Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UC. i DOMINGO 10 DE SEPTIEMBRE DE IQO 5. PAG. 6 I WÍSÍBHHQHK 14 U M K S S H HW K f r I -1 t 1 S 1 w HE 1 V í i W! s iw feí- r- f -Á- ¿i T! HA -i V- ítrí jt MADRID. LA REUNIÓN LIBERAL CELEBRADA EN LA NOCHE DEL VIERNES EN EL NUEVO CIRCULO LIBERAL cualidades la harían realzar en el trono. Su madre es aquella interesante princesa Beatriz, que fue la hija predilecta de la Reina Victoria de Inglaterra. Por nada del mundo consentía la augusta Soberana en separarse de aquella hija adorada, que fue su alegría y su consuelo en medio de la tristeza de la viudez. Por eso la casó con un príncipe de antigua y noble casa, pero sin posición, para llevarle á sus Estados, y que aceptase un puesto en la corte de Inglaterra. Enrique de Battenberg fue un cumplido caballero que supo hacer feliz á su esposa, y de este matrimonio nació esa encantadora Princesa que une á la hermosura la virtud y el tálente, y que ha sido educada bajo los más severos principios y con el esmero necesario para hacer resaltar sus nobles cualidades. Como su madre, siente predilección por la música y es aficionada á las demás bellas artes. Dibuja y pinta, monta con gallardía á caballo, siendo, como digna princesa de la Gran Bretaña, diestra en los deportes. Desde niña la han acostumbrado á interesarse por los pobres y á ser compasiva y buena. Sus tíos los reyes de Inglaterra la distinguen mucho, y la emperatriz Eugenia la quiere como á una hija, recordando, s; n duda, el amor que su desgraciado hi o Drofesó á su madre la para lo porvenir, sirven para satisfacer la curiosidad pública y para regocijo de los que las leen. A este orden pertenecen las Memorias, que tampoco son Memorias sino Recuerdos, que está publicando el gran actoi inglés Carlos Hawrvey. Entre los muUN CHAMBELÁN chos sucesos anecdóticos que refiere de su agitada vida de teatro, merece menA TRAVÉS DE LA FRONTERA. cionarse por lo gracioso, ala vez que pot UN BARBERO ORIGINAL. lo macabro, el siguiente: Hallóse en cierta ocasión en un pueCuéntase de un pobre barrendero que murió miserablemente en un hospital de blecillo casi ignorado del Reino Unido y París y que dejó entre las sábanas de su no llevaba en su equipaje navajas de afejlecho un testamento ológrafo que decía tar. Lo peor del caso era que tampoco textual y lacónicamente: No dejo escri- había en la localidad ninguna barbería. tas Memorias de mi vida. Prohibo termi- Sin embargo, al saber por el dicho de nantemente que se me erijan estatuas. un vecino que había en el pueblo un in- Broma ó no broma de aquel infeliz, re- divíduo que en ocasiones ejercía funciosultaba su humorismo de última hora una nes de barbero, se dedicó á su busca y tremenda crítica de la vanidad humana, captura, y cuando hubo dado con él le que se manifiesta, entre otras cosas, en rogó que le afeitase, resignándose de anesa manía de escribir Memorias que aco- temano á aguantar alguno que otro corte mete á muchos mortales, persuadidos tal en su cutis. vez de que de ese modo se abren paso á- -No- -objetó el buen paisano, -mis la inmortalidad. clientes jamás se han quejado de que les Ha habido Memorias de indiscutible haya hecho daño. -Tanto mejor- -replicó Hawtvey; -valor histórico, pero por regla general no suelen merecer más respeto que el que manos á la obra. -Pues servios tender vuestro cuerpo inspiran los hechos de las personas que dejaron de existir. Hay, sin embargo, en el suelo y á todo lo largo. auto biografías que si no constituyen un Un poco extraña era la pretensión, dato interesante para lo pasado, ni menos pero oodía ser una costumbre del país y princesa Beatriz cuando estaba soltera. No queremos anticipar noticias ni hacer alarde de bien enterados, como el corresponsal de UEclair. ¡Pero quién sabe si en el resultado de nuestro concurso hay algo de vox populi, vox Den v w- mn MlillIlHIl IUITTH