Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 2 ¿DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 5 desde e! comienzo de las sesiones se produjeran graves tumultos de pssión política, y, en efecto, el discurso del ministro de Hacienda fue interrumpido por una verdadera tempestad de protestas y aun de insultos, entre los cuales se ha hecho célebre la indiscreción del secretario de aquel Ministerio, De nada sirvió Ja experimentada palabra del presidente del Consejo, que trató. de apaciguar ios ánimos de la mayoría, Ja cual se sublevó contra los propósitos del propio Gobierno, que representaba. La mayoría dividióse en dos grupos: uno que sigue al jefe del Gobierno y otro disidente agrupado en torno de un exministro, que en Ja situación pasada, no estando conforme con el asunto de los tabacos, dimitió y separóse del Presidente. Este hecho es curioso, pero no extraño, si se le considera filosóficamente. De él resulta, á primera vista, que el régimen político en Portugal es una risible paradoja. Un Gobierno sin el apoyo de las propias Cámaras por él constituidas, no puede ser tolerado ni puede sostenerse; pero el país asiste indiferente y despreocupado á todo esto, justificando la sentenciosa frase de: un célebre estadista que dijo que los pueblos tienen los Gobiernos que merecen. En Jo que se refiere al asuntó de los tabacos, que hace cerca de un año fue tratado en toda la Prensa, puede afirmarse que la nave del Gobierno se irá á pique una vez má sin que por ello sufra, aparentemente ail menos, la vida portuguesa. El sistema de gobierno de arcaduces da este resultado: se vacían irnos para que otros se llenen. En mi cualidad de cronista no siento simpatías por este ó aquel partido; me limito á formular la apreciación sintética de los hechos y á ser eco de ¡sentimiento colectivo. Por esta razón puedo afirmar que el negocio de Jos tabacos no es del agrado de Ja opinión, á pesar de que el Gobierno, que necesita resolverlo, hace pregonar á todos ¡os vientos que de tal negociación dependen el crédito y Jas oscilaciones del cambio portugués, Iniciada la crisis ministerial con el discurso del ministro de Hacienda, es natural que el Gobierno solicite de la Cámara un voto de S A L A M A N C A S E Ñ O R I T A S Q U E P R E S I D I E R O N LA F I E S T A B E N É F I C A confianza, y que después de obtenido correseot CELEBRADA EN LA PLAZA DE TOROS EL DOMINGO ÚLTIMO- García ponda cariñosamente á esta deferencia... con la disolución de las Cortes. En todo caso, Ja crisis subsiste; y aun cuan- pos, en contraposición de lo que sucede en el que esa idea es bárbara y estúpida é indo se logre una nueva recomposición, de la cual cíelo de estas últimas noches de luna briliante, sana; que mintieron los voceros que en ya circulan rumores en la Prensa, que: cita ¡os que evocan baladas medioevales y recuerdan estrados, por salvar la cabeza de un asenombres de los ministros probables, no que- la inspiración divina de Beethoven. sino, calificaban esos crímenes de pasioALFONSO GAYO dará el Gobierno muy seguro, porque la Comnales y exentos de responsabilidad; que pañía de Tabacos ha rebajado bastante los cinmintió aquel sacerdote- poeta- -que tamcuenta años de vida inmaculada, frase con que á bién fue familiar del Santo Oficio- -llasí propio se acarició el presidente del Consejo T ominando sobre rodas las tonalidades mado D Pedro Calderón, cuando en su cuando Je combatían las oposiciones. con que vibra la crónica diaria, des- áureo teatro proclamaba el derecho de Paralelamente al negocio de los tabacos surtaca, con crispaduras de odio y amargor matar á la mujer infiel en aras del bárbaro ge de nuevo Ja cuestión de Reillac, represenderecho del honor castellano mancillado, tante de un sindicato portador de títulos de un de sollozo, la nota trágica y brutal. empréstito hecho en Francia cuando D M i Otro crimen, un nuevo atentado á la y que miente nuestra sangre y mienten guel fue rey de Portugal. De este emprés- vida humana, ha manchado con roja san- nuestros músculos cuando laten y se cristito aparecieron algunos millones de francos gre el crucero de un barrio de Madrid, pan atenazados por el frenesí de un anien títulos falsos. surgiendo del atavismo moruno de nues- mal en celo... En el último contrato de Jos tabacos la tra raza, que considera á la mujer como Y á este pueblo tan creyente habría Compañía quedó obligada á liquidar el em cosa que se puede adquirir en propie- que decirle que sólo tuvo razón, allá en préstito, pero ocurrió que a) satisfacer Jos tídad, con dominio absoluto y pleno sobre las lejanías de la tradición cristiana, aquel tuJos que se presentaron, sólo pagó ¡os falsos. Más tarde, Reillac presentó los títulos autén- ella; que se puede recluir en el rincón divino hebreo que una tarde, junto á las ticos, y como no se Jos pagaron, hizo varias obscuro de la- casa, guardada con férreas aguas mansas del Jago de Genezareth, puertas y espesas celosías, mientras el levantó con sus propias manos á la mujer campañas de descrédito contra Portugs. J. El Gobierno pretende ahora que Ja Compa amo el hombre, goza de la vida y as- adúltera, murmurando blandamente en ñía de Tabacos liquide los malhadados títulos, pira á pulmón batiente el aire de la li- sus oídos palabras de perdón... y la oposición pregunta de dónde saldrá ese bertad; cosa que se puede romper, Hay que renovarlo todo; pero hay que dinero si, como se presume, la Compañía no airadamente, en pedazos, cuando las vio- empezar por renovar el sentido moral de quisiera aceptar tal obligación. ¡encías de la ira ó las nieblas del alcohol Despréndese de todo esto que el negocio de obscurecen la razón, encendiendo en las la raza. EJ pueblo en donde se puede matar á los- tabacos echa mucho humo, entre cuyas nubes puede asfixiarse el Gobiei- no si no se manos homicidas la llama lívida delanavaja. las mujeres por la calle, no pertenece á Y es preciso decirle á ese pueblo y á la civilización moderna. levanta un viento favorable que limpie el cielo político, excesivamente cargado en estos tiem- esta raza, á gritos, hasta enronquecer, LUÍS PARÍS