Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j ¿AÑO TRES. NUMERO 246. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. El agente de policía es el funcionario que más necesita estar condicionado por la vocación de su empleo. Ha de haber en él algo del instinto canino, que en la 1 E POLICÍA El Sr. García Prieto ha caza del criminal encuentra deleite, apar de estudiar ahora un proyecto de te las ventajas que su destino le propororganización del servicio de policía en cione. Lo que se llama, en caso tal, olfato, la capital de Cataluña. Dar semejante en- no se probará en ninguna oposición, como cargo á un ministro de la Gobernación, tampoco el valor y hasta la audacia recolocado entre unas elecciones de dipu- queridos. Mirando á su alrededor, quizá hallará tados á Cortes, cuyo escrutinio general todavía no ha sido hecho, y otras de se- pronto el Sr. García Prieto quien puenadores, viene á ser de lo más clásica- da servir de tronco á tan útil ramaje. mente rutinario que se estila en el mun- j Aunque sea con carácter provisional, una organización efectiva y viviente hará en do oficia! Aun en circunstancias normales, eso de la opinión nacional, y sobre todo en la entrar en el Poder á estudiar cuestiones barcelonesa, un efecto sedante, cien vede gobierno, es cosa que no puede pasar ces más provechoso que los proyectos y más que entre nosotros, donde pasa todo reglamentos más simétricos y proporciosin extrañar á nadie. ¡Buenas condiciones nados. Hombres en buen número de viva presta aquí eí mando para el estudio! Al Poder se ha de ir á realizar lo que fuera percepción y de arrestos, que pronto code él se ha meditado. Así y todo, los nozcan el personal sospechoso y lo vigihombres de pensamiento que han llevado len á la continua y lo cacheen dondeal Gobierno planes muy maduros, se han quiera que lo encuentren, á toda hora, ido á su casa sin ver el fruto caído del sin pereza ni debilidad, es lo que en Barcelona se necesita. Que cuando el anarárbol. Los pueblos se hallan tan penetrados quista de acción comprenda que al salir, de estos hechos, que en los anuncios de siquiera sea de la manera más furtiva, con estudio de los consejeros responsables, una bomba, á la calle, es muy probable como en las noticias de nombramientos que se la hallen encima, y ya se mirará mude comisiopes con igual propósito, no cho antes de ir á colocar el instrumento descubren sino pretextos para aplazar in- de muerte en cualquier edificio ó paseo. definidamente la solución de los asuntos Y á uno ó dos ejemplares de esas sorpredifíciles. Y en este de que se trata, la sas se habrá puesto á la serie de atentados un punto y aparte. En cuanto á fondos, dilación es un peligro. -Probablemente el ministro apelará á mientras las Cortes votan los créditos nelos técnicos ó á sujetos que por tales cesarios, ningún mejor empleo puede darpasen. Pocos, contadísimos son Jos que se á los reservados de Gobernación. Despueden presentar algún verdadero título pués de todo, no será esto por muchas en ese sentido. Y de no haber acierto en semanas. la elección, se corre el frecuente riesgo MANUEL TROYANO de que el plan se reduzca á mera fórmula reglamentaria, con su oposición correspondiente, y la exigencia de que los futuros agentes prueben conocimientos 1 as cuatro gotas que cayeron ayer mede física, de partida doble, de geomerecieron la gratitud del vecindario tría del espacio ó de alguna otra materia madrileño, que empezaba á lamentarse del tan congruente con su misión como las calor que se traía Septiembre, contra lo enunciadas. que suele ser en él corriente, y sobre La obra es sencillamente de buen sen- todo, contra lo que podía esperarse de tido y firme voluntad; de elección del per- un Agosto relativamente humano y piasonal, atendiendo sólo á su aptitud, y de doso. Pero peor estarán en Bombay, y energía para rechazar ingerencias políti- peor que en Bombay, en Valencia, doncas, obedientes á motivos segundos. Mas, de tienen, además del calor natural y ¿de qué manera puede un ministro elegir propio de la estación, el fuego de la papersona apto para funciones tan arduas sión política y el graneado que blasquistas como las de ¡a policía, en ciudad esco- y sorianistas se disparan por las calles. De estos sucesos se habló ayer mucho gida por el anarquismo para blanco espeen Madrid, conviniéndose en que ha llecial de sus ataques? Ciertamente no es llana la tarea. Pero gado el momento de pensar si las persoel jefe de Gobernación conocerá á varias, nas de orden, las que no profesan un aunque sean pocas, personas poseedoras ideal político- -porque hay que creer que de las cualidades que hacen al caso; esas, no es obligatorio profesarle, ¿verdad? -á su vez, poseerán análogos conocimientos, ó le profesan de progreso tranquilo, de y así, ramificándose la facultad de desig- ben emigrar de las grandes poblaciones, nar con la responsabilidad aneja á ella, ya que los anarquistas en Barcelona, los bizkaitavras en Bilbao y los republicanos la obra no será imposible. SJMADRID, i3 DE SEPTIEMBRE DE 1905, NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. exaltados en Valencia, están haciendo imposible en sus respectivas localidades la vida reposada de los ciudadanos pacíficos. Fuera de que el ejemplo, por lo que se refiere á la ciudad del Turia, no es ciertamente de los que más fortalecen la causa que los autores del espectáculo defienden; porque es lo que pensará todo el mundo: si esta es la perspectiva de nuestro porvenir, si han de gobernarnos hombres de este desgobierno y de estos procedimientos, bien está San Pedro en Roma y bien está, aunque no esté bien, este infeliz país nuestro, víctima de la irresolución de los unos y de las exageraciones de los otros. El Dr. Tolosa Latour, el campeón de la infancia desvalida, marchó ayer á San Sebastián para hablar al Rey de la Ley de protección á los niños que, como iey buena y española, no se cumple. Es una de esas novedades que les esperan á los madrileños que aún veranean. Dejaron Madrid limpio de pobres y golfos; pero pierdan cuidado, que al regresar se hallarán gratamente sorprendidos observando que la villa ha vuelto casi á sus buenos tiempos, cuando nadie podía dar un paso por la calle sin parecerse á un rey en lo de llevar escolta, pero escolta de pedigüeños. Y no hubo más cosas salientes en el día de ayer. La Prensa de anoche completó la información sobre el resultado de las elecciones en provincias. Se acabó la fiebre. ¡Qué descansado se habrá quedado el ministro de la Gobernación! Ya le dijo su suegro en San Sebastián recientemente: Pero el sarampión pasa. AEMECÉ CRÓNICA POLÍTICA MADRID AL DÍA CRÓNICA PORTUGUESA Lisboa, 1 o Septiembi e. A SITUACIÓN Como era de prever, POLÍTICA! os acontecimientos políticos van precipitándose de tal modo, que la posición del actual Gabinete ha llegado á ser insostenible. La sesión de ayer en la Cámara de los diputados fue de tal manera tumultuosa, que hubo que interrumpirla dos veces. Uníase al alboroto que se produjo en varios puntos del salón, la agitación y el movimiento de los diputados, que destrozaron escaños y volcaron tinteros, algunos de los cuales fueron utilizados como proyectiles... Ya no se contienen los ánimos en los límites del respeto y de la disciplina moral que debieran observar los representantes del país para demostrar con una actitud correcta que están en posesión de todas sus facultades intelectuales. Los hechos valen por lo que son. Nadie puede negar que el contrato de los tabacos envuelve una cuestión de moralidad, y que no se trata ya de apreciar el poderío de una Compañía que, á la sombra del Estado, compromete al Estado mismo, sino de una situación política indecorosa y desesperada en que el Gobier-