Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 18 DE SEPTIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 6 LOS autores que üe) primero dependían vieron el porvenir obscuro y, sitiados por hambre, se rindieron incondicionalmente quinientos ante doce. En uno de los salones del teatro Lírico se celebró una reunión, á que asistí, llamado por telégrafo. Acudió á ella numerosa y notable representación de la Asociación de autores, compositores y propietarios de obras teatrales, cuyo repertorio había quedado reducido á pavesas por el estreno de Doloretes, y Chapí llevó la voz en nombre de la Sociedad de autores españoles. -Vencidos estamos- -vinieron á decir los comisionados en pocas palabras. -No hemos luchado por odio á nuestros compañeros, sino en defensa de nuestros intereses, que estaban en manos ajenas. Para cooperar al triunfo de ustedes que, aunque parezca mentira, es también el nuestro, venimos á ayudarles resueltamente y esperamos de su generosidad que nos admitan en sus filas. -Aquí no hay vencidos ni vencedores- -contestó D Ruperto en un arranque de los suyos; -aquí no hay más que músicos y autores dramáticos que se unen para lograr su independencia. Airacémonos, pues, y olvidemos todos los incidentes de la batalla. ¿Qué debemos hacer? -Tres cosas. Disolver inmediatamente esa Asociación incomprensible, patrocinada y dirigida por los editores. -Deshecha queda desde ahora mismo. -Obligarse cuantos compositores han firmado contratos con Fiscowich a colaborar de hoy en adelante con los que esQuedaron aceptadas sin discusión las bases del acuerdo, y sellado el pacto con los correspondientes abrazos efusivos, salió una comisión á participar á Fiscowfch aquella misma tarde que se había quedado solo y que sería en el torpeza y temeiidad insignes proseguir el combate. A mi hijo se moría. Por el temor de dejármele para siempre allá, en aquel pusblecillo perdido en lo alto de la sierra, y con la esperanza de salvarle aún acudiendo á los médicos notables, torné con él a la corte, y López Silva recordará siempre con espanto aquellas dos horribles horas de viaje. Volaba el sudexpreso montaña abajo en demanda de la llanura, y su misma velocidad era acicate de la impaciencia, porque nada hay tan angustioso como correr en busca de un remedio posible, creer que falta siempre poco para llegar á tocarle con las manos y pensar que en cada minuto, en cada segundo, puede extinguirse en el camino la existencia de una criatura. La noche del día en que llegamos, la Sociedad de Autores tuvo el segundo éxito. El genero ínfimo, de los hermanos Quintero, Valverde y Barrera, era recibido con muchos y grandes aplausos á la misma hora en que mi pobre enfermo sufría un ataque más fuerte, más duro que los anteriores. ¡No parecía sino que la Providencia me exigía un nuevo y profundo dolor como precio de cada victoria! Y en la tarde del 18 de Julio, cuando mi niño, reclinado en mi hombro, descansaba, al patecer, de un acceso de tos 5 i ¡A j v EL NOTABLE EXPLORADOR DE ÁFRICA M. SAVORGNAN DE BRAZZA f EL I 5 DEL ACTUAL EN DAKAR (S E N E G A L) tan libres de compromiso para que nosotros podamos reproducir los materiales de sus obleas y comprometerse los libretistas á autorizar bajo su firma la copia desús respectivas zarzuelas de repertorio. La Sociedad de Autores españoles los servirá lodos, aceptando la responsabilidad consiguiente, y satisfará cuantos gastos ocasionen los litigios que sobrevengan... I- i. r, jV i: -7 Í i Y: fctyf T nPd 4 VtrfV- v- SAN SEBASTIÁN. EL FESTIVAL INFANTIL, CELEBRADO EN LA TARDE DEL VIERNES ÚLTIMO It t ictkuc nr nmüiirr n ni mil HinmirinrTIll