Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRES, NU U 5 RO 5144, CRÓ- S MADRID, 11 DE SEPTIEMBRE DE E i9o5. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. abstenido ios que por razón naturalísima pudieron dar su voto. ¡Ande, pues, ei movimiento, y cunda la fe en las eficacias dei sistema! AEMECÉ NICA U N I Y E R SAL ILUSTRADA. to. Aquí, donde la desgracia ha hecho gran propaganda de pesimismo, y la impresionabilidad de la raza está tan exacerbada, la jornada de ayer se puede po 1 AS ELECCIONES N o ha llegado ner entre las que nada resuelven y todo ¡a sangre al río, cual algunos anun- lo dejan en suspenso. ciaban. Ha habido, sí, en la villa y corQueda todavía el segundo combate, el te sus pequeños escándalos y algunos más decisivo para e! Gobierno, por lo garrotazos; pero no las tremendas coli- mismo que ha de determinar la situación siones anunciadas, que retrajeron de ir á de éste en el terreno donde se halla misa á muchas señoras. más débil: la elección de senadores. Si En Madrid los republicanos han mos- en dicho combate se repiten las faltas trado más bríos, más fervor y mejor dis- cometidas ahora, se podrá contar los días ciplina que los monárquicos. Con razón de la situación liberal como se cuentan en el mitin liberal último ios señores con- los de un tísico. Y eso es lo peor que de de Romanones y Canalejas hablaron puede acontecer á un partido que ejerce con sarcasmo de los monárquicos que con- el poder público y á su obra. Los enemisideran la Monarquía como cuestión de gos cargan entonces con mayor furia, los teatro, á la que se sirve con ponerse un amigos sostienen con desmayo la defensa; uniforme coruscante y un sombrero de los neutros se desvían convencidos de que gallardas plumas, mejor que con trabajar todo auxilio es inútil y la tierra falta bajo un poco á fin de sacar triunfantes de los los pies al ministerio. comicios á los candidatos afectos á ia insMA- ÍUEL TROYANO titución. Sin duda ninguna los partidarios de la OTA DEL DÍA. Corona son en esta capital mucho más MADRID ELECTORAL numerosos y poderosos que los del gorro frigio. ¿Quién pondrá en tela de juicio Se anunció á los cuatro vientos que el que si ios grandes de España, ¡os títulos día de las elecciones sería un día sonado de Castilla, vecinos de Madrid, pusieran en Madrid. Iba á correr la sangre ooco algún empeño en las elecciones y lleva- menos que á torrentes, le iba á arder á sen á votar á sus sirvientes, á sus depen- Dios el pelo, las estrellas temblarían, dientes de todo género, empezando por palidecería ei sol de miedo. su casa y su administración, é hicieran Y, efectivamente, Madrid, domingueentrar en juego su ascendiente sobre las ro como pocos pueblos del mundo, se otras clases sociales, sería su empuje irre- entregó á las expansiones propias de! día sistible? Pera sin las autoridades que de fiesta. Cualesquiera que sean los canhacen votar á los empleados, sin el alcal- didatos triunfantes, que á estas horas no de que ¡leva á las urnas la suma enorme se sabe, dirán hoy y mañana y en mude municipales, bomberos, mangueros y chos días que Madrid les ha conferido barrenderos, ¿qué fuerza tendría la can- sus poderes, les ha otorgado su represendidatura ministerial? tación, les ha honrado con su confianza... Con las noticias recibidas de provincias ¡Patarata! Madrid no ha hecho caso de ayer sucede lo mismo que con esas listas las elecciones. ¿Qué significa el 20, ni el de lotería que se publican apenas celebra- 25 ni el 3o por 100 del censo electoral? do el sorteo: son tan incompletas y tan ¿Qué valdría el censo entero, si el censo inseguras que quien las compra, aunque entero hubiese votado, ante los centenano vea en ellas premiado su número, no res de miles de vecinos que no votan pierde la esperanza d e h a l l a r l o en y que son, sin embargo, tan Madrid otras listas mejor hechas, y, sobre todo, como los que pueden llamarse electores? en la oficial- Habrá, pues, que esperar Fuera de que entre los votantes que datos más