Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m f F 7- -f f ir i í í. a Pif a- SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR OAOA MF. S llspaíía, pts. 1,5o. Portugal, pts. x. Unión Posta 2,5o trancos. Vdrtiinistración: 55, Serrano, 55, Madrid N. o 2 4 2 M A D R I D S Á B A D O 9 D E S E P T I E M B R E NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA ABC MALETAS desde 6 pts. MONTE BENÉFICO PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabra Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrift D E 1905 Para el tocador y el baño Agua de Colonia con perfur e V e r a- V i o l e t a y l á l a í b l n i í c a s 6 ptas. botella de litro; media botella, 3.50. 1 KRFU 9 I E K Í A liVÍJLKS í í a r r e r a d e Man J e r ó u i í i i o Colegio de Fernando el Santo M a r q u é le lVIo a terio, 3 T o d e l e d i l i c i o Primera y segunUa enseñanza completas. Francés, Inglés. Alemán, Italiano, Árabe, Griego, Hebreo, preparación para Correos, Telégrafos, Aduanas, Sobrestantes, Comercio. Hay plazas de internos, medio pensionistas y extornos. Profesorado escogido. Principian las clases el 1. do Octubre. l a I IO ¡TKIt 13 41 10 NI Í DE MUEBLES Percheros á 15 pesetas, pables. alcobas, recibios. sillas, piano, Paz, 15. LA INCUBADORA EN TA PLENO DE ELRCTORAL 4 LA FlEsI SE VENDE una magnifica mesa para consejo de administración capaz para doce plazas. Plaza del AnKet, 6. E l Í E M T K O IngeníerosdeMmasy Agrónomos Academia preparatoria para o! ingreso en dichas Escuelas. A l u i i i i i o N iuterii M y e. fern Pídanse reglamentos 6 informes de ios resultados obtenidos al Director D. N. Bolomburu. C a l l e leí ra (l 10, M a d r i d REVOCO LOS M E L O N E S ELECClÜNtiS DESPUÉS EL MELA TURCOSAS DE LAS R E N D E R O P E LA PAZ J BIA E L E C T O R A L Y O T R A S MUY INTERESANTE- Y LA PRENSA A K M K X 1 H 1.0 Admite anuncios, reclamos y noticias para todos los periódicos, haciendo gran des descuentos. Esquelas de funeral y aniversarios á precios muy reducidos. l Hlaii e l a r i t a s) coiiibiiiaüa INGENIEROS DE CAMINOS PREPARACIÓN EXCLUSIVA EN L AI TliJUA A C A W E M I A DE A A í i l I L A l t i i O K Z A L K Z Y í iA ¡V I I K Z Í U E R V O Profesares, los ingenieros do Caminos Srcs. González, Sáa chez Cuervo y Fernández Quintana. El curso comienza en l.o do Octubre y los repasos en l.o de Julio. De los 12 alumnos do la Escuela que terminan este año su carrera, siete procederi de esta Academia. Alumnos de esta Academia que en el mes de Junio han obtenido sobresaliente: Sres. Robledo, Allimirasi Salvatierra y Sánchez Pérez. Los dos últimos, dos sobresa ¡lientes cada uno, y el último, matricula de honor. J A C O M K T I t E Z O 17, S E O Ü I D O M A D R I D Pídanse reglamentos é informes á esta Academia. S SUGESTIEL DOFIN LE VAS PUBLICA MINGO SALDRÁ r. EDEÓN Q U E POR SEGÚN DIPUTADO, HAN OFRECIDO EN SECRETAMENTE GOBERNACIÓN 6 S BIBLIOTECA DE A B C? LA BARAJA SIMBÓLICA 65 que na visto usted clavada en la pared; al mismo tiempo coloco dos monedas de o r o sobre el caballo m u e r t o C o m o si me encontrase sugestionado y privado de voluntad propia, yo seguía su ejemplo. Había en su mirada y en sus ademanes algo que y o no me podía explicar y que ejercía sobre mí una influencia fascinadora. ¿A qué vamos á jugar? Yo no conocía más que un juego muy antiguo, que mi padre me había enseñado y que solía jugar algunas veces con él du rante iss largas veladas del invierno. Le dije en lo aue consistía y el pareció conocerlo también aJ momejíto. -Perfectamente- -dijo y comenzó á barajar. Se había sentado sobre una de las patas del animal y y ó me coloqué enfrente, sirviéndonos de mesa el cadáver del caballo Antes de comenzar á dar las cartas, el forastero sacó de un estuche de plata una especie de pildorita gris, que introdujo en su boca y poco después, sus ojos adquirieron un fulgoi extraño que me sorprendió sobremanera. Jugamos nuestra partida y yo tuve la suerte de g a n a r -Doblaremos la puesta- -dijo el desconocido sin alterarse Jo más mínimo; y sacando cuatro monedas de o r o las colocó ti lado de las otras cuatro que ya me pertenecían. Volvimos á jugar, y la fortuna me fué nuevamente favorable. El forastero dobló otra vez la postura. C o m o si me encontrase hipnotizado, contemplaba y o el montoncito de o r o q u e se hallaba entre nosotros. Jugamos y gané. Parecía que mi cabeza daba vueltas, y experimenté un sentimiento extraño que tenía algo de temor, acrecentado, sir duda, p o r una gran excitación nerviosa. -M i r e usted, señor- -exclamé por fin, -coja usted t o d o esc iinero y déjeme marchar, pues no me siento con ánimos de seguir jugando. ¿Y p o r qué no? -M e disgusta que pierda usted de esa manera, y además se va hciciendo algo tarde y es ya hora d e que regrese á mi Oísa, porque n i pi dre estará con cuidado aguardándome. Durante más de media ñora estuve trabajando para p o n e p aquellas mercancías en sitio seco, con objeto de ir á recogerlas en el carro p o r la noche. Cuando terminé mi faena volví á montar en mi catjaigadura y tomé el camino de mi h o g a r Al t r o t e de mi jaco, lo molido que yo estaba del trabajo pasado y el sol, que apretaba de firme, me impu saron á descansar un rato á la sombra de un arbolucho. M e apeé, sentéme de espaldas al tronco del árbol y ya estaba y o medio dormido cuando oí gritos en lo interior del bosque. Sobresaltado corrí hacia el lugar de donde parecía salir los lamentos. N o tuve que caminar mucho para ver un caballo que pataiea ba tumbado en el suelo. Junto al animal un hombre miraba me- p r ver un caballo que putaiciLbs en I ucJo.