Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 SAÑQ TRES. NUMERO 242. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. brir tamaños abrumadores gastos manteniendo su ejército á costa del país, son los que movilizan, llegado el caso, mayor número de soldados, y entran con supeRIBUTO Á LAS C 1 R- En los presen- riores fuerzas en el combate. CUNSTANC 1 AS tes días, los La contienda de los intereses ha sido chubascos oratorios son generales en nues- siempre, bajo mil formas, la más viva y tra Península. La elocuencia refleja, como la más empeñada. En época no lejana todo, entre nosotros, como la tempera- tuvieron también gran empuje las ideas, tura, como la lluvia, como la curiosidad y aunque á las sombra de ellas pusiera cada el interés públicos, como la impresiona- cual sus conveniencias personales. Pero, bilidad colectiva, caracteres extremados. hoy que se enfoca la cuestión casi excluN o hay término medio: ó un calor de los sivamente por aquel lado, han perdido trópicos ó un frío glacial; ó la sequía ó mucho de su bélica virtud las arengas la inundación. tribunicias. Los aguaceros de palabras caen sobre Por eso, para la lucha se busca agenel cuerpo electoral como los chaparro- te de dinero ó que sabe sostener á su nes de tormentas sobre nuestro suelo. Lo banda nutrida con favores, y resultan mojan, pero rso lo calan. esas candidaturas que dejan estupefactos Él agua caladera, para que produzca á quienes aún permanecen como candisus naturales beneficios, ha de caer de dos espectadores de la política. Si la las nubes serenamente y con periódica obra se hiciera sólo con discurses, seguregularidad. La obra hondamente suges- ramente saldría mejor. Pero hay que pativa del orador, respecto de su público, gar tributo á las picaras circunstaicias, demanda un contacto más frecuente entre y aquélla sale un poquito desigual. ambos que Jo que por aquí se usa. La MANUEL TROYA. NO arenga del tribuno militar delante del enemigo podrá comunicar á la hueste maOTA DEL DÍA. yor ardimiento en la pelea, no le infunLAS DOS TIRANÍAS dirá mayor disciplina, superior habilii dad, táctica, todo aquello que tanto y Aires revolucionarios rugen en el Jamás que el valor asegura el triunfo. La pón. La paz concertada en principio con cohesión de las voluntades, la unidad de Rusia no satisface al pueblo victorioso. acción necesaria para la victoria, otra la- La hidalguía y el sentimiento de huma bor demandan. Por eso se explica que el nidad que para asombro de las genera condoiliero político disponga en estoscasos ciones presentes y venideras han quede fuerzas más poderosas que el caudillo dado triunfantes en la Manchuria, forque reúne transitoriamente en torno de mando una aureola de gloria sobre el solde sí muchedumbre de gente allegadiza. dado japonés, sufre doloroso descalabro Y así se explica también la estupenda en las calles de Tokio. El pueblo rectifialianza hecha en semejantes ocasiones ca brutalmente en la ciudad los hechos con gente aventurera ó extraña, que qui- admirables de su ejército en el campo de ta de prestigio tanto y más que lo que batalla y la hermosa generosidad de sus de vigor material puede traer. representantes en la conferencia de la Se trata de vencer, y nada más que de paz. La disciplina militar traza á fuerza vencer en el combate, y á tal fin iodos de abnegación y de sangre una maravillolos medios parecen buenos. Las mez- sa epopeya en la historia de su país y la clas singulares que de elementos anta- indisciplina popular la emborrona en un gónicos se observan en algunas circuns- momento de pasión. El mundo entero cripciones y en muchos distritos obede- contempla admirado la gigantesca labor cen á tal consideración. La moral no de aquel pueblo sobre cuyo progreso adtiene nzás que ver con la política; z su- mitió antes de