Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V S 15? -A -Zy T P gpj SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADO POR CADA MEB PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios econqmicos. Reclamos Anuncios por palabras. Noticias. 1 nformacíones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid España, pts. i,5o. Portugal, pts. Unión Postal, a, 5o trancos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. -226. MADRID, JUEVES 24 DE AGOSTO DE 1905 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA ABANICOS, SOMBRILLAS Y PARAGUAS M. DE DIEGO D K I Hi U 13 iicfl miúm íá imiú marca DINERO I 4 l 0 HV VA l o U p o r allí aj a j p a p e l e t a s d e l M iile I. A ASA QUE MKXOS COBRA FitlXC ii K, H Cuartos de Baño Modernos GONZÁLEZ HERMANOS SeVILLA LA ESTRELLli OíTERA, 32. Teléfono 1.555 INGENIEROS DE CAMINOS PREPARACIÓN EXCLUSIVA EN LA A V r i i T A A C A O K f l I A DE A G d l L A i e G O K Z A l K Z Y NA. I I K X C U K R V O Profesaros: los ingenieeos de Caminos Sres. González, Sánchez Cuervo y Fernández Quintana. El curso comienza en l.o de Octubre y los repasos en l.o de Julio. De los 12 alumnos de la Escuela que terminan este año su carrera, siete proceden de 03 ta Academia. Alumnos de esta Academia que en el mes de Junio han obtenido sobresaliente; Sres. Robledo, Altiiniras, Salvatierra y Sánchez Pérez. Los dos óltimos, dos sobresalientes cada uno, y el último, matrícula de honor. J A C O Y I K T K E Z O 17, S E l U N D O M A D R I D Pídanse reglamentos é informes á esta Acadetnia. Novísimo método de la lectura por la escritura, por D. Ang el Rodríguez yAIvarez, profesor de la escuela graduada de Las Palmas (Gran Canaria) Siendo el primero de su género publicado en España, original en su esencia, nuevo en forma, esmerada sa confección y muy barato nu precio, resulta un libro que todo maestro debe conocer y adoptar. l r e c i o s Primera parte, 0,40 céntimos; segunda ídem, 0,60 ídem; tercera ídem, 0.60 ídem. Véndese en todas las librerías y en casa del editor D. Agustín Sánchez, S e r r a d l l l a í í c e r e í í) A l por niHvor ventajosos descuentos. RAYAS fi 32 BIBLIOTECA DE A B C EDMUNDO 29 -S i me atrevo y o S r t a Jenny, á decir á usted ío que he manifestado, es porque nunca me pasará por la imaginación, según lo convenido, requerir á usted de amores. Para mi, usted no es una mujer, es una hermana querida... Jenny se levantó repentinamente y huyó, mientras decía: -V o y á buscar á mi padre; debe estar despierto. La joven encerróse en su camarote y lloró sin consuelo p o r sus ilusiones perdidas. IV Pasaron algunos días, y las esperanzas de la hija del nabab r e t o ñ a r o n Volvió á creer Jenny que si su primo no amabai ninguna mujer, debíase á que no había encontrado nunca una señorita digna de su cariño. Preguntóse Jenny si ella reunía condiciones de virtud, de talento y de hermosura que pudieran agradar á E d m u n d o si era digna de ser amada por él, y torturábase con esta pregunta, sin considerar que nunca su primo había tratado una sola mujer como ella, tan buena y tan hermosa. El corazón de la joven india era tan candido, tan modesto, que achacaba á defectos y deficiencias suyas el mal éxito de sus tentativas para fijar en ella las miradas de su primo. Pensó Jenny que su hermosura delicada, su figura esbelta y gentil no tenia atractivo para E d m u n d o ¿Acaso- -se decía la infeliz- -le desagrada mi color, mis roanos blancas, mi cintura flexible? M u c h o sufrió Jenny con tales pensamientos, creyendo no ser bastante bella para seducir á E d m u n d o Otras veces torturábase imaginando que ella carecía de gracia y de horizontes espirituales dignos de él, sin considerai; que E d m u n d o era bueno y valiente, pero ignorantísimo y á todas luces inferior á ella en inteligencia. Jenny idealizaba á su p r i m o colocábale muy alto para evitarse una desilusión. I g n o raba la joven que ella era más perfecta que el marino, porque un ser indiferente, un ser que no ama, no es tan completo y tan á los tres ó cuatro días mi nuevo conocido se quedaoa en la playa, y yo seguía mi excursión impulsado por mi destino, p o r mi deber. P o r otra parte, Jenny, no soy tan insensato que me prepare iniltiles penas, separaciones sentimentales... lejos de mí esas ternuras femeninas. -T i e n e usted razón, señor- -dijo Jenny con tristcia; -la felicidad debe de consistir en la ausencia de los afectos. -E s a esa es mi regla, mi norma de conducta- -interrumpió Edmundo. ¿E s usted feliz? -exclamó la j o v e n ¿C o m p l e t a m e n t e feliz? Y E d m u n d o repuso: -L o p r o c u r o al menos. H e visto honrados burgueses que se preocupaban, más que de sí mismos, de la futura dicha de sus hijos y aun de sus nietos. Yo soy de o t r o modo de pensar. La golondrina anida donde puede; la gaviota no tiene patria. -E n t o n c e s ¿no ha querido usted nunca á una mujer? -preguntó la joven fingiendo indiferencia, pero anhelante de la respuesta de su p r i m o Este no contestó, y la joven ruborizóse y dijo: -P e r d o n e usted, señor, mis preguntas indiscretas, que pueden hallar cierta disculpa si usted considera la imposibilidad en que estamos de ser marido y mujer. Tal consideración quita t o d o peligro á estas confidencias. E d m u n d o en su fuero interno, calificó de candida la explicación de su prima. -L a pregunta de usted- -dijo el joven- -me autoriza para contestar. H e amado, sí, he amado una vez... Jenny se puso densamente pálida. El marino continuó: -Pero amé á mi manera. Quisieron hacerme creer que yo amaba seriamente y que me correspondían... -C u é n t e m e usted eso- -dijo Jenny con viveza extraordinaria. -P e r d ó n e m e señorita Jenny- -respondió Edmundo -perdóneme, pero desearía no hablar de ese asunto... ¿Tiene algo de oarticular, Edmundo?