Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPClON PAGO A N T I C I P A D O POR CADA M E S P! J B LI C I D 4 D S O L i C J T E N S E TAKiFAS Anuncios económicos. Eeclasnos. Anuncios por pa abras. Noticias. Iníormaclones. AdmÍnistraciÓ! i: 55, Serrano, 55, Madrid í M A D R I D M A R T E S 29 D E A G O S T O D E 1905 España, pts. 5o. Portugal, pts. a. Unión Postal, 2,5o francos. Admijiístrficíón: 55, Serrano, 55, Madrid N. N U M E R O S U E L T O C I N C O C É N T I M O S E N TODA ESPAÑA INSTI I UTO ROUMA I I E J A (K- X r O í l í i é S) 1 Í KLC! I Preparación para i as escuelas especiales de ingenieros. Cursos particulares para los españoles. Este año iodos admitidos. I i K I I K S i 3 AI. D I K E C T O K se admiten muebles, pianos y objetos de arte, facilitando su valor. MONTE BENÉFICO. INIMITABLE 12, R I O V r i í K A M 2 MALETAS desde 6 pts. MONTE BKNÉFIGO M A E C A L- A O- IRALDA IS. MOSÍTERA, 13 PRIMERA UU ÍNGENIE Í CAMIÑÍ M EDE L 6 ALCALÁ 8 ikñm EMPRESA AMUNCiADORñ CAISMKM, 18, 1.0 PREPARACIÓN EXCLUSIVA EN LA A X T K í U A A C A D E M I A DE A G F I L A I S iiOW Al. V L Y SA íl IIKJ. CfJEfSVO Profesores: ios ingenieros de Caminos Sres. González, Sánchez Cuervo y Fernández Quintana. El curso comienza en l.o de Octubre y ios repasos en l.o de Julio. De ¡os 12 alumnos de la Escuela que terminan este año su carrera, siete proceden de esta Academia. Alumnos de esta Academia que en el mes de Junio han obtenido sobresaliente: Sres. Robledo, Altimiras, Salvatierra y Sánchez Pérez. Los dos últimos, dos sobresalientes cada uno, y el último, matricula de honor. Pídanse reglamenlos é informes á esta Academia. a l l e r e s d e l a Hodersist I i i d e s C r i a i i s d e p e i í í f e n c í a u. 27 I S a r c e l o i s a Gas calcileno. Instalación de poblaciones por acetileno. Estufas antisépticas para peluquerías y clínicas. Lampistería. Faroles. Artículos accesorios. Se desean buenos representantes con garantías sólidas. ACAi) l: ailA INTERNACIONAL l j e r e c h o C i e n c i a s L e t r a s C a r r e r a s especiales. Preparación para todas las oposiciones. Compro ropas, gmáqs. t oSingar, y. objetos. L e a n i s 4 0 SE VENDE una magnífica mesa para consejo de administración capaz para doce plazas. Plaza del Angei. 6. E L C E M T K O SE A OMITEN INTERNOS Pídanse reglamentos al D i r e c t o r S r S a n s p e r C a l l e d e l Pew. 17 s e n c i l l o p r a! M a d r i d T 44 BIBLÍOTECA DE ABC KDMUNDO 41 -Sí y o jugara- -se decía el bretón- -tan sólo con mis p r o pios sentimientos, con mi porvenir, no vacilaría en decidirme; ero ella, tan hermosa, tan pura, tan inocente, no debe ser víctima de mi criminal amor. E s cierto q u e yp- -continuaba pensando el joven- -no he t m i d o la culpa de que nazca en mi alma esta pasión devorador a esta fiebre que me consume, que me alegra hasta lo incon- cebjble ó me sume en mortales tristezas, pero una declaración hecha á mi prima sería vergonzosa; mis labios, al dirigir á e n n y palabras enamoradas se abrasarían, y mi conciencia levantaríase airada contra mí para reprocharme mi perfidia. A mí rae toca luchar, soy el más fuerte, estoy enterado de ía imposibilidad de mis pretensiones y d e las consecuencias que sobrevendrían si Jenny aceptase mi amor. i jSi aceptase Jennyí Esta idea me alegra, me ilumina y me anonada á un tiempo; p o r saber yo que j e n n y me amaba, sería capaz de t o d o P o r desgracia, para tener absoluta certeza de ello hay necesidad de que y o haga ante raí prima una declaración formal, ¿Y cómo puedo, Dios mío, ofrecerla mi araor si tengo la libertad perdida? ¿Me amará ella? Unas veces lo creo, otras lo d u d o las más se me antoja pretensión descabellada y La otra tarde, sin embargo, cuando el sol se había hundido en él horizonte y las sombras iban cubriendo la inmensidad de las olas, me pareció que su mano pequeñuela y ñna, su mano suave y piadosa, tembló un momento eritre- la mía, grosera y áspera; ine pareció que sus- ojos, donde se reflejaba la luz de la linterna y r a n d e de proa, envolvíanme en una caricia, y que su pecho se agitaba como en mañana tranquila se riza el mar á los primer o s besos del astro del día... P e r o es imposible, fué ilusión, no realidad. Y al decir esto, E d m u n d o se, avergojízaba de lo que él creía orgullo y fatuidad, sumiéndose aún más profundamente en los dolores inaudicos que le devoraban. Rebelábase otras veces el joven, y en sus momeníos de desesperación, todo le parecía factible, sencillo, hacedero. -Tengo derecho- -se decía- -á la vida; tengo derecho á gozar de mis sentimientos, que son mi patrimonio; ante altares estúpidos lío Satrifigaré y o mi pasión, mis ilusiones, ¿Que rae importan las P o r qué en sus noches de inquietud y vigilia jurábase E d mundo unas veces posponer todo temor, dejarse arrastrar p o r sus ilusiones, p o r sus impulsos amorosos, y otras veces, cuando. su conciencia se hacía oir, prometíase no dejarse vencer, luchar hasta la muerte antes de declarar á la joven el torbellino de la pasión que hacia ella sentía? ¿Cuál era, en fin, el secreto que turbaba la conciencia de E d m u n d o que dormía en lo profundo de su alma? ¿Representaba quizá el joven consigo mismo una comedia romántica, ó había razón para que luchase entre un deber y un deseo? S í había razón, E d m u n d o era casado; su amor sólo podía p r o p o r cionar á jenny vergüenza y desho; íor; á él, confusión y r e m c r dimiento. Apenas haoia cumplido veinte años, regresaba E d m u n d o á su patria de una arriesgada expedición contra los piratas a r gelinos. N o fué el botín recogido de despreciar; al joven b r e tón tocóle en suerte una buena parte. T o c ó su barco en la isla famosa de Sicilia; allí conoció á la mujer que causó su desgracia. Inexperto y entusiasta E d m u n do, Teresina (que tal era el nombre de la esposa del marino) hábil en toda clase de engaños, sucedió con aquellos amores lo uz no podía menos de suceder. E d m u n d o gastó el dinero que en la presa le había correspondido, Teresina afectó en sus r e laciones con el joven poseer virtudes excepcionales, modestia, finura, discreción, honradez. El marino, que al principio pensó que sus amores por la muchacha serían fugaces, interesóse p o r ella demasiado y fueron incentivos de su cariño las cualidades que ella tan á ¡a perfección representaba tener. Cuando el marino se dio cuenta de que esíab. -j encendido era vulgares deseos por aquella mujer, pensó huir pretendió apartarse de ella; pero Teresina, comprendiendo que si le dejaba escapar no volvería nunca á presentarse tan buena coyuntura de matrimonio, redobló sus astucias, afinó sus artes sutiles de desmayos oportunos, de celos bien fingidos, de miradas tiernas, de tristezas, lágrimas y suspiros sacados de lo hondo de su pecho, acostumbrado á embaucar incautos, y E d m u n d o que no se sabía defender, ni mucho menos se hallaba en condiciones, p o r su jnexperisncit, de penetrar lo que significar-