Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 23 DE AGOSTO DE i 9 o5. PAG. 6 al despacho. No hay en esta, como sucede en otras rentas del Estado, la molestia de apremiar y multar á los morosos. Aquí el contribuyente acude, libre y gustoso, á todo su talante y voluntad. Paga en el acto en buena moneda. Si no obtiene premio, se queja de su suerte y no c! e lo a e nHió Ja ce u p. Si! o también gran provecho de ¡a aventura. ¡Canario! -replicó Narváez con ira. ¿Quiere usted decirme qué diablos de provecho saqué yo? -Pues muy grande- -le contesté: -el de ver confirmada la imposibilidad de SER CAUTO EN TODO y DE PREVERLO TODO. EL DOCTOR THEBUSSEM Esto se hace por medio de plantaciones de barrón y otras especies protectoras, entre las que se efectúa la repoblación con pinos que luego forman un extenso mo ite análogo á los de las dunas y landas de Burdeos. Una de las fotografías que á este importante asunto dedicamos representa el mm a r %ii if V ¡í áfelíí ¡1 VtiTi s vVi i. -i- V SEBASTIAN. S. M. EL REY Y SU PRIMO EL PRINCIPE O. FnRNANDO DE BAY 1 ERA EN LA CORRIDA DE TOROS CELEBRADA EL DOMINGO ULTIMO gra ganancia, suele agasajar á la oficina en que tomo el billete. Y finalmente, si los ciegos, las mujeres pobres y los chiquillos venden décimos de lotería en calles, plazas y cafés, bien puede despacharlos detrás de tu mostrado -el Sobrino de Mabelka. ¡Digo- -prosiguió Narvaez, -y eso que el nene tenía pocas luces! ¡Si liega á tener muchas, no sé lo que hubiera discurrido! En fin, que como empeñé mi palabra, tuve que conseguirle el destino en Granada, y por añadidura prestar! a fianza, que sabe Dios si algún día llegarán á devolverme las premiosas, tardías y endiabladas oficinas de Hacienda. -Pero, general- -le diie, -usted sacó ILUSTRADA 1 AS DUNAS DE GUAR- Importantí DAMAR (ALICANTE) simostrabajos dirigidos por el ingeniero de Montes D Francisco Mira se practican en las dunas de Guardamar para contener el continuo movimiento de avance de las arenas, que amenazan ya invadir el pueblo y destruir sus cultivos. Para ello se establece á lo largo de la costa y paralelo á la orilla del mar un tablestacado áz maderas y cañizos para formar ia duna litoral y detener la arena que Janza el oleaje, y se fijan al mismo tiempo las arenas acumuladas en aquella zona, de suerte que no pueda levantarlas el viento. límite inferior de una duna en la que aparecen las higueras y las viñas enterradas por las arenas, En la segunda damos la vista de uu vivero de pinos, carrasco y piñonero, en arena pura y en el centro de la duna, limitado por una valla de cañizos. No es necesario entrar en minuciosos detalles técnicos, impropios de esta sección, para convencerse de lo útilísimos que son esta clase de trabajos, á los qus los Gobiernos de todos los países cultos atienden con preferencia, porque además de evitarse con ellos las desgracias de muchos seres que tienen sus vidas y haciendas amenazadas de continuo, se proporciona trabajo á millares de operarios. El resultado de los trabajos ha sido tan satisfactorio, que el pueblo de Guar- rr T m i r i m r irniniii ii iiDniiT fnnr! in i n wnnrenriirri i nTinrimirinnnmr rcr n HFmmrOEm 11