Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO TRES. NUMERO 248. CRÓN 1 VERSAL ILUSTRADA. SIMADRID, Í 5 DE SEPTIEMBRE DE i9o5. NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. N o tiene el Senado en una situación política el empuje, la vitalidad, la influencia activa y permanente que de ordinario ostenta el Congreso. Pero una votación adversa de ia Cámara senatorial derriba á un Gobierno lo mismo que la de la Cámara popular pudiera derribarle. Es más: casos tan extraordinarios en la vida pública española, se han dado mayor número de veces en ei alto Cuerpo colegíslador que en el otro. Con ei ísctor parlamentario de los senadores vitalicios por derecho propio ó por ücinbramiento de la Corona, la mayoría del Senado es más difícil de componer que la del Congreso, y aun de la parte electoral, los elementos que con sus votos la forman, son mucho más duros de manejar. Sentados estos hechos que son de evidencia inmediata, parece que debería el asunto preocupar ai Gobierno liberal en grado superior al en que le preocupa. Porque la cifra de senadores vitalicios de matiz conservador es formidable. La tendencia predominante en las corporaciones á quienes la ley reconoce facul íad dceíegif persona para esa preciada investidura, es generalmente conservadora también. Y, por último, las Diputaciones provinciales que han sido declaradas intangibles por el Sr. Montero Ríos y que toman participación muy principal en la votación de las candidaturas senatoriales, rscibieron gran contingente de la derecha ai renovar sus mitades durante la situación anterior. Tales y tajj adversas circunstancias colocarían a! Ministerio en terreno áspero y accidentado al entablar la próxima segunda parte de la contienda electoral, si los conservadores viniesen á ella con vivos y efecivos deseos de pelear, pues se advierte en las esferas oficiales una apacible caima, la cua! acusa poca inquietud por el resuitado. Se impone pensar en la causa del curioso fenómeno. El sistema de agradecimientos muíaos que en los partidos turnantes en eí Poder ha sustituido al de los rnuiuos agravios, constitutivos un tiempo áz toda una política más movida, más interesante, ¡ñas vigorizadora de los caracteres, pero más costosa que ¡a actual á ¡a nación, sirve muy bien para semejantes casos. Así pudiera suceder que como expresión de gratitud de las grandes y fecundas consideraciones que ios ministeriales han te- nido con los candidatos conservadores mauristas á la diputación. Jas tuviesen éstos análogas con los candidatos roerales á la senaduría. Suele iiaocr, por lo que respecta á los LA SEGUNDA PARTE C n Madrid son frecuentes las intoxicaciones por la leche y hay lechero que tiene á su cuenta más víctimas que un toro codicioso. En el último caso ocurrido, por ahora, naturalmente, hubo un arrastre de 5 intoxicados. Es una desgracia, todo lo que ustedes quieran; pero ya estamos acostumbrados y el día que bebiésemos buena leche en Madrid, ¡quién sabe! quizá nos hiciese daño. Esa admirable sociedad benéfica La gota de leche, no se ha atrevido á titularse de otro modo por eso, porque en mayor cantidad nadie MANUEL TROYANO la hubiera creído buena; tratándose de una gota, pase. Es una lástima que en. un pueblo de tan excelentes condiciones para otras cosas, no haya 6 s realizó ayer en Sa Casa de la Villa buena leche, pero en fin, ya no hay por lo ei escrutinio general de la elección visto, medio de evitarlo y es asunto resuelto: verificada el domingo. Aquello resultó con un poco de conformidad y no bebiéndola, muy bueno. Desde poco después de ama- el peligro puede salvarse. Pero lo que constituye una verdadera estanecer la sala capitular estaba ocupada por un selecto público. Había en él estima- fa, y los vei- aneantes están en el caso de que bles sujetos, padres excelentes de fami- les devuelvan el dinevo, es lo ocurrido hace unos días en Avila, donde se han presentado lia, probos empleados de la Villa á quie- algunos casos de intoxicación por ¡a ingerencia nes importaba peco el madrugar, porque de leche en malas condiciones. próximamente á i a misma hora van á diaUsted vive en Madrid, el médico le aconserio á sus quehaceres, con la diferencia de ja una temporada en el campo, donde todo es que ayer iban á estar cómodamente sen- puro, aires, alimentación, alcaldes... y usted, tados, á oír hab ar de votos, de actas y hombre confiado, lo primero que piensa miende protestas y á sestear apaciblemente tras hace el mundo, sin darle á ¡a creación la si se ¡o permitían las trepidantes frases menor importancia, es en el desquite, en los del mayestático D Nicolás. Aquello es- cuartillos de leche, rica y pastosa, que desde tuvo muy bueno, repito, y lo repito por- las ubres de la vaca van á parar, sin mezcla de mal alguno, á su estómago. que así lo decía uno de los espectadores, Por una casualidad le parece Avila un punardiente partidario de las augustas funto admirable para el veraneo y allí se detiene. ciones dei sufragio, que le permiten de Y muy de mañanita, después dei chocolate, se vez en cuando- -y sólo deplora que no bebe usted, paladeando, con chasquidos de sea con más frecuencia- -votar media do- lengua, deleitándose, un cuartillo de leche, y cena de veces el día de la elección, comer á cosa de los cinco minutos y después de un casi opíparamente y desde luego gracio- ¡caray! muy significativo, comienza usted á samente, y á los tres días pasarse varias hacer gestos y contracciones violentas, bailanhoras repantigado en cómodos asientos do una especie de serpentina. ¿Con qué le indemnizan ¡oh candoroso vey oyendo á Salmerón. Se proclamó diputados á los que aparecían con mayoría raneante! de tan tremendo desengaño? Si es usted aficionado á la lectura, acudirán de votos y tampoco ocurrió nada. ¡Tampoco! porque había quienes esperaban, á su mente los despiadados versos del poeta: ¡Ya ni en la paz de los sepulcros creo! ya que el domingo no hubo emociones, que surgiesen ayer para regocijo del resMalo, muy malo es que en Madrid sea tan peiable público. agresiva la leche. ¡Pero mire usted que salir por esos mundos Fueron puestos en libertad los electo- y encontrársela también pecaminosa, es hores republicanos á quienes se acusaba de rriblel haber hecho algunos disparos ei dominLuis GABALDON ministros, un mayor interés, personal y directo, en estas elecciones, las cuales con razón justísima han sido apellidadas de consolación Además de los sujetos que ya fueron senadores del partido hoy gobernante y que ¡naturalmente! quieren volver á serlo, hay todos los que, deseosos de tomar asiento en las Cortes se presentaron candidatos á diputados, y sólo han obtenido la derrota. Si se tiene presente el número de los que, siendo liberales, aunque sin estar en el casillero de Gobernación, han luchado, y aun el de los que es ándolo, pelearon y fueron vencidos, será dable calcular ia longitud de la cola que va á foimarse para entrar en la Alta Cámara. La benevolencia de la colectividad política que hoy con más exact tud que nunca puede llamarse ia oposición de Su Majestad es indispensable al Gabinete Montero en los acumulados apuros. Su eficacia ha de ser vista y apreciada, fijando desde luego en ella la atención. Y así, línea por linca, se pondrán de manifiesto ¡os trabajos de que se habla desde hace días. go. La excarcelación ha sido un acuerdo plausible. Después de todo, los tiros no hicieron daño ni aquel día hubo más víctimas que la sinceridad electoral. Y esa no se querella. Ei ministro de ia Guerra, que había anunciado para ayer su viaje á San Sebastián, se marchó, efectivamente. Pero volverá. La noche se metió en agua y las nubes se despacharon á su gusto. Cómo estaremos de novedades en Madrid, que la lluvia de anoche constituye una novedad, AEMECE. 1