Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S 28 D E AGOSTO D E i jo 5. PAG. 6 riera cuerpo y tomara forma y se tradujese en hecho, pocas semanas después, d pensamiento de celebrar un banquete, verdadero banquete (aunque también con un solo convidado) en honor y gloria de Galdós. Algo he dicho en otra ocasión de aquellas fiestas del cafe de Ayala, evocando el recuerdo, para mi gratísimo siempre, del insigne y malogrado Clarín; pero ratificando cuanto entonces dije sobre las iniciativas del ilustre maestro en aque- odo, i lo que preceptúa la Academia produjo en el público recitando aquella Española, banquete es comida espléndida redondilla: En todas partes lo es de muchos convidados, y en el holgorio á donde se orille o se goce, que me refiero, ni la comida fue esplentodo el mundo lo conoce dida- ¡que había de ser! -ni fueron muy todos dicen: ¿quien eb? chos los convidados. Dos pinceladas que retratan de cuerpo De los cuales convidados pudo repetirse lo que el estudiante del cuento de- entero á un personaje del drama. Este pareció de perlas a los amigos y cía de sus camisas: Que eran nones y no admiradores de Selles, y la cuchipanda- -llegaban á tres La misma docta Corporación enseña, hemos quedado en que fue cuchipanda definiendo el vocablo cuchipanda, que es: por lo del regocijo- -correspondió con MADRID. LLFGADA T E S M M PVAC 1O REAL, OR LS. RAMPA DE CABALLERIZAS, EN EL AUTOMÓVIL DEL SR. MARQUES DE V 1 ANA N EL CUAL HIZO EL VIAJE DESDE SAN ILDEFONSO, EN LA MAÑANA DE AYER comida que hacen 1 egoetjadamenie varias peisonas. Definición que se adapta al caso como anillo al dedo. cuando el dedo y el anillo son el uno para el otro o viceversa. Porque, en efecto, como á mediados del segundo mes del año 1883 nos reunimos en fraternal comida varias personas, todas regocijadas y casi todas decentes, con el proposito, que realizamos, de celebrar un triunfo escénico obtenido por el solo convi ado que allí hubo: Eugenio Selles. No he de hablar- -fuera impertinencia ridicula- -de las bellezas de Las esculturas de carne, drama cuyo estreno se había verificado en Apolo pocos días antes (r. de Febrero) los críticos lo trataron con escasa benevolencia; el público (aceptada la locución usual) no entro en la obra, ó si entraba algunas veces se salía pronto. Antonio Vico, el inolvidable y aún no reemplazado Antonio Vico, hizo maravillas, como las hacía él cuando quena hacerlas, que no era siempre. Aun recuetdo lo honda impresión que creces a lo que los asistentes nos proponíamos. Allí hubo buenos manjares y mejor apetito, excelente humor y, naturalmente, el consabido derroche de ingenio, que no puede faltar en tales holgorios de la gente de pluma. Hasta hubo brindis y todo... pero, como dicen los novelistas, no anticipemos los sucesos. Antes de destaparse el champagne (que también lo hubo, aunque malo) el gran Selles distribuyó entre todos nosotros sendos ejemplares del drama, con sus correspondientes dedicatorias autógrafas. He dicho que hubo brindis. Si, señores, los hubo, y alguno de resonancia y de trascendencia el pronunciado por Tirso Rodrigañez, que asi (tout court) nombrábamos entonces cariñosamente al amigo, al compañero en la Prensa, al contertulio del Veloz- Club, al que es hoy excelentísimo señor exministro de Hacienda, aunque sigue siendo, créanme ustedes, excelente persona. El brindis, muy sentido y muy elocuente por cierto, pronunciado entonces por Rodrigañez, sirvió para que adqui- obsequio á Pérez Galdós, consideio de justicia- -ya que es ésta, según el Derecho romano, constante y perpetua voluntad jus suum cuiqui tribuere- -subsanar un olvido, explicable cuando se escribe de memoria, diciendo la parte que a los festejos al autor de Episodios Nacionales correspondió al antiguo redactor de La Iberia. El cual, ayer periodista y hoy exmímstro, hizo que la comida con que obsequiamos a Selles, fuese a manera de Vroto- banquete celebrado en honor de D Benilo. A SÁNCHEZ PERFZ Los ventiladores representan en esta época del año una verdadera necesidad para todos los que sufren las torturas del calor. Pero los ventiladores no responden de una manera perfecta a la necesidad cara que han sido creados. Serán de mayor ó menor ootencia, pero se U NA MAQUINA PARA PRODUC 1 R FRESCO ECOS DEL MUNDO r n i 11 ii td nnimiuidiii. ini -ni m ir