Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES i. DE SEPTIEMBRE DE iooS. PAG. 9 Antes de que terminara e 1 día, el telégrafo se vio asaltado por todos ios sastres que en Mariembad se er. contiaban y que venían para telegrafiar los detalles de t? n sensacional toilette á sus respectivas casas, dando as! al mundo entero la pauta que es preciso seguir. TJALACJOS BA- Inglaterra es el país de RATOS las vetustas tradiciones. Sus costumbres tienen algunas veces un encanto especial, un sabor arcaico y original. ¿Saben nuestros lectores en qué moneda pagan el duque de Malborough y el duque de Wellington el alquiler de los castillos de VCoodstock y de Strathfields Haye, que respectivamente habitan? Los días 2 de Agosto y 18 de Junio, aniversarios de las batallas de Blenheim y de Waterloo, envían al castillo de Windsor una bandera francesa que se cuelga en la sala de horse guards. La originalidad en los pagos no se limita á estos dos casos: el inquilino del castillo de Buckland, situado en el antiguo ducado de Kent, envía anualmente una rosa encarnada al rey Eduardo VJJ, y lord Bembury tiene la obligación dz remitir á Bal moral todos los años 140 gallinas y i.3oo huevos. ¡Cuántos inquilinos se mostrarían satisfechos con no tener que pagar más alquileres que los indicados! ANTES Y AHORA 1- 1 ay que confesar que, como dice la zarzuela, adelantan los pueblos... adelantan ó retroceden porque la fisonomía de la España política de hoy en nada se parece á la España de ayer; porque ahora las elecciones carecen del atractivo que tenían aún no hace mucho tiempo. Quizá sea porque la ley del Sufragio ha tenido la virtud de cambiar por completo el aspecto de las cosas. La guerra, la lucha de candidaturas no se hace como años atrás, -ó no suele hacerse en los distritos; hoy la batalla se gana ó se pierde en Madrid. Esto es edificante; esto significa un progreso en nuestras costumbres. ¿Estamos mejor? ¿Estamos peor? ¿A delantamos? ¿Retrocedemos? Los Gobiernos alardean de sinceridad hogaño como antaño; pero en lo antiguo, el que tenía más fuerza ó movía mejor Jos escuadrones, era el que llevaba el gato al agua, y en las aldeas, en los pueblos á trompada limpia se decidía entre los electores eso de la representación. Hoy se cabildea, se habla, se va y se viene, se escriben cartas, se transige, se mueven influencias, y quince ó veinte días antes de las elecciones sale del ministerio de la Gobernación un documento, una lista de candidatos oficiales que, salvo error ú omisión, llegan á ser diputados. La casualidad es un factor casi descontado. Cambiaron, sí, los procedimientos; cambiaron ¡as armas que, de fuertes y pesadas, convirtiéronse en finas y sutiles; al trabuco naranjero, sustituye la carta corrosiva, Ja epístola perfumada. ¿Qué más? Vosotros lo sabéis. El tecnicismo e l vocabulario electoral es otro; ya no se habla de pucherazos, ni de golpes de mano, ni de colegios electorales invadidos por partidas ó compañías de temerarios, ya se habla en culto ds esta manera: -Ali amigo el ministro afirmó anoche Lleno de confusión el tío Rebeque, o que el Sr. Fulánez ha desistido de presentar su candidatura por el distrito de Juan Ruiz, dejaba caer la papeleta, di- 1 Aguachirle por razones que no puede ha- ciendo: -Yo soy el tío Rebeque y todos lo cer públicas. Sin embargo, conviene decir que este decís. Los de la mesa saludábanle gritando: progreso que se advierte no ha sido obra- ¡Qué buena sombra! ¡Vaya usté con realizada en un solo día, sino labor del tiempo, consecuencia de muchas y muy Dios, tío Rebeque! ¡Adiós, tío Rebequeí Y un alguacil, á quien se encontraba en lentas depuraciones, y así también no puede desconocerse que los genios siem- la calle, le gritó: ¡Páselo bien, Juan Ruizl pre han existido y se han adelantado á- -Yo no soy