira con impa- sueltas, servirá de pocp y para poco. Un ciencia el pueblo español. peñascp puede convertirse en sillar; pueEn tal concepto, venían á ser lisonjeros de utilizarse como proyectil. Convertido los cálculos sobre la fuerza que al Parla- en desligada arena ¿qué va á ser? mento traería dicho grupo. ¿Serán treinMANUEL TROYANO ta los diputados de ese matiz? ¿Serán más de treinta? Esto se preguntaba. La realidad ha contestado ya. ¡Los villaverdistas que han úe tomar- asiento en la Cá- i os republicanos consagraron ayer un mara popular no llegan á veinte! recuerdo á aquellos correligionarios Sobre dieciséis ó diecisiete represen- suyps que hace diecinueve años se subletantes contará 1 agrupación en el Con- varon en Madrid por la República, si greso. En cambio, Ids conservadores, q ¿ie guiendo al general Villacampa. A este siguen las órdenes del Sr. Maura, suman infortunado militar dedicaron también un centenar. El contraste es enorme, es- frases de respeto y de cariño sus compatupendo y desconsolador. No es extra- ñeros de aquella aventura, los últimos roño, pues, que se hable ya de la disper- rtxántícos de su causa, reunidos anoche en íntima velada. No tenemos noticia de que sión iniciada. Se antoja, sin embargo, al buen senti- hiciesen otro tanto, aparte de un sueltodo que para taJ iniciaüya es demasiado muy sentido de La Época, los correligiopronto. Un grupo parlamentario puede- narios de aquellos dos hombres, víctimas alcanzar importancia, si no por su núme- de su deber y de su pundonor militar, ro, por su pensamiento y significación, y que regaron scon su sangre las calles de esto no se logra sino en las Cortes, ex- Madrid en la luctuosa npche del 19 de poniendo ideas, revelando en su conduc- Septiembre de 1886. ta y labor disposición marcada y franca Entre la gente política fue comidilla de trabajar con celo por el bien público. del día las declaraciones del presidente No estaré la aludida colectividad habili- del Consejo, á las cuales aludíamos ayer, tada para hacerse cargo por sí propia del y el comentario que de ellas ha hecho un Gobierno; pero demostrará ser una fuer- colega, cuyas aficiones moretistas no son za con la que todo Gabinete deba contar. un misterio, deduciendo los que hablaAun para la misma nutrida hueste de ban del asunto, que eso de las declaralos conservadores del Sr. Maura, no po- ciones presidenciales puede resultar algo drá ser indiferente aquella agrupación. como una zarzuela, de actualidad, cuya letra corra á cargo de la grey monterisPorque, dentro de poco tiempo, los ánimos no estarán en la formidable minoría ta para que el bando moretista la ponga igualmente satisfechos, y en el territorio en solfa. de los villaverdistas hallará asilo el desEntretanto, el presidente sigue desti- CRÓNICA POLÍTICA MADRID AL DÍA lando declaraciones, ideas, proyectos, propósitos para demostrar que su veraneo, recién casado con el Poder y á orillas del mar, ha sido fecundo para no desmentir un dicho vulgarísimo, y para hacer ver que, aunque añoso y de temperamento frío, sabe flirtear con la opinión liberal. Los comerciantes é industriales á quienes afecta el proyecto de Gran Vía según la frase por el uso de ellos consagrada, se reunieron nuevamente ayer para repetir que ellos no se oponen á la realización de aquella forma de Madrid; que lo que quieren es q -les indemnice por tener que irse con los bártulos á otra parte. Vista y apreciada en- lo que vale su benevolencia ante el proyecto, lo esencial es que éste se realice, y lo que haya, pronto, mañana lo hemos de saber. Nos ha visitado dé incógnito, y ayer sé marchó de incógnito también á Toledo, Chamberlain, el político inglés, admirador, por el pronto, de nuestros monumentos nacionales. Lo del incógnito, cuadra. 4 ien á su modestia; pero otra incógnita es la que hay que resolver cuando los políticos ingleses vienen á admirar nuestro país. De Lisboa llegaron en alegre expedición trescientos portugueses que vienen á conocer España, á practicar un saludable turismo, á ilustrarse con él y á darnos envidia de que se extienda en su país, como no cunde en el nuestro, una afición tan culta y tan provechosa. Corrió la voz, nacida de insinuaciones hechas en el ministerio de la Gobernación, de que serát nombrado subsecretario de la Presidencia un canalejista que tiene algo de artista, y se supuso que e! designado podía ser el Sr. Saint- Aubin, que tiene de artista la profesión, ó el señor Gayarre, que, cuando menos, tiene el apellido, y ambas designaciones sonaron bien. No se registró ningún delito de sangre y el tiempo se mostró más benigno que el lunes, lín buen día, pues; de los que hacen falta muchos. AEMECÉ LA AUTORIDAD t ios sentimentales, á Jos progresistas inge nuos, á los demócratas, á los sostenedores de todos los tópicos humanos, á los que condenan á los caducos jueces que condenaron á Galileo, á los que se llenan de furor ante el espectáculo de Colón increído y mofado; á todos vosotros, yo dedico estas líneas brevísimas. El hombre es siempre igual. Los hechos aquí expuestos los trae al recuerdo una vez más el doctor Gustavo Le Bon en su reciente libro í evolution de la mattére, de que ya he hablado á los lectores en estas páginas. Le Bon es autor de uno de los más notables descubrimientos de la ciencia moderna. En 1897, Le Bon hizo constar que todos ¡os cuerpos heridos por la luz despiden radiado-