Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADO POR CADA M E S PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid España, pts. i,5o. Portugal, pts. i Unión Postal, a, 5o francos. Administración: 55. Serrano. 55. Madrid N. 241. MADRID, VIERNES 8 DE SEPTIEMBRE DK 1905 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA kC B- DESNATURALIZADO PARA QUEMAR COMP. DE ALUMBRADO A BASE DE A L C O H O L 90 CENTS. LITRO. PRECIAOOS, 9 CD S f- J u encarral, 3 SOMBÜEROS ÍNGLESES logttimos, especiales. distingrmdos. Jig ero? -sól 4o8.8 aperiorea, pztras, 7.8.9,10 12, 13. i IJ I -C D A L I D A D E S Í O E R E Ú N E N O P H BBBHPBHP DNICAMENTE L 0 8 SOMBREROS LEGÍTIMOSTNOLESES ARMA- DOS O FLEXIBLES QUE VENDE MUÑOZ. POR LO QÜE LLEVAR ONO DE ELLOS ES ACRBDITARSE CO é 4 áf ái á á DE PERSONA DISTINGUIDA 00 SE VENDE Miia magniCca mesa para cons t o de admiaistracíón capaz para doce plazas. Plaza del Ángel, 6. E L C K N T B O Agua de A Z A H A R Marca L A GIRALDA. Sevilla De venta en las principales farmacias, perfumarlas y drogruerlas de toda España. H EDMUNDO Agentes de Segnros Se necesitan muy expertos, BÓlo en pueblos importantes. FiioríeN coiniMioiies. Informes gratis. -J. G. Ceballos. PKZ, 4, M a d r i d 64 BIBLIOTECA DE SA B CD 61 A medida que el tiempo corría, era mayor mí curiosidad por v saber la causa, para mí misteriosa, de que tuviesen allí aquel raro trofeo. Después de terminada la cena no pude contenerme y pregunté lo que deseaba saber. Nadie me contestó- Avergonzado callé, pero hallábame más inquieto que antes y más encendido de curiosidad. Serían las nueve, la esposa de Ripley y su hijo se retiraron. Quedamos solos el colono, su anciano padre y y o Entonces Ripley disculpóse por no haber contestado á mi pregunta acerca de la baraja. V o y á contar á usted lo que eso significa. Las cartas que ahí se ven, decidieron mi destino. Escuchad. Vivíamos hace trece años mi padre y y o en esta granja con cuatro negros de nuestra propiedad. M i pobre madre ya había fallecido. N o vivíamos en aquellos tiempos con las comodidades y el regalo que hoy disfrutamos; sin embargo, poseíamos lo suficiente para vivir con decoro y no carecer de lo necesario. Eramos trabajadores ahorrativos y nunca jamás tuvimos trato alguno con abogados, médicos y boticarios, lo cual puede demostrar que el estado de nuestra salud y de nuestros asuntos, si no muy próspero, marchaba por lo menos dentro de las vías ordinarias. En una ocasión, en la época á que me refiero, tuve precisión de llegar hasta la orilla del río, que aunque no muy distante de aquí, supone una caminata más que regular y para ello ensillé uno de los tres cabaHos que poseíamos á la sazón. i Era un día del mes de Agosto y el calor era sofocante. I Durante la noche habíamos escuchado el cañonazo de un vapor, que era la señal convenida para que fuéramos á recoger á la orilla algunas mercancías que habían descargado para nosotros procedentes de Helena. i Efectivamente, fui allí y encontré un saco de café, una barrica de azúcar de pequeñas dimensiones, dos sacos de sal y tres cajas conteniendo otras menudencias, todo ello cubierto de fango, pues los marineros, con el afán de proseguir inmediatamente su viaje, lo habíaiji cplocado de cualquier manera. moría, y al ver á su madre acabada ya y tremuia, a su tío viejo e insensible, y al encontrarse en el interior de su alma el cadáver de Jenny, que lejos de acusarle le sonreía, el joven fué consolándose; pensó que su prima, tan buena, tan pura, le agradecía desde el cielo el haberla respetado. Estos pensamientos hicieron mucho bien á Edmundo. Pasado algún tiempo, embarcóse otra vez: la vida de mar le distraía, le recordaba venturas escasas y fugitivas gozadas en el Yukle et Variko. El cariño íntegro, puro como una joya bien cuidada de valor extraordinario, reservábalo Edmundo para la imagen de Jenny, de su amada Jenny, que todas las noches se le aparecía, mientras que él, sentado en la borda, dejaba volar libres sil imaginación y sus recuerdos. FIN