Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 26 DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 5 mancamente el aire, y entre ia plenitudde vida de ia naturaleza, me acuerdo de aquella páüda sombra, de aquella triste son- risa, de aquellos ojos irónicos que decaecían la acritud de ía mirada con la veladura de los ¡entes. Y veo, como veía aquel observador en. su jardín, una familia de hormigas en den- edor de una brizna tamaña como la Presidencia del Consejo de Ministros, y también una copiosa procesión de insectos que cruzan el verdín de la hierba como una larga y móvil línea de puntos suspensivos. Todas estas hormigas procesionarias agitan nerviosamente sus antenas, ahincan fieramente sus patas á cada avance. A veces disputan, á veces riñen. ¡Dichosas las que entren en el hormiguero en pos de la familia feliz con el acta de acarreo entre las patas! Y si es cierto que las almas de los que faeron vuelven alguna vez á castigarse con los espectáculos del mundo, entre las ramas de la haya, y al par que caía la tarde, ha habido el paso de un temblor. JOSÉ DE ROURE ECOS DEL MUNDO i1 1- r 5 SORIA. EL MONUMENTO A LOS HÉROES DE NUMANC 1 A 1- ot, L: iso INAUGURADO POR S. M EN LA TARDE DE AYER llanas de las ambiciones y las envidias, insultaba á las hormigas con recuerdos de A e he sentado esta tarde al pie de una los hombres, adjudicándoles diversas perhaya corpulenta, y mirando dis- sonalidades y distintos cargos, según la traídamente al suelo he visto sobre el magnitud de sus vientres, la inquietud de verdín de la hierba un negro reguero de sus antenas ó la robustez agresiva de sus hormigas como una larga y móvil línea de patas. puntos suspensivos. Aquella hormigota cabezuda, pensaba, Observando después el inquieto cami- es Fulano, y va impaciente hacía el hornar de los diminutos insectos- -caminar miguero acarreando una brizna tamaña vibrante de afanes, -he recordado, entre como la Presidencia del Consejo de M i la plenitud de vida de la naturaleza, el nistros. ¡Qué fatigas le cuesta! ¡qué dismorir de un hombre todavía en edad me- gustos le ocasional ¡es demasiada carga drada, y que, ahito de sus semejantes, so- para. él! Mas ya acuden en su auxilio otras hormigas de su partido, ¡Cómo colía contemplar como yo las hormigas. Ese hombre que había disfrutado de rre Mengano á empujar la brizna! ¡gran todas las grandezas posibles, librábase premio el suyo cuando entre en el horcon irónica curiosidad entre las estrechas miguero! ¿Pues y aquel -insecto que tapias de u jardín cortesano á seguir vi- seaparta solapadamente i ¿cómo sualmente por el suelo el curso inquieto ha perdido tan pronto la esperanza de de ¡as hormigas, y con más afán que en ia ser ministro? Duda, se detiene, retrocecátedra del Ateneo, platicando acerca de de, conferencia con otras hormigas y al la Etica humana, estudiaba en su jardín fin empuja ia brizna. El triunfo es indulas codicias, las iras y las ambiciones que dable... v animaban con su vibración la rectilínea uía diciendo ironías de más sarta de insectos. Suúatancia y amargor, que yo no puedo Y como no impunemente aquel curio- reflejar, porque algunas de las hormigas so y tranquilo observador había frecuen- han muerto; pero otras viven, y es temitado el trato de sus semejantes en las ble la cólera de los insectos. Mas debamancebías de la política y en las casas jo de la haya corpulenta cuyas hojas bate pUNClONARJOS Se resístela pluma á CRUELES transcribir el r e l a t o que la Prensa francesa hace de los actos de bárbara crueldad cometidos por los funcionarios coloniales Gaud y Toqué en la colonia africana del Chari. La lectura de lo acontecido nos recuerda los horrores de la Edad Media, ó mejor aún, las atrocidades del Bajo Imperio. Gaud y Toqué tienen que responder de sus actos ante el tribunal de Brazzaville. El pri mero es autor principal de los delitos; á su compañero se le acusa de haber presenciado su ejecución sin protestar y con una indiferencia culpable. Veamos lo que ha hecho Gaud. Ha sido alumno de farmacia y pretende ser un gran osteólogo. Su entretenimiento favorí- HORAS DE ESTÍO EXCMO. SR. D RAMÓN BENITO Y ACEÑA SENADOR DEL REINO Á CUYAS EXPENSAS HA SIDO CONSTRUIDO ÉL MONUMENTO A LOS HÉROES DE NUMANC 1 A Kot. Toneser