Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 27 DE AGOSTO DE 1905, PAG. 5 TEATRO. M LA GUERRACAPÍTULO XI. DE LA INDEPENDENCIA En el antiguo café de Madrid, que ya ha desaparecido del mapa, al terminar una comida de diez reales el cubierto, con tres platos a elegir, pan, vino y postre, quedó resuelto que Chapí cedía, vendía y traspasaba a perpetuidad á la Sociedad de Autores Españoles su archivo musical y el derecho exclusivo de reproducción de sus obras. ¿En que preco? midad del sacrificio que D Ruperto hizo entonces sin pestañear y con la sonrisa en los labios. Varios apreciables sujetos, incapaces de cometer calaveradas de esa especie, y que no sólo no han perdido por la Sociedad un minuto de su vida ni un céntimo de su bolsillo, sino que, gracias á tan generoso arranque, han obtenido de ella ventajas grandísimas, han dicho después, no tan bajo que no pudiera oírseles, que aquello fue un buen negocio... ¡El mismo objeto era que algún día pudiesen prescindir del archivo de Fiscowich en absoluto, para lo cual era preciso aumentar rápidamente el catálogo del nuestro, y aumentarle con obras de los mismos músicos comprometidos por los contratos. A primera vista, esto parecía imposible; sin embargo, resultó de una facilidad encantadora. Véase cómo: A los que estaban obligados á no permitir que naiie más que D Florencio J í 1 V 1 G 0. EL VAPOR HORAT 1O DE LA MATRICULA DE LIVERPOOL, AVERIADO EN EL GOLFO DE VIZCAYA. LOS TRABAJOS DE SALVAMENTO fot íl En el de cien mil pesetas pagaderas en cuatro plazos de veinticinco mil anuales, y el 5 por 100 del ingreso que la Sociedad obtuviera en lo sucesivo por alquiler de materiales. Si se tiene en cuenta, y debe tenerse, que ambas cosas le producían diez mil duros al años, se vera claramente que Chapí entregaba á sus compañeros una propiedad que tanto trabajo le había costado defender, considerándose pagado en cuatro anualidades con la mitad de la renta. El 5 por 100 llegaría á representar, cuando el plan se realizase por completo, diez ó doce mil pesetas al año; y aun eso, que era el pan de sus hijos, Jo cedió mas tarde, á la primera indicación, en condiciones incieíbles. Añádase á esto que, por lo que daba a la Sociedad en veinte mil duros, Fiscowich había llegado á ofrecerle dos millones de reales, ó seis mil duros de renta, a ebcoger, y se comprenderá la enor- que haría el dueño de la casa de Fornos vendiendo su finca, á pagar en cuatro años, con la mitad de lo que le producen los alquileres! No podía ser más redondo. ¡Vive Dios, que si lo hubiéramos sabido antes no damos un paso! Y á estas fechas Chapí tendría sus dos millones, ó se los habría comido si tenía gana, y el 90 por 100 de los autores seguirían administrados al 15 y entrampados hasta los ojos... F) ero, en fin, ello se hizo así, y la Sociedad contó desde entonces con un poderoso elemento de combate. Se envió una circular á las Compañías ofreciendo nuestro archivo por diez pesetas diarias, sin limitación de número de obras, y por consiguiente quedó entablada la competencia. Sin embargo, ese no era mas que el primar golpe. Claro está que los empresarios podían adquirir por cinco duros lo que antes les costaba seis, pero ¿qué adelantábamos con eso? El copiase su música, nada les impedía colaborar con quien les diese la gana. Este cabo quedó suelto en los susodichos contratos, porque nada hay perfecto en el mundo, y á él nos asimos como tabla de salvación. ¿Qué inconveniente habría para que un compositor comprometido hiciese en adelante todas sus obras en colaboración con otro libre? Ninguno. Y siendo indivisible el trabajo é iguales los derechos de ambos colaboradores, Fiscowich podría copiar y alquilar la música de los que con él habían contratado, pero la Sociedad haría lo mismo con la de los que á ella pertenecían. Y poco á poco ambos archivos irían igualando sus fuerzas, hasta que las Empresas eligieran, naturalmente, el más barato. Como se ve, la idea parece diabólica, y sin embargo, es inocente y sencilla como una codorniz. Toda la dificultad se reducía á encontrar músicos noveles, caoaces de arros-