exactos y principalmente los ayer se abrogaren la voluntad madrileña, que dé de sí el escrutinio genera! para debe contarse á los felices mortales que formar concepto de ¡as Cortes que van á varanean por esas playas de Dios y á mureunirse. La primera impresión es nada chos infelices ciudadanos que descansan más que mediana. eternamente en el Este y en las SacraHa habido, ciertamente, mayor anima- mentales. Ausentes y difuntos figuraron ción que en Jas elecciones verificadas en ayer votando con una disciplina admirael último lustro. Pero esto se ha debido, ble, que puede servir de ejemplo á ¡os aparte el ardimiento republicano, á Jas que desdeñan el ejercicio del derecho circunstancias de ser, en gran numero de electoral. distritos, Ja lucha entre candidatos del Tal fue la nota sa iente del día de ayer mismo partido. Y nosotros, los españo- en Madrid: la indiferencia más soberana les, derrochamos en las contiendas civiles del verdadero Madrid; ¡a decepción más la mayor cantidad de coraje y de ener- estupenda de los que esperaban emociogías de cuantas podemos disponer. nes y ei fenómeno curioso, pero no cierLas consecuencias ele ¡a pelea de libera- tamente nuevo, de haber votado los que les contra liberales ¡legarán al Parlamen- lógicamente no pueden votar y haberse FIVE O CLOCK TEA TJenetremos en la agradable estancia; las pa redes están pintadas de un verde claro, gayo, suave; hay una alfombra roja y muelle en el suelo; de los muros sólo penden dos, tres ó cuatro grandes fotografías de buenos cuadros (que es preferible á tener cuadros malos, sobre todo si son de estos pintores que figuran en nuestro Museo Moderno) acaso estas fotografías son de una escena de Goya, de una dama de Velázquez, de un retrato del espiritual Romney (ei de Mark Currie, por ejemplo) ó una figura femenina de Van Loo, de Lancreí ó de Larguilliere. La mesa, ancha y sólida, está aparejada en el centro; la cubre un pesado mantel, nítido, impecable, de damasco. Reposan sobre él los cubiertos, limpios, radiantes, sin estas manchas hórridas de huevo- -no hay que decirlo- -que notamos con espanto en los tenedores de los restauranes y los hoteles. Brillan diáfanos los vasos de cristal sutilísimo, entre ks tazas de aérea y sonora porcelana. Y aquí y allá, esparcidos sobre la albura del mantei y puestos en búcaros delicados, destacan las rosas rojas, blancas y gualdas, los nardos modestos y olorosos, los jazmines suaves y penetrantes, los heüotropos vagos, las magnolias agrias y audaces... Lector: el refresco va á comenzar. ¿No te sientes bien en esta estancia clara y risueña, lejos de los tráfagos del mundo, entre bellas y espirituales damas, entre amigos discretos que olvidan un momento que hay en el mundo artículos de fondo, diputados, intervieus y programas políticos? Damas y caballeros van hablando fluida y naturalmente; doña Mariana de Austria, Mark Currie ó las majas de Goya, miran desde sus marcos serios; tú, lector, sientes una sensación de bienestar y de sedancia. Nadie te obliga á este tormento inaudito, épico, de mostrar más locuacidad ó más ingenio del que tienes todos los días. J aime les maisens oú je puis me tirer d affaire avec ¡non esprit de ious les jours- -decía Montesquieu en su Autoretrato. Y en tanto tú vas devorando lentamente, sin apresuramiento, con un elegante desdén, estos livianos manjares que tenemos sobre la mesa. La Sra. G. O. de P T. -discretísima dama inglesa á quien no quiero descubrir- -los enumera uno por uno en su pequeño y precioso libro Vive o dock te colección de recetas para preparar bebidas, emparedados, bizcochos y tosta- das para el te. Un renglón de fina letrita de mujer reza en la portada: To A- zotin from á amateur... El cronista contesta rendidamente: -My respeets toyour wtfe. AZORJN ECOS DEL DÍA iajes políticos. Ayer llegaron á Madrid los Sres. Montero Ríos, Maura y Dato, en el primer expreso. Esperaban al presidente del Gobierno los ministros, autoridades, subsecretarios y alto persona! de la Presidencia,