Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES i. DE SEPTIEMBRE DE 19o5. PAG. 8 I I JFF v V- x- 1 Ski V, -r- v -1 1 -1 K Ü J -c í r i u í i j 7 j f vir í í- r í t i 1 S J LOS PICOS DE EUROPA. INSTALACIÓN DE TIENDAS DE CAMPANA PARA UNA CACERÍA Desde que llegó allí, le siguen, le vigilan, y traria, una idea de gobierno diferente de las demás, un ideal diverso. ¡Ah! Cui- los que no le dejan vivir en paz no son agendaos muy bien de espolvorear la tela con tes de policía, son numerosos sastres ó viajan- los polvos de la ambición, despreocupación, egoísmo, irregularidad, favoritismo, y... ¡á ver Jo que resulta de todo eso! Informes fidedignos aseguran que desde que al rey de los infiernos se le ocurrió tan diabólica idea, las calderas de Pedro Botero tuvieron que ser aumentadas en número y cabida y que el diablo no ha vuelto á quejarse de la cantidad y calidad de sus huéspedes. MARÍA DE ATOCHA OSSORIO Y G A L L A R D O tes de sastrerías del mundo entero que esperan con ansiedad el momento en que les será dado sosprender alguna variación, alguna innovación en la indumentaria del emperador de las Indias. Dorante muchos días, estos dignos comer- ciantes estaban desesperados; el rey se vestía como todo el mundo; por fin, hace pocos días, Eduardo Vil se presentó, para dar su habitual paseo, con un pantalón blanco, con un abrigo corto de color azul obscuro, cuello blanco, puños de colores, un sombrero de copa gris, botas color marrón, guantes blancos y una corbata encarnada con una perla gruesa como alfiler. ECOS DEL MUNDO L REY EDUARDO, SOBE- C u a n d o E RANO D E LA MODA a ú n n o era más que príncipe de Gales, el rey Eduardo era rey de la elegancia. Los elegantes estaban pendientes de cómo serían los pantalones que iba á usar al principiar la estación de verano, ó cuando llegaba el mes de Diciembre y principiaba la animación en ¡os salones aristocráticos de Londres. Un sombrero de forma nueva, usado por él, botones de nueva especie, sea para el. chaleco, sea para la levita, eran instantáneamente imitados. Ya en el trono de Inglaterra, el rey Eduardo tiene otras obligaciones, que cumplir; pero, á pesar de todo, ha conservado su dominio en el terreno de la elegancia y, recientemente, en Mariembad, ha sido víctima de la indiscreción de los sastres L. BURGOS- LA FAMILIA REAL OBSERVANDO EL ECLIPSE DE SOL DESDE LAS ALTURAS DEL CASTILLO Fot. Muñoz de Baena