Juan Ruiz- -dijo éste sus contemporáneos, bien descubriendo, como Cristóbal Colón, mundos descono- conven- ido ya. -Estúpido, ¿no me conoTM cidos, procedimientos mejores, ora obran- ees? ¿No ves que soy el tío Rebeque? do una revolución tal en los sisiemas en V. C. boga ó en las costumbres vigentes, que no conociera los tales sistemas ni las tales GACETILLA RIMADA. costumbres el mismo que las inveatara. COPLAS DEL VIERNES Ejemplo de ello y espejo de electores Se ha muerto Tamagno; fue un ilustre extremeño, cuyo nombre, Prim también se ha muerto. por desgracia, se ha perdido, que fue ¡Ya no queda nadie quizá nasudo, como el Bachiller Rojas, que dé el do de pecho I en una Puebla, pero no en la de MonEse Witte es un raposo. talbán. ¡Cómo al Japón tendió el lazo! Este autor genial á que me refiero, Y luego ¡qué generoso! este foro luminoso que en más de veinte ¡Cualquiera le da un sablazol años adelantó á sus contemporáneos, dirigió unas elecciones é hizo triunfar al Panlagua, sujeto fiero, candidato cunero sin efusión de sangre, ha herido en un solo día fina y suavemente, por artes peregrinas á tres parientes cercanos: Manuel, Venancio y María. de ingenio y no por groseras artes de ¡Caracoles con Paniagual fuerza y pucherazo; era alcalde de su Cuánto mejor le sería pueblo natal, y como alcalde, influía en empaquetar su apellido el nombramiento de las mesas electorales y marcharse á Andalucía y en el reparto de las contribuciones. á resolver el problema Con estas solas armas, llegado que fue del hambre y de la sequía. el día de la elección, entraban los elecEl treinta, en tren especial, tores en un colegio, y si eran partidarios á Burgos marché ligero del candidato cunero votaban con toda y vi el eclipse total... solemnidad, sin dificultades de mal gusto; Tota! cero. pero si favorecían con sus votos al candiCuatro astrónomos cansados dato enemigo del alcalde, preguntábales de la ciencia y sus conquistas, el presidente antes de echar la papeleta bajo unos ciclos nublados, en la urna: ¡uciendo trajes cariistí s; ¿Cómo se llama usted? una noche no completa, -Juan Ruiz- -contestaba el interpev. n frío que no es del polo, y muy amba un planeta lado ¡uno sólo! Y uno de los interventores decía: Una corona, que á extraña- -Juan Ruiz, votó. gente, causó maiavíl. a, ¿Cómo que votó? -exclamaba? pero vulgar en España elector estupefacto. -Pero si en el puedonde h. 2 y tanta coronilla. blo no hay otro Juan Ruiz que yo. Unos cuantos disparates- -En esta sección- -le decían entondichos i la fotoesfera y... á duio los chocolates. ces- -únicamente faltan por votar Pedro ¡Friolera! Cruz y Domingo Pérez. Además, yo no Bcmaas de sombra seguidas le conozco á usted; usted no es Juan de otras bandas similares, Ruiz. mucho menos divertidas- -Pero, hombre, ¿cómo puede ser eso, que las bandas militares) si somos vecinos? Aves de varios matices- -Yo tampoco le conozco- -decía otro que huyen á todo volar... en Burgos no hubo perdices, de los de Ja mesa. ni pollos para almorzar. Y sucesivamente todos, interventores Forasteros pegajosos y presidente, exclamaban: -No es Juan que iban en grupo? compactos Ruiz. No es. No es. y después cuatro contactos- -Pues, ¿quién soy yo entonces? que no fueron cariñosos. ¿Usté? Usté es un guasón muy grande, Consecuencia de lo cual, usté es el tío Rebeque. me guardé la lente ahumada- -Es cierto- -clamaban á coro los iny vuelta al tren especial... terventores, -el tío Rebeque es usté. ¡Ya vi el eclipse total! Total: nada. ¿Y tú también- -decía Ruiz dirigiéndose al presidente- -aseguras que soy el Las elecciones tío Rebeque, tú que eres primo hermaen Badajoz, no mío? se han suspendido. -I Vamos- -contestaba el interpelajtanto mejor! do, -basta de bromas, tío Rebeque, re- tí. Si á otros lugares tírese ustél la suspensión