Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POR PALABRAS DOS EN SECCIÓ ANUNCIOS D O R PALABRAS, CLASJ ficados en secciones. De una á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abrevia TM ras y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse diez céntimos do peseta por el impaesto del Timbre. XJOS originales se remitirán la Administración de A B C acompañados de su importe en metálico, sellos do correos, libranzas de la Prensa ú otro giro análogo, el día antes de la fecha en que deban ser publicados. ESPECÍFICOS producen una deposición natural diaria sin dolor ni irritación. Pomo, una peseta. G- ayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martín Velasco. NA DOSIS DE ESTÓHAgo Artificial, tomada antes de comer, produce una perfesta digestión. Caja, 7,50 y 4 pesetas farmacias y Arenal, 2. D U OS CONFITES STJN ros oelos. -A las diez y medía: El alma del pueblo. -A las once y tres cuartos: E l perro cMoo. SLAVA. -A LAS OCHO Y tres cuartos: El capote de paseo. -A las nueve y tres cuartos: Las estrellas. -A las diez y tres cuartos: Congreso feminista (reprisse) -A las doce: ¡La peseta enferma! ÓMICO- -A LAS OCHO Y tres cuartos: Academia modelo. -A las nueve y tres cuartos: El contrabando. -A las diez y tres cuartos: La reina del couplet. -A las doce: El arte do ser bonita. GRAMÓFONOS POSTAE. ES E ESPECTÁCULOS POLO. -A LAS OCHO Y media: La revoltosa. -A las nueve y media: Los pica- C ben comprarse sin visitar T v J J nuevos semala easa XJreña, Barquillo, 14, y nales (verdad) Precios al por Prim, 1 (antes Saúco) mayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada libre. -Mensajirias. -El me; or servicio. Jacom etrezo, 4. MODISTAS PRÉSTAMOS ESEO 2.000 PESETAS SOILAE. DUEANTE LA TAbre alquiler de casa que cación, lecciones corte mirenta 850 tnienstiales, para retad precio. Atocha, 29. formas. Dirigirse L i s t a Correos, cédula 22.205. GRAMÓFONOS. HO DE- A non P D P PAPELES PISTADOS A APELES PINTADOS. Gran rebaja de precios. Suárez, Preciados, 50. P ASTELEROS. -TEASPAso local con agua, sótano, liorno grande, fac 1 litando enseres usados económicos. Horno Mata, 3. TRASPASO PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS ÚNICO DEPÓSITO EN MADRID LHARDY, Carrera de San Jerónimo, 6 78 BIBLIOTECA DE A B C -John- -me dijo M r Rodgers, -tengo entendido que eJ vicario no viveá mucha distancia de aquí: ¿es esto cierto? -Sí, señor. ¿Seria usted capaz de ir á buscarle ahora mismo y estar de vuelta antes de ponerse el sol? -Todo se reduce á dar un mal rato á mi caballo, pero es fuerte, está descansado y no tengo inconveniente ninguno. -No sabe usted lo que me alegro, porque esta misma noche quisiera que quedase terminada la unión. ¿Cómo tan pronto? -interrumpió mi padre. -Es que todavía no he terminado mis negocios y tengo absoluta precisión de salir de aquí á primera hora. Partí, pues, inmediatamente en busca del pastor. No hay para qué decir que en mí reinaba el mayor entusiasmo, y que dando fuertes espolazos á mi cabalgadura ii. hice volar á través de los campos. Llegué á la casa de! reverendo Nicholson y tuve la suerte de encontrarle en su domicilio. En pocas palabras le expliqué mí pretensión y se pi estó solícito á acompañarme. Al poco tiempo estábamos de regreso en la granja. Híciéronse los preparativos necesarios y, al cabo de una hora, Mirian y yo estábamos ya desposados. A la mañana siguiente, y después de tomar el desayuno, Mr. Rodgers se despidió de nosotros. Dirigiéndose á Mirian exclamó: -Mira, hija mía, tengo precisión absoluta de marcharme, y quizá tenga que estar mucho tiempo ausente; es más, no sé todavía si podré ó no regresar algún día del viaje que tengo que emprender. Ahora mi conciencia está ya tranquila: he cumplido la palabra que le di á tu padre antes de morir, y ya eres la esposa de un hombre honrado y sencillo. Confío en que será un buen marido para ti. Después, dirigiéndose hacia mí, añadió: -Usted, ohn, también está de enhorabuena; en Mirian tendrá una fiel compañera y serán ustedes felices. -Así lo deseamos- -respondí yo. -Ahora, dame un beso- -exclamó dirigiéndose á Vlirianr- ¡quién sabe si será éste el último que te déf ...la hice volar á través de los campos -No, no, padre mío, vuelve pronto. -exclamó Mirian sollozando y echándole los brazos al cuello. -Ya veremos; pero el deber es antes que nada, y el deber me reclama imperiosamente. -Después se despidió efusivamente de todos nosotros, y me rogó que le acompañase hasta el río para esperar la llegada del próximo vapor. Ordené á uno de nuestros criados negros que ensillase dos caballos, y acto seguido nos pusimos en marcha. En todo el camino no cambiamos una sola palabra. Cuando llegamos á la orilla del río nos apeamos y atamos nuestros caballos á un árbol.