Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POR ANUNCIOS p O R PAT, ABJRAS, CLASJ ficados en secciones. Da una á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Las abreviafui as y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción doberá añadirse diez céntimos de peseta por el impuesto del Timbre. Los origínalos se íemitiián Á la Adnimistiación de A B G acompañados de su importe en. metálico, sellos de correos, libranzas do la Prensa u otro giro análogo, el dia antes de la fecha en que deban ser publicados. PALABRAS SECCI G AMÓFOXOS EAMÓFONOS. S O D E ben comprarse sin visitar la casa TJrma, Barquillo, 14, y Prim, 1 (antes Saúco) ESPECÍFICOS IT S D OS C O N FunaEdeposición producen natural diana sin dolor ni irri- celos. -A las diez y media: El alma del pueblo. -A las onoe y tres cuartos: El perro ohico. POSTALES MODELOS nuevos semanales (verdad) Precios al por mayor y menorf sm competencia. Gran Exposición. Entrada libre. -Mensa, erica, -El mejor servicio. Jacometrezo, 4. G 4.000 tación. Pomo, una peseta. Gayoso. Arenal, 2 y farmacias. Por mayor: Pérez Martin Velasco. DOSIS DE ESTOMAU NA Artificial, tomada ango tes de comer, produce una perfecta digestión. Caja, 7,50 y 4 pesetas farmacias y Arenal, 2. SLAVA. -A LAS OCHO Y tres cuartos: Los camarones. -A las nueve y tres cuartos: El principe ruso. -A las diez y tres cuartos: La borracha. -A las once y tres cuartos: ¡La peseta enferma! E H. UMIBÍACIOSÍES ODT 5 BN AET. ILUH 1 NAciones, decorados y const r u c c i o n e s para festejos. Fuencarral, 51. PUBLICACIONES EEC O D EfacilitaH dosELECTORAL, pesetas tomo. Corresx onsal: Gonzalo Córdoba, 11. M ESPECTÁCULOS POLO. -A LAS OCHO Y media: La revoltosa. -A las nueve y media: Los picaron A ÓMICO- -A LAS OCHO Y tres cuartos: La corría do toros. -A las nueve y tres cuartos: Academia modelo. -A las diez y tres cuaitos: La reina del couplet. -A las doce: 351 arte de ser bonita. C PAPELES PINTADOS APELES PISTADOS. Gran icbaja do piecios. Snárez, Preciados, 50. P ASTELEE. OS. -TKASPAso local con i gn i, sótano, horno grande, facilitando enseres usados económicos. Horno Mata, 3. P PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOÉ ÚNICO DEPÓSITO EN MADFÜD LA BARAJA SIMBÓLICA JO ...eí animal por lo visto regresaba con alegría. Después de saludarme y de ser presentado á mí padre, exclamó 2I ver que no sabía cómo nombrarle. v le llamo Paul Rodgers y esta señorita es mi pupila Mirian Les dimos la más cordial bienvenida y les preguntamos si querían descansar y tomar algún refrigerio. ¿Podrían ustedes darnos alojamiento esta noche? -pregunto M r Rodgers. -Con muchísimo gusto- -respondió mi padre, -siempre que ustedes se dignen aceptar el Humildísimo albergue que podemos ofrecerles. El forastero aceptó, desde luego, agradeciendo mucho el ofrecimiento. Acto seguido M r Rodgers y su joven acompañante penetraron cada uno en una habitación con objeto de lavarse un poco y de nuifarse el po v de! camino. Yo, mientras tanto, conduje las dos caballerías á la cuadra, dándoles acomodo al lado de las nueslias. Llegó la hora de la c. na y los cuatro comimos con regulai apetito. La conversación versó únicamente acerca de asuntos generales, sin aludir en lo más mínimo á lo que á mí me preocupaba más que cosa alguna. Terminada! a cena, M r Rodgers me invitó á dar un paseo y yo accedí gustoso. Corno Mirian se encontraba algo cansada se quedó haciendo compañía á mi padre. Empezamos a caminar silenciosamente, como si los dos pen sásemos en alguna cosa y no quisiéramos hablar de eüo. Al cabo de un r 2 to y de una manera inesperada, mi acorrí pañante exclamó dirigiéndose á mí: -Bueno, John, ya se figurará usted que la se. loiita que ha venido es la mujer que yo y la fortuna de! juego le hemos desainado para esposa. -Sí, rae lo había figurado ya. ¿Y qué opina usted de ella? ¿Qué tal la encuentra usted f- -JVlíss Mjrian es muy hermosa y la primera impresión no ha podido seime más favorable; peí o la belleza so a no constituye la felicidad y en una hora no me ha sido posible formar juicio de su carácter. -Ya lo comprendo y tengo el pensamiento de dejarla aquí durante una semana. -Y dígame usted, aunque le advierto que no trato de ofen derle, ¿es serio y formal todo esto? -Ya lo creo que es serio. Esto es fácil que le pueda parecer extraño á cualquiera y lo será realmente con arreglo á las ideas corrientes entre los hombres; pero créame usted que nunca he obrado con más reflexión que en la ocasión presente. Al padre de Mirian, que era pariente mío muy cercano y á quien profesaba un profundo cariño, le prometí en su lecho de muerte tener cuidado de la niña y entregarla á un hombre honrado, bueno y trabajador. Creo que en este último punto no me puede reprochar nada mi conciencia al fijarme en usted Soy ya viejo, he sido un hombre débil y que ha hecho vida errante y no pienso vivir ya mucho tiempo. 1 D nininniniiiBii ni im 1 m II r r u i n 1