la guerra recelos que la cede lo mismo que ccn el arte. Este guerra misma ha destruido, y de pronto aforismo de uno de nuestros más eximios resurge la duda, vuelve á preguntarse si políticos y oradores, da la clave de todo. no habrá algo de leyenda en la apoteosis De unos y oíros campos salen protes- hecha á la rápida transformación de! país tas de esa índole. Algunos hombres de de! sol naciente. aventajada taí! a política y de buenos deEn Rusia, cuando la guerra va mal seos innegables han consagrado muchas para su causa, se subleva el pueblo, mata, de sus horas á disciplinar y adiestrar sus incendia, destruye y hace tambalearse á tropas para encontrarlas aptas en el mo- las instituciones seculares que le rigen. mento de la luch pero han gasxado mu- Eii Japón, cuando la guerra lleva la viccho jpás de paciencia y de influjo que lo toria, el pueblo también se amotiaa, que ha importado luego el éxito obteni- ma a, incendia, destruye y amenaza alas do. Porqje las peticiones son continuas instituciones legzndarias que le hí. n dado y grandes, y la cohorte mercenaria se adelantos y triunfos. Ni el terror ni la encrespa y se chela apegas se retrasa complacencia pueden nada contra el imel pago. Los que poseen el arte de cu- pulso de las masas, cuando las. majas, 1 MADRID, 9 DE SEPTIEMBRE. DE i9o5. NUMERO SU LTO, 5 CÉNS. CA POLÍTICA T consciente ó inconscientemente quieren una cosa. El régimen inamovible é inalterable no convivirá en adelante, está visto, con la voluntad de las masas. La tiranía intransigente y tradicional del cesarismo ruso como la tiranía dulcificada y modernizada del Mikado japonés, no tiene hueco en la vida de lo porvenir. La incógnita pavorosa que hay que resolver, es si á la tiranía de arriba ha de sustituir con ventaja ó sin ella la tiranía de abajo, que en Tokio ahora y antes en San Petersburgo se ha manifestado de modo tan aterrador. AEMECÉ ECOS DEL GRAN MUNDO TT e viaje. Los marqueses de Zahara, hermanos de la finada duquesa de Gor, han salido con dirección á París, después de cumplir los preceptos religiosos motivados por el novenario de la reciente muerte de la duquesa. urapleaños. Él día 2 Í del mes presente, cumplirá el duque de Arión treinta y cinco años. Con este motivo, y en el mismo día, presentará D Joaquín Fernández de Córdoba y O s ma, en el Senado, los documentos que le acrediten para obtener una senaduría por derecho propio. Del ducado que se fundó en 1725, está en posesión desde ¡892, es decir, desde 3 a edad de veintidós años, y posee también los títulos de duque de Cánovas del Castillo, de marqués de Mancera, con grandeza, de Malpica y de Povar y conde de Santa Isabel, con grandezaJ jZfnlace. Ha sido expedida por el ministerio de Gracia y Justicia real licencia á la bella condensa del Castillejo, para contraer matrimonio con el príncipe de Metternich. La boda está fijada para el día 4 del próximo Octubre y dadas las simpatías y el añejo y digno abolengo de la contrayente, unido al rango del novio, promete ser una gran solemnidad aristocrática. Serán apadrinados por la duquesa de San Carlos, madre de ella, y por el príncipe Pablo, padre de é! como testigos figurarán el duque de Alba, el marqués de Santa Cruz, el conde de Pie de Concha, hermano y tío estos últimos, respectivamente, de la novia, el príncipe de Ligchenteira, el duque de Sotomayor y el marques de la Romana. l e sports. En ¡os d as de! 1 5 al 18 de! presente Septiembre, se verificará en Bilbao un concurso internacional de foot- bail, en el que será disputada la gran copa de Vizcaya y 700 pesetas en metálico, como primer premio, constituyendo el segundo 1 ¡medallas de plata y 35o peset? 3. I í allecimientos. En El Escorial ha muerto nuestro amigo y antiguo compañero D. Ramón Alaría Urcuílii, á cuya familia damos nuestro sentido pésame.