Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 AÑO TRES. NUMERO 2 4 3. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. iníegristas de tres, y los socialistas, si traen uno, dirán que están en el camino de la victoria. Todo esto logra preocupar como un acertijo de A B C. Oíros asuntos más menudos sirven también de tema de conversación. ¿Cuántas actas traerá a Congreso el marqués de la Vega de Armijo? ¿CuántasMoret? ¿Cuántas Canalejas? ¿Saldrá elegido Lerroux? ¿Saldrá Sonano? ¿Lucharán de veras los sociaiistas de Bi bao? ¿Cuántos candidatos monárquicos triunfarán en Madrid? ¿Cuántos regionalistas en Barcelona? El movimiento de ánimo que todo ello ocasiona se asemeja á un íriterés de cancha. Lo que puede iníluir en la vida nacional, eso se pasa por alto. Se lleva la cuenta de probabilidades como la de los tantos en Jai- Jílai. Y lo peor de todo es que no se ve camino de enmienda. Dos cuestiones hay capaces de solicitar y atraer la atención de la gente que aún piensa algo sobre estas cosas. Es una de eílas el éxito del respeío gubernamental á los tinglados electorales, que los adversarios políticos montaron durante su dominación, y la experiencia de lo que pueden resistir aquéllos ante la presión moral del Gobierno. Es otra las consecuencias de la lucha entre candidatos liberales apovados y no apoyados por el elemento oficial. La materia servirá Juego de base á curiosas observaciones y substanciosos coment- irios. MANUEL TROYANO fjMADRID, i9o5. IODB SEPTIEMBRE DÉ NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS -Hace tiempo que tengo formada opinión de tan fundamental problema, ñero sobrej asunto tan arduo no puede darse un juicio erq pocas palabras. Sería preciso escribir un libros En el cambio io esencial es la cuestión motí netaria; pero hay también otros elementos quS influyen notablemente en la solución dei nroí blema; problema gravísimo que 1 creado en) Ja sociedad española una manera de ser espeg. cía! por lo cual hay que tratarlo con moflís, pulso. Creo tener vencido el estudio y esoe- o resolver la cuestión muy pronto y mediante medidas que se irán desarrollando sucesiva mente. Hablando de Villaverde, dijo el Sr. Eche garay que era aquel hacendista un hombre d? mucho entendimiento, como lo demostró en las consideraciones que expuso en ei preámbulo de su obra. En cuanto al problema monetario, sus conocimientos eran más teóricos que prácticos, por lo cual el Sr. Echegaray no está conforme con la obra de Villaverde, á que llevó este hombre público muchas ideas de Italia, Aus tria y otras naciones. Interrogado acerca de si seguirá Ja política económica de Urzáiz, contestó que, como ha Lía estado alejado de la política militante, desconocía los planes del ministro anterior, con quien sólo habló de los asuntos que estaban sobre e! tapete al sustituirle en el ministerio. -Después que se constituyan las Cortes- dijo el Sr. Echegaray- -se inaugurará el período parlamentario con la presentación de los presupuestos, que serán los actuales; pero con las reformas que exijan los servicios; pues sólo quedará mes y medio para presentar un nuevo proyecto de presupuesto, y no hay tiempo material para confeccionarlo. ¿Y ¡os Consumos piensa usted abolidos, como anunciaba la circular política de! Gobierno? -Pienso que no pueden suprimirse de golpe y porrazo. Hay que hacer más llevadero ese impuesto, porque, como ha dicho muy bien Moret, es más odioso por ¡a forma que por el fondo; pero constituye una renta, y entiendo que hay que sacrificarlo todo á mantener la nivelación del presupuesto, asegurando los ín- gresos. Es, pues, una cuestión á resolver, pero que aún no puede acometerse. Hablando de los tratados de comercio, dijo que estaba satisfecho de la terminación del 0 áv. s vivendi con Suiza. Las dificultades que los suizos oponían, referíanse á nuestros derechos sobre el material eléctrico, los esmaltes y los 1 bordados. Hemos arreglado el asunto y hemos mejorado la situación para nuestros vinos, aunque no hayamos podido favorecer á dos nuevas fábricas de cacerolas establecidas en España; pero el buen arte de gobernar consiste en sacrificar ¡o menos á lo más. De lo contrario, perdería nuestro próximo presupuesto un ingreso de 3o millones de francos. El 21 de Octubre termina el tratado con Italia, y tenemos que concertar otro tratado ó un modus vivendi. En el año próximo tenemos que renovar los existentes con Alemania ¿I n glaterra. Lucharemos para obtener ventajas y concesiones para nuestro comercio. Pensaba haber ideado dramas durante el descanso veraniego- -decía D José- -y tengo que desarrollarlos en Madrid, y dictándolos, porque el ministerio y los asuntos que hay que resolver embargan toda mi atención, sin ooder dedicarme un instante al t e m o ni á los p? N EL FRONTÓN En días como el de hoy acostumbi- aba la Prensa más ó nenos independiente, escribir sendos ar ícu! os recordando al Cuerpo electoral us deberes y exhortando á los ciudadanos investidos con el precioso derecho del sufragio á asistir á los comicios. Era Va esto un hábito social análogo al de ponderar el i5 de S priembre, con motivo de ía apertura de los Tribunales, la excelsa función de la Justicia abstracta y las deficiencias de la histórica española; así como en i. de Octubre la inauguración del curso universitario servía para enaltecer ia trascendental misión de la enseñanza y Sa necesidad de que saliese de los rutinarios cauces por donde con tan pobre resultado corría, La experiencia se encargó de demostrar la esterilidad de semejantes soflamas, ya tan hueras como las fórmulas triviales de los más vulgares cumplimientos. Hoy, al tratarse de elecciones, nadie cree que va á ir á las urnas un solo elector por lo que le digan los periódicos. Irá por amistad, por simpatía ó- por lisonja á algún candidato; por pasión de partido, -por obedecer mandatos del jefe, por cobrar el favor de alguna manera; pero exclusivamente per confianza en 3 a eficacia de su voto, por amor al sistema representativo, por cinismo, por deber, si va alguien, ese merecerá que su nombre se grabe en en mármoles y bronces. Las exhortaciones han quedado suprimidas, fuera de lat columnas de 5 a Prensa perteneciente á alguna parcialidad de las que entran en lucha. Los combatientes son los que tienen necesidad de clarines y tambores. La masa social, que compone el llamado elemento neutro, presencia la contienda con escaso interés, no obstante hallarse muy convencida de que sus propios destinos constituirán el botín del vencedor. Le da lo mismo, porque todos los combatientes se le antojan iguales. Con reservarse el derecho de murmurar y maldecir de unos y otros le basta. De ella propia no maldice nunca, porque nadie le da en cara con la parte considerable de culpa que en esa enfermedad nacional tiene su floja y egoísta voluntad. Fuera de las filas de Jos partidos que pelean, apznas se nota más q ¡e u ia vaga curiosidad por el resultado de las eiec cienes. ¿Cuántos candidatos ministeriales triunfarán? ¿Serán 2 a o ó serán 23o? ¿Vendrán al Congreso 6o mauristas, ó vendrán yo ó más? ¿No pa aran de 20 los viliaverdistas, ó llegarán á 3o? ¿Contarán ¡os republicanos con ivá ioría tan numerosa como la que trajeron á las pasadas Cortes, ó se quedarán en a 5 ó 20 diputados? Los caruatas no excederán de siete, los HABLANDO CON ECHEGARAY POR TELÉGRAFO VIGO, 9 5 T. TLJj e tenido una conversación con el ministro de Hacienda y juzjo de interés algunas de sus declaraciones. De política no quiere hablar el ilustre Echsgaray. Dice que él es el español que menos política sabe. Dzsde que ¡legó á Marín sóio se ha ocupado de estudiar ci problema monetario y los presupuestos. Si firma algo es de puro trámite. Ha escrito una carta á Montero Ríos y dos al subsesr tario de Hacienda. Ha saüdo un solo día para visitar en Lourizán í la familia del presidente. Eraplea e) tiempo en estudiar los presupuestos de Villaverde, que conocía de antemano, y en leer los folletos y libros que se han escrit últimamente sobre ¡a cuestión de los caisibios. Todavía le ha quedado algún rato para corregir ¡as pruebas del discurso que jeera en el Pir. jni. ifo dz la Universidad Central al inaugurarse el curso aesdiroico. El tema de este trabajo será: la crítica y la física matemática, y en él hace una curiosa aplicación de la crítica á ¡a ciencia mederna, especialmente á las matemáticas. Entre iü gente de esencia producirá el discurso una revolució. i por Jos casos verdaderamente raros y curiosos que presentará. Aiabiando de I2 cuestión de ios camibios se expresó así: