Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 27 DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 8 TRÍPTICO DEL NATURAL DE LA CUESTIÓN DE LA PAZ Anunció la Prensa que los obreros, disgustados por la cuestión del descanso dominical con sus patronos, habían decidido castigar al público, Para ello pensaban fabricar el pan suyo de cada día con agua de jabón y con aceite de petróleo. rh AL Z -SEÑOR, SÓLO ME QUEDAN LOS CALZONES Y LA CAMISA. EL ZAR A WJTTE. -PUES DEFIÉNDELOS Á TODA COSTA; NUESTRO EJÉRCITO PREPARADO REVANCHA, SEGÚN TELEGRAMA L 1 NIEV 1 TCH. rá fácilmente que en el pavimento, en los asientos, en la atmósfera enrarecida y malsana de estos locales, pulularán millonadas de microbios infecciosos de la tisis, de la difteria, de viruela, de la pneumonía, de toda clase, en fin, de enfermedades infecto- contagiosas, allí exhalados por los espectadores convalecientes de dichas enfermedades que á los coliseos acuden. Necesítase, pues, ya que los actuales teatros no se hallan construidos con arreglo á la más elemental higiene, que en ellos se practique á diario un escrupuloso saneamiento y desinfección completa, empleando en su pavimento barridos húmedos son disoluciones de sublimado corrosivo; en sus asientos, en sus balaustradas y antepechos, lavados amplios con zotal, esparciendo en su ambiente profusos vapores de formol. Para que este saneamiento y desinfección fueran eficaces de todo, sería preciso, como dejo dicho, que todos nuestros teatros, además de gozar de grandes y profusos huecos por donde penetraran durante el día grandes raudales de luz solar y de oxígeno, se hallasen provistos de pavimentos de portland de paredes y antepechos lisos y estucados, desprovistos de adornos y molduras donde el polvo, y con él los microbios, se guarecen para in eiernum; de asientos de rejilla y madera lisa, susceptible todo de poder ser barrido, lavado y baldeado á diario con las disoluciones desinfectantes y microbicidas que ya dejo enumeradas. Mientras esto no se efectúe, los teatros serán locales donde con notoria facilidad podrán adquirirse por contagio una porción de enfermedades infecto- contagiosas, esas enfermedades que son perfctamente evitables y evitadas con un buen saneamiento y una escrupulosa higienización. DR. CORRAL Y MA 1 RÁ luble por naturaleza. El salto, la pirueta, las vueltas sobre las puntas de los pies, todo en ella es inestable, ondulante, caprichoso. La letra de La marsellesa en Los cuatro sacristanes, tendrá una pequeña variante en este coro de panaderos: Con el aceite de petróleo fabricaremos vuestro pan. Este sistema de resolver las cuestiones con los patronos fastidiando al público, es un rayo de luz para explicar na porción de cosas que ocurren con los comestibles y bebestibles inclusive. ¿A qué demonios sabe este vino? -pre guntará usted en un establecimiento. -N o lo extrañe usted- -contestará el de pendiente; -he jtenido una cuestión con el principal y he echado en la tinaja un frasco de bencina. ¿Qué tiene esta leche? -preguntará otro, metiéndose los puños en los vacíos, entre horribles retortijones. -No haga usted caso- -le replicará el le- chero, -que con usted no va nada. H e tenido ¡Cualquiera sujeta á una bailarina! Y sucedió lo que tenía que suceder: que mientras el chauffeur seguía amando, á razón de 35 caballos, vamos al decir, la bailarina siguió recorriendo la amorosa senda con un batimán por aquí, un pas de buré por allí y una vuelta perdida por donde más rabia le dio. El chauffeur llegó á enterarse de las veleidades de su amada y tomó una resolución rápida: sorprenderla y vengarse... (como se ha verificado) -No me diga usted más. M e figuro la escena: el automovilista la ha seguido en su máquina, la ha sorprendido y la ha hecho polvo bajo los neumáticos. COSAS O o r aquello de las afinidades electivas, que dijo el filósofo, una bailarina francesa y un chauffeur se enamoraron el uno de la otra y la otra del uno. jAnde el movimientol Pero el estilo es el hombre y hasta la mujer. El chauffeur es un ser perseverante; una vez que emprende un camino, lo recorre hasta el final y nada le detiene. ¡Cualquiera detiene á un automóvil! La bailarina es. por el contrario, un ser vo- una cuestión con los dependientes de consumos y he puesto rejalgar en la leche. -Este panecillo no lo parte un rayo. ¡Bah! Eso no le hace. Es que en señal de protesta contra el hundimiento del tercer Depósito, hemos puesto en la masa cemento armado. Esta introducción en las cuestiones sociales del método Ollendorf, no puede negarse que es de una portentosa novedad. ¿Han arreglado ustedes sus cuestiones con los patronos? -No, señor; pero tratamos de reventar al público. ¡Pobre público, ya no es respetable más que en el teatro, donde todo es de mentirijillas! CARLOS LUIS DE CUENCA -Nada de eso: el chauffeur ha sido más huPOR TELÉGRAFO mano y se ha contentado con darle tres puñaladas, como un modesto amante español del f l alojamiento del Rey. género chulo. Burgos, 3.6, 2 t. Están ultimándose en l j a producido gran alarma en París en estos el palacio de la Diputación los preparativos de días el proyecto que se atribuía á los pa- las habitaciones que ha de ocupar S. M naderos Hoy ha llegado el equipaje del Monarca. ECLIPSEJDE SOL T