Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES España, pts. i,5o. Portugal, pts, 5. Unión Postal, 2,5o francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 247. M A D R I D JUEVES 14 D E S E P T I E M B R E D E 1905 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA E S P A Ñ A VMBaMD VaxOBaa Vaascaoi ftaataama arnaae Vmnmiw Voneasar HBiaBa f aataim Vcoaram o s s a lQ VaaEsnB -isesíiBX Szanoem aieeaay Suamiitn ABC Montera, 12, MonLe Benéfico. ALAB. A, 8 S P U B LICI D A D S O L I C Í T E N S E TARJFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palíibr. ib. Noticias. Informacioücs. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid M. DE DSEGO DFSNATITRALIZADO PARA QUEMAR COMP. -DE ALUMBRADO A BASE DE d e s e a M nnprar ixn LICEO HISPANO V y V enseñanza SeI IíSA- líKS 5 Í: de lance. lan (loiifcrcnoias por los (latnnos se pul) lican R e v i s t a d e la P o l i t é c n i c a preparación carreras especiales. F t i c u í í a r r a! 1 0 90 CENTS. IJTRO. PRECIADAS, í Ingenieros, Carreras militares, Peritos inccátufos, ILÍCUIÍcistas y Aparejadores. Enscilniiza garantizada. Ir: c atlmitcu interne- SAN M A T K O íí, esquina k Fueucarral. JI ili L mmrn r üNTERA, 32. Teléfono 1.555 Í S. WJA ÁÍ: IJ, 16 El COLEGIO LE 0 Í 4 Xlil con amplio local, exprofeso par irit r! ios ¡jcfvterno! XA- áxiá- io Coello. 55) Patios para recreo, g i. -io, teatro, gabiuelc de Ciencias y numeroso profesoradi, 1- 1) 11 título, ha obtenido ¿1 I rcniios, 138 Sobresalientes, Vl Xotables j 88 Aprobados, siendo los honorarios muy venInstalacs. de luz á pi; i; os. tVeo tajosos para los alumnos de 1. y 2. enseñanza. tiu- Económica, A i t c i i n 3 7 Prado del Rey, 25 do Noviembre. -S. D. C. R. -Linares. -Muy señor mió y estimado compañero: l or sus excelentes Fcl i íísig i u r a i i t i l MisiiíSiÍJCaiiíe y líos Eiíai ó j c n o conoíía ya su sericdaíi v buena fe y esperaba mucho de su MKMTÓFfi f. O I. rA? Í ai. 5 pero la realidad ha superado grandemente á mis esperanzas. Lo he visto obrar maravillosamente en unos cuantos niños de mi clienteba, ¡ucdairdo, sobre todo, admirado de sus efectos en una nina mía. Llevaba muchas iioras de inquietad rayana en la dcsespcraciy n. y quedó A los pocos minutos de la apiicacióu del 9 Iü i íl 1 S- Ii O sumida en un sueño tranquilo que! c dus- ó cuatro hor; ií. Si su pericia no fuera ya conocida por todos, le diría que liabía sido afortunado al preparar tan precioso y, eficaz como Jnoíeiisivo remedio. Eelicito á usted sinceramente, y tengo muclio gusto en repetirme do usted afectísinso compañeio y seguro servidor que besa su mano, IS- alkcl M o r i S i a Médico. Carta interesí LA EARAJA SIMBÓLICA OÍ 2 1 il 11, iubrosas cslan, ii luS frambuesas que ter. ía de! a: lc. P e r o lo que más- le mortificaba íu rn era el tener que vivir er. la ciudad, esludiauclo iatín y g gt) mariirizando su cerebro con jjs coiijuouciünes alemanas y ter. ¡ci; do c uc aguantar seis ó siete horas de clase tocios! os días. Ln realidad, no cojuprendia qué beneficio podían ¡n- oducir! 2 todos iqiícIjos esiuJios, pues io les profesaba afición alguna. Q u e n a ser aorioulíor; era un entusiasta admirador del campci, y jjrcícvja el olor de 1 liciía a! efe ias emjDolvadas iiojas cíe ios biiro. por esía razún, s i c n p r e (c llegaban las vacaciojics, i! j. i á su e s a íi! i) orozado y íiv: de júbilo, y regresaba, en cambio, ir; j! i y nu- íu no cuando empezaba nuevamente el curso, po i! e entre los verbos irregulares griegos y sus cxeur: ío- -N o solamente no me preocupo, si; io c ¡uc e: -cpcr ¡menío que ha desaparecido un peso enorme de ni conciencia. Sed nuiy felices y acuérdate siempre de nii pasado para que no incurras en la tentación de imitarlo. Al decir esto, oímcs el pito de! v. Tpc- r que esperaba al forastero. -N o se detenga usted m: ís tiempo por mí- -exclamó. -Vuriva á casa y salude en mi nombre á Mirian y á su padre. C o m o recuerdo de mi am. istad, guarde usted esta baraja con que ha conseguido usted ganar una esposa modelo, y consérvela eternamente, -añadió entregándome los naipes. -P o r ahora no puedo decirle nada más; pronto tendrán ustedes noticias mías. Al decir estas pa! abras me esíreciió ¡a mano por ijllima vez y 5 c dirigió al vapor, que acab: ba de atracar en el embarcadero. El barco echó á andar y todavía permanecí algunos instantes contemplando á M r Rodgers, que se despedía de mí saludándome con el pafiuelo. Desaté los caballos, monté en el niío y regrese á la granja, llevando al otro de la brida. T r e s semanas después de la escena que acabo de referir, el peatón c ue repartía el correo me entregó una carta procedente de Nueva Orleans. N o conocía la letra del sobre, pero rasgue este y vi que el que me escribía era un abogado de Nueva Orleans. M e daba cuenta del fallecimiento de M r Rodgers, p r o d u cido por un ataque al corazón á consecuencia del excesivo abuso del opio. El entierro se había celebrado hacía tres días, y acatando la voluntad del difunto, se procedía á dar inmediato cumplimiento de su testamento. Según este último, yo era el único heredero, y el abogado en cuestión me rog: ba que acudiese á tomar posesión de la herencia. Esta no era muy cuantiosa: consistía en iSy dollars en metálico y lo que había importado la venta de los muebles y de todo el ajuar de M r Rodgers, lo cual, después de satisfechos todos los gastos, ascendía á 2.1 j j dollars, de cuya cantidad